1. Mundogamers
  2. Noticias

La Espada del Inmortal inspiró así a Bloodborne antes de influenciar a Sekiro

Los mangas favoritos de Hidetaka Miyazaki
Martes 30 de Julio de 2019 por Adrián Suárez Mouriño

Hidetaka Miyazaki leyó y se inspiró en La Espada del Inmortal para la realización de sus trabajos, pero aunque uno pueda pensar que lo hizo para el desarrollo de Sekiro, en realidad le sirvió primero de inspiración para Bloodborne.

 

Este fabuloso manga, obra de Hiroaki Samura, no tiene una historia especialmente brillante o unos personajes bien escritos, al menos no al principio del relato, pero cuenta con unas peleas formidables. La Espada del Inmortal sabe plantear batallas encarnizadas, duras, tensas, violentas y en las que uno vive o muere. Manji es inmortal. Si le cortan un brazo, sigue peleando sin él. Si le rebanas una pierna, no cede, sigue atacando. De las mangas de su kimono salen espadas, cuchillos y lanzas que ahí guarda; y para que le quepan todas en el interior de su ropa, muchas de ellas tienen truco. Sí, armas con truco.

 

 

Miyazaki se fija que Manji ataca a veces con dos espadas separadas que luego une para formar una sola; sí, como la Rakuyo de Lady María. También que otros personajes, como Kagehisa Anotsu, emplea un hacha para atacar con peso, ritmo y trazando giros en espiral rotundos, pero que intercambia por una espada para cunado quería atacar con una mayor agilidad.

 

La brillante Makie Otono-Tachibana tiene una espece de lanza con dos cuchillas en cada extremo articulada en tres puntos. La emplea para atacar trazando torbellinos, de frente con los dos filos o como si fuera un látigo. Y suma y sigue. Giichi, uno de mis favoritos, tiene un aro afilado que funciona como una esposa atado con una cadena. Lo lanza para apresar a sus víctimas y decapitarlas, pero también emplea ese círculo de metal como una arma de corto alcance.

 

Es decir, La Espada del Inmortal casi parece un tratado del uso versátil de armas originales, y cómo con ellas se pueden hacer combates brillantes. Además, Manji, el protagonista inmortal, por su condición invulnerable, ataca y ataca y ataca. Nunca se detiene. Su sistema de combate se basa en saber que aunque le den en una de sus embestidas, él cuenta con la ventaja de que sus heridas cicatrizarán. Eso es una feature en Bloodborne, pues nuestro cazador también se cura si sigue atacando.

 

Espero que esto os haya convencido de leer La Espada del Inmortal si no lo habéis hecho ya. Huid del anime, no le hace justicia a los potentes trazos de Samura.

 

Por supuesto, parte de esto viaja a Sekiro. En el manga hay personajes que cambian su brazo por armas, hay experimentos sobre la inmortalidad clavados a los que vemos en el videojuego de Miyazaki, y el villando final, Isshin Ashina, es idéntico a Kagimura Habaki.

 

Qué bueno es este manga. Habría que escribir un libro que recopilara toda esta información.


<< Anterior Siguiente >>