Los mejores videojuegos indie de la generación: Volumen 2 PS5

2018 - 2020

Los mejores videojuegos indie de la generación: Volumen 2

Tras un mes de reposo, en el cual poder probar alguno de los títulos que tratamos en el volumen 1 de este especial, volvemos con la segunda entrega de “Los mejores videojuegos indies de la generación”. En esta ocasión, abarcaremos desde 2018 hasta 2020, tiempo de proliferación de producciones independientes, que no hicieron más que aumentar, llegando a experimentar cierta saturación, mucho reciclaje de ideas y no menos imitación de éxitos ya consagrados, siempre en busqueda de cierta garantía de éxito. Algo que nos lleva a un debate pantanoso que transita entre la certeza de que hay que comer de lo que se trabaja, y la visión romántica que nos lleva a pensar que la innovación garantiza el éxito de los pequeños estudios de desarrollo. Pero claro, nada es tan simple.

 

Lo que es seguro, es que pese a esa sensación de saturación y esa reiteración e insistencia en determinadas fórmulas de garantía probada, estos tres años nos han dado material para rellenar la segunda mitad de esta selección tan acertada, o desacertada, como el lector decida. En este sentido, y tal y como hice con la primera entrega, os invito a suplir las posibles faltas de determinados títulos en los comentarios, para así completar, entre todos, un pequeño gran catálogo al que acudir cuando la industria sature nuestras cabezas con el martilleo de la actualidad.

 

Dicho esto, vamos con los siguientes 20 títulos de lo mejor del panorama indie en la pasada generación.

 

Los mejores videojuegos Indie de la generación: Volumen 2

 


- Subnautica

 

Comenzamos esta segunda entrega buceando en las profundidades del desarrollo independiente junto a Unknown World y su sorprendente Subnautica. Un refrescante océano de posibilidades que vino a descongestionar el saturado y, por qué no decirlo, reiterativo mundo de los videojuegos de supervivencia con una propuesta diferente y bien acabada.

 

 


- Celeste

 

Tan solo 2 días después, el 25 de enero de 2018, Matt Makes Games nos regaló Celeste. Uno de los mejores plataformas de la generación y un título que, además, hace gala de un inteligente uso de las herramientas propias del videojuego para transmitir las sensaciones que se encuentran vinculadas a su discurso, yendo así más allá del manido monstruo como símbolo de la depresión y las enfermedades mentales.

 

 


- Into The Breach

 

Alienígenas que invaden la Tierra, robots gigantes, viajes en el tiempo y un planteamiento que recuerda a Edge of Tomorrow para dar forma a uno de los videojuegos de estrategia por turno más adictivos de toda la generación. Subset Games lo hizo prácticamente todo bien e Into the Breach se ha convertido en un imprescindible para los amantes del género.

 

 


- Minit

 

No debería existir ninguna forma de enlazar The Legend of Zelda y 60 Segundos (aquella infame película de Nícolas Cage robando coches), pero por suerte la hay, y es ni más ni menos que Minit. Con Jan Willem Nijman a la cabeza del desarrollo y el sello de Devolver como carta de presentación, el título supo sorprender con su peculiar cuenta atrás, obligándonos a avanzar e investigar su mundo en píldoras jugables de un minuto.

 

 


- Return of the Obra Dinn

 

Tras Papers Please, Lucas Pope aborda la intriga detectivesca con una propuesta tan particular en lo estético como en lo jugable. Return of the Obra Dinn llegó en octubre, invitando a coger boli y papel a todo aquel que pretendiera desentrañar los misterios que se esconden en su carismático navío.

 

 


- Beat Saber

 

Y si Obra Dinn representa todo lo bueno que puede ofrecernos un videojuego calmado, Beat Saber resulta una propuesta diametralmente opuesta. Beat Games se introdujo en nuestros cascos de realidad virtual para obligarnos a mover el esqueleto como pocos videojuegos pueden lograr. Reventar cajas al ritmo de nuestras canciones favoritas, sables láser en mano. Simple, preciso, efectivo y endiabladamente adictivo.

 

 


- Gris

 

Cerrando 2018, y ya en diciembre, nos encontramos con el fruto de varias conversaciones entre Adrián Cuevas, Roger Mendoza y Conrad Roset o, lo que es lo mismo, Nomada Studio. Un pequeño equipo que fue montado con la firme intención de darle vida a Gris. Un videojuego de plataformas y puzles relajado, sorprendente en lo estético, con buen ritmo y acertado (al igual que Celeste) en el tono y la forma a la hora de adentrarse en temas relacionados con las enfermedades mentales.

 

 


- Baba is You

 

La propuesta de Hempuli, con la que abrimos el 2019, es un ejemplo perfecto de aquello que las personas de habla inglesa conocen como “think outside the box”, y que podríamos traducir como “pensamiento lateral”, eso es lo que desprende Baba is You por los cuatro costados. Su diseño parte de esa premisa, y al jugador le pide que haga exactamente el mismo tipo de ejercicio mental para resolver sus intrincados e ingeniosos puzles.

 

 


- Katana Zero

 

Apenas un mes después, el 18 de abril, Askiisoft estrenó Katana Zero. Acción en scroll lateral construida sobre una base jugable tan exigente como sólida y un píxel sobresaliente que transmite, de forma excelente, el desconcierto de su protagonista al jugador. Drogas, una trama interesante y un ejercicio de narrativa compleja de esos que dan para repetir la experiencia.

 

 


- Yuppie Psycho

 

Una semana después tocaría mirar al territorio nacional para dar la bienvenida a Yuppie Psycho, de Baroque Decay. Otro potente exponente del buen uso del pixel enmarcado en un aventura con un tono muy particular que sabe mirar con acierto a Deadly Premonition, Twin Peaks y The Secret of Monkey Island.

 

 


- Observation


Volvemos a Devolver, que está bastante más presente en esta lista de lo que pudiera parecer, y que en esta ocasión apadrina a No Code, quienes a mitad de 2019 nos sorprendieron con una aventura de puzles y ciencia ficción dura, que juega de forma acertada con la avataridad para colocar al jugador en el papel de una inteligencia artificial, justificando así, de forma diegética, tanto la perspectiva como la posición de observadores respecto a los acontecimientos que vive la protagonista. Interesante, diferente y con una ambientación exquisita.

 

 


- Outer Wilds

 

De Devolver a Annapurna, que con Outer Wilds reventó la cabeza de más de uno. Mobius Digital nos presenta una aventura de exploración espacial que le da un nuevo giro de tuerca a las peripecias de Bill Murray en el Día de la Marmota. Ciencia ficción, humor y una forma de proceder muy interesante a la hora de desvelar información al jugador.

 

 


- A Short Hike

 

En verano de 2019 nos llegó esta pequeña maravilla, corta, pero tremendamente disfrutable. Adamgryu firma uno de sus mejores videojuegos con un joven pájaro con problemas de cobertura telefónica como protagonista, una agradable vista cenital y algo de Zelda muy bien interpretado y trasladado a su pequeño universo. Perfecto para una tarde de tranquileo.

 

 


- Disco Elysium

 

“A Detective RPG” reza en su subtítulo, y esa descripción no podría ser ni más acertada ni menos pretenciosa, porque lo que ofrece Disco Elysium en términos de rolear a un personaje es una auténtica barbaridad. Uno de los videojuegos mejor escritos de toda la generación y título que apasionará a todos aquellos que busquen un planteamiento adulto (bien entendido) y maduro.

 

 


- Lonely Mountains

 

Y apenas una semana después nos llegó la contrapartida. Si en Disco Elysium no dejábamos de dialogar, de leer, escuchar y pensar, Lonely Mountains, tal y como promete su título, nos conduce a sus solitarias montañas para alejarnos del mundanal y escandaloso día a día. Y ahí, en ese entorno plácido y tan silencioso que ni siquiera cuenta con banda sonora, construye un arcade de bicis exigente, preciso, inteligente y tremendamente adictivo.

 

 


- Kentucky Route Zero

 

Entramos en 2020 con un videojuego que, pese a que vio completado su desarrollo episódico a principios de año, en realidad comenzó a gestarse unos 7 años antes. Cardboard Computer concluía así una aventura experimental, centrada en los diálogos, que bebe tanto de Lynch como de la puesta en escena teatral, algo que termina trasladándose a su discurso e impregnando su relato. Un acertado apartado visual y un videojuego sesudo pero reconfortante si se está buscando algo diferente. Para tomárselo con calma.

 

 


- Signs of the Sojourner

 

Echodog Games llegó en mayo con la firme intención de conseguir que, independientemente de si estábamos o no interesados en los juegos de cartas, miráramos su propuesta, y vaya si lo consiguió. Un juego de naipes que pretende explorar las relaciones interpersonales mientras nos cuenta su historia, replanteando cuestiones como el ganar o el perder, así como la recompensa del jugador. El título intenta todo eso, y lo sorprendente es que le sale bien. Una de las sorpresas más agradables del año.

 

 


- Creaks

 

Decir Amanita Design es sinónimo de artesanía, de personalidad y de un saber hacer y un estilo personal que hace que los videojuegos del estudio sean fácilmente identificables. El pasado verano regresaron con Creaks, para volver a demostrar su genialidad a la hora de abordar el puzle, pero esta vez oscureciendo todo, si cabe, un poco más; pues las sombras y la luz son una parte fundamental en esta nueva aventura que gira en torno a la pareidolia.

 

 


- Factorio

 

Ingeniería y gestión de recursos como principio y fin. Eso es lo que significa Factorio, de Overwhelmingly, una auténtica droga para alguno de nuestros patronos, que recientemente parecen haber encontrado su propia metadona en Dyson Sphere Program. Un videojuego de estrategia y gestión que nos invita a expoliar los recursos naturales de un planeta mientras sus especies autóctonas intentan impedirlo. Una lucha constante entre el placer que otorga la minuciosa planificación y la certeza de estar acabando con la vida de todo un territorio.

 

 


- Hades

 

Uno de los videojuegos más redondos de Supergiant Games, un rogue-lite que le da una vuelta al género y lo utiliza para estructurar el desarrollo de los acontecimientos. Un videojuego que cuida tanto el apartado jugable como el textual, con unos personajes bien construidos y un trabajo artístico sensacional. Uno de los grandes de 2020.

 

 


Y con el averno de Supergiant llegamos al final de este repaso a lo mejor que nos dejó el panorama indie durante la pasada generación. Como ya apuntamos al principio, seguro que faltan muchos títulos. Sin ir más lejos, el propio Bugsnax, que jugamos hace apenas un par de meses, cada vez crece más en el recuerdo y, en mi caso, empieza a posicionarse como un firme candidato. Pero dijimos 40 y en 40 nos quedaremos ¿qué clase de medio seríamos si no cumpliéramos con nuestras propias normas? ¿uno independiente? De ahí no podría salir nada bueno.

1
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Transistor Transistor
Los creadores de Bastion nos invitan a recorrer una ciudad futurista en la que la voz vuelve a ser un factor fundamental, pero esta vez no la del n...
Pyre Pyre
Pyre es un videojuego de rol, basado en las aventuras de tipo 'party', en el que los jugadores deben liderar una banda de exiliados en su búsqueda de...
ScourgeBringer ScourgeBringer
ScourgeBringer es un rápido roguelite de plataformas con movimiento libre. Ayuda a Kyhra a explorar lo desconocido, cortando su camino a tra...