Análisis
Moss PS4

Of mice and VR

Moss

Si os soy sincera, pocos títulos de realidad virtual consiguen ganar puntos para mí. Puede que Moss, que hace unos meses salió para PlayStation VR como supuesto exclusivo, sea una de las pocas esperanzas que me invitan a pensar que esta no fue una mala compra, que la realidad virtual solo necesita tiempo para que llegue un catálogo más completo y diverso. Y eso que Moss es la historia de nosotros mismos leyendo un libro. Así al menos es como empieza el juego y así es también como termina. Sin embargo, conseguimos ser engullidos por la magia de la lectura, hasta tal punto que llegamos a sentir que vivimos una aventura real. O todo lo real que puede ser el convertirnos en una especie de Sin Cara (sí, del Viaje de Chihiro) y tener que ayudar a una ratoncita a pasar por toda clase de obstáculos. Así que Moss también es la historia que se forma entre nosotros y Quill, la verdadera heroína en todo esto.

 

Moss es un cuento interactivo, una fábula llena de magia y colorido. Es por eso por lo que el jugador intuye que no puede salir mal. Pero ese viaje que Quill debe realizar para que todo salga bien en su mundo es un viaje duro en el que nosotros debemos estar presentes. Sin nosotros, la ratoncita no podrá seguir adelante. Y sin ella, pues no hay juego. Así que más nos vale acompañarla en todo momento.

 

5b163def-a444-4695-8118-5cf4b2217404 

La reconstrucción de la cuarta pared

Muchas veces nos gusta que los videojuegos rompan con la cuarta pared. Es algo que funciona muy bien en muchos títulos, incluso en películas (como Deadpool). No obstante, la rotura que causa Moss sucede de forma diferente. El juego rompe primero la cuarta pared para reconstruirla poco después sin que apenas nos demos cuenta. Moss es capaz de atraparte cuando apenas llevas unos minutos de juego, y lo hace de una forma tan delicada que parece una caricia. Pasamos de ser un lector a ser ese espíritu que vela por Quill, que la protege y la ayuda, trazando caminos que ella no puede trazar.

 

La perspectiva que nos da el punto de vista del lector no hace sino sumar encanto a Moss. Nos atrapa todavía más procurando no repetir el diseño de sus fases, con puzles completamente distintos, en la medida de lo posible. Con ello nos olvidamos completamente de ser el lector y pasamos a ser un vigía, un guardián. Creo que es lo mismo que sentiría Bastian en La Historia Interminable. Gran libro, no tan gran película.

 

Es curioso, pues la mayoría de videojuegos que destruyen esa cuarta pared lo hacen siempre desde el humor más puro o el sarcasmo. Gran ejemplo de ello es Dungeon. Pero en Moss ese humor no está y hasta nos sobra. Aquí hemos venido, no a leer, sino a vivir un cuento. Que no es lo mismo que vivir del cuento. La historia de nuestra ratoncita nos atrapa, y por mucho que rompa nada más empezar esa cuarta pared, en seguida nos rodea. Así, sabemos que nosotros no somos Quill, pero sí estamos siempre con ella.

 

5b163deb-78ac-4903-9b01-5349b2217404 

El formato ideal

Polyarc traslada una historia a un formato que, sin habernos dado cuenta, se ha convertido en el ideal para este tipo de juegos. Es entonces cuando nos salta la duda, ahora que el título se ha lanzado en PC a través de HTC Vive y Oculus Rift: ¿Es más disfrutable en PlayStation 4 o en uno de estos dos sistemas de realidad virtual? Aquí debo ser sincera una vez más. Si bien no imagino el juego de la misma forma fuera de la realidad virtual, hay que marcar una diferencia. En mi caso concreto, estoy acostumbrada a moverme continuamente con las HTC, por lo que verme obligada a sentarme me corta un poco el rollo. De hecho, se ve que no debo tener bien configurado el sistema, que el juego se me quedó a una altura demasiado por encima de mi cara. Por suerte, esto a su vez me llevó a levantarme de la silla y a pasarme el juego de pie, asomándome a todos los recovecos que encontraba en el puzle en cuestión. Es posible que esta sensación de tener que estar de pie no me llegase a afligir en PlayStation 4, cuando lo que llevaría en la mano sería el mando de la consola, y no los mandos de HTC, que parecen dar más libertad. Pero también es posible que no lo hubiera disfrutado igual.

 

Está claro. La realidad virtual también está hecha para juegos como Moss. Sí, lo de los shooters y los juegos de miedo están muy bien, pero nada como un cuento para escapar de la realidad y perdernos en los bosques de una fábula adorable.

 

8

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
6
/ 10
Valoración media de usuarios
2 votos

Género: Aventura

Distribuidor: Polyarc

Pegi: +12