1. Mundogamers
  2. Noticias

Oxenfree está genial, pero requiere mucho inglés

Cuando la velocidad lo es todo
Domingo 24 de Septiembre de 2017 por Rafa del Río

Esta semana, entre shooter y montar mi reino en el baño, he pasado unos momentos deliciosos junto a Oxenfree, título de Night School Studios que este mes está de regalo con la suscripción Xbox Live Gold para Xbox One y que también podéis encontrar en PS4 y PC. Algunos antiguos miembros de Telltale Games se han unido para dar vida a este simpático juego de aventuras y plataformas que rinde un sentido homenaje al cine de los 80 y que muy bien podría haber sido dirigido por Steven Spielberg.

 

Oxenfree es un gran videojuego. Un título sencillo que se las apaña muy bien para jugar con los diálogos, la radio, la relación entre sus personajes y un escenario que bien podría salir en una novela de Los Cinco de Enid Blyton o un relato de terror de Stephen King. Un conjunto que sirve de marco para una experiencia que sabe unir puzzles, suspense y elementos esotéricos para dar como resultado un título que todos deberíamos jugar.

 

 

Oxenfree podría estar protagonizado por Dick, George, Anne, Julian y Tim 

Aunque sin duda su relación familiar podría ser un problema para algunas de las situaciones que plantea Oxenfree: cinco amigos, no tan amigos en verdad, que deciden pasar la noche en una isla que queda desierta y en la que no faltan los parajes abandonados, una zona militar e incluso unas misteriosas instalaciones del gobierno. Todo ello rodeado de bellos bosques, zonas de camping y demás elementos que hacen pensar también en Capcom y la vieja Racoon City. 

 

¿Más influencias? Pues sí, y ya termino: Oxenfree podría ser la aventura tardo-adolescente de los niños algo más crecidos de Maniac Mansion. Un juego en el que lo que falta de viejas mecánicas de aventura gráfica se suple con una única herramienta, la radio, que nos sirve para avanzar por sus zonas y solucionar los puzzles que iremos encontrando en el camino. ¿Su otro punto fuerte? Los diálogos, y aquí está el problema para los que no tengan un excelente nivel de inglés. 

 

 

Oxenfree depende demasiado de sus diálogos

Una de la grandes y maravillosas bazas de Oxenfree, más allá de su toque a lo Cuarto Milenio, son los diálogos. En la piel de Álex, la chica del pelo azul, nos encontraremos hablando animadamente con todos los personajes del juego: Jonas, Ren, Nona y Clarissa, con un sistema ágil e intuitivo que otorga una respuesta a cada botón del mando. El juego nos permite así seguir la conversación de forma amistosa, ser sarcásticos, mordaces, amables, hirientes, agresivos, divertidos, ingeniosos y un sinfín más de posibilidades que hacen del diálogo su arma más interesante a la hora de avanzar en la aventura. 

 

Desde el princpio en el ferry que nos lleva a la isla hasta el final, las conversaciones tienen un punto importante en Oxenfree permitiéndonos interrumpir a nuestros compañeros de aventuras, completar sus diálogos o defendernos de las puyas. Lamentablemente, tanto el diálogo en sí como el sistema que requiere que respondamos rápidamente exige que estemos muy concentrados o tengamos un nivel de inglés alto para poder responder con velocidad y no perdernos nada por el camino.

 

 

Porque sí, Oxenfree se puede disfrutar con un nivel medio de inglés, pero la mayopr parte del tiempo estarás arrepintiéndote de haber dicho tal o cual cosa por culpa de las prisas. Unas prisas a las que el inglés modernito de corte adolescente tampoco ayuda, y que tiene su punto álgido en la radio, que nos habla en inglés sin subtítulos y con interferencias de fondo para hacer la experiencia más puñetera si cabe. 

 

No me malinterpretéis: estoy disfrutando muchísimo Oxenfree y me parece un juegazo, pero me da lástima que se pierda gran parte de su encanto por la ausencia de traducción y que haya gente que directamente ni lo intente porque el inglés no es su punto fuerte. Entiendo lo del tema del coste y beneficio, pero en juegos como éste, debería ser casi una obligación. El resultado final es que se escapa gran parte de su esencia, y eso no es bueno ni para los jugadores ni para el estudio tras su desarrollo.

 

¡Nos leemos!


<< Anterior Siguiente >>