1. Mundogamers
  2. Noticias
  3. XBOXSERIESXS

La casi inexistente nueva generación

Temporada de transición
Por Álex Pareja

Con todas las cartas sobre la mesa por parte de Microsoft y Sony con sus respectivas consolas de nueva generación, cada usuario debe sacar conclusiones. Cada jugador debe decidir cuáles serán sus próximos movimientos para adentrarse en una nueva y siempre ilusionante etapa, o mantenerse cauto y a la espera; todas son decisiones acertadas porque todos contamos con unas necesidades y circunstancias propias. Yo no puedo evitar pensar en la inexistente nueva generación que hemos visto en realidad hasta el momento. En algo que se siente más como una pequeña transición que como un gran salto. 

 

Todos los cambios de generación de consolas a lo largo de la historia han sido lentos y calmados. Casi ninguna máquina en su lanzamiento ha contado con un potente catálogo y en todas las ocasiones ha resultado ser provechoso para nuestros bolsillos esperar uno o dos años a dar el paso. Sin embargo, no recuerdo ninguna que me haya dejado la misma sensación que Xbox Series X (o Series S) o PS5: no solo contamos con los dedos de una mano (y nos sobran tres dedos) los juegos que únicamente podremos disfrutar gracias a la potencia de estas nuevas bestias, sino que el movimiento me recuerda a la misma transición que vivimos con nuevas versiones de consolas como PS4 Pro y Xbox One X. 

 

 

Demon's Souls y The Medium (sin contar cosas como Destruction AllStars o Sackboy A Big Adventure) son los únicos juegos de nueva generación que aparecerán únicamente en PS5 y Xbox Series X, respectivamente, en 2020. El resto de títulos los vamos a poder seguir disfrutando en cualquiera de nuestras versiones de las consolas de anterior generación. Y no solo eso, sino que los confusos mensajes dejados por parte de Sony (una vez acabada la conferencia, no vaya a ser que se entere todo el mundo) nos dicen que títulos como Horizon Forbidden West o el propio Spider-Man Miles Morales también se podrán disfrutar en PS4. Juegos como el del caso de Guerrilla que no tienen ni fecha de lanzamiento prevista. 

 

No argumento que estas decisiones sean malas, para mí todo lo que sea proporcionar a cualquier jugador todos los videojuegos que se lanzan al mercado me parece buena idea. Pero solo puedo pensar en que voy a hacer un buen desembolso de dinero por mi trabajo, por vosotros, por poder estar al día de lo que acontece también con estas nuevas consolas, pero no porque quiera de verdad. La ilusión de títulos como Demon's Souls o The Medium no es suficiente para justificar un desembolso de estas características, y menos cuando casi el cien por cien del catálogo (y de casi todos los futuros lanzamientos previstos) también van a aparecer en las consolas que ya tengo en casa. 

 

 

Comparábamos con mayor o menor acierto a las consolas con los PCs, por su arquitectura y por su necesidad de ir actualizándose cada cierto tiempo y no en períodos de casi diez años. Y me parece evidente con PS5 y Xbox Series X: su salto no se asemeja al de estrenos de generaciones pasadas, sino más bien al de comprar una nueva pieza para tu PC que hará que puedas disfrutar de los mismos juegos un poco mejor. Claro que apetece poder disfrutar de los videojuegos sin apenas tiempos de carga, con esas resoluciones locas que por fin aprovecharán nuestros televisores y con esos efectos que harán que tengamos la boca abierta. Pero la nueva generación, como tal, es inexistente más allá de esos pequeños destellos

 

La decisión ahora es cosa del usuario. Xbox Series X (o Series S) siguen apostando por el impresionante Game Pass y su catálogo en continua actualización, mientras que PS5 (parece) que volverá a tener ese músculo inalcanzable en cuanto a cantidad y calidad de sus exclusivos, aunque haya que dejarse los sueldos. Este año la nueva generación va a ser casi inexistente, así que no tengas ningún reparo en esperar o en lanzarte si es lo que de verdad quieres.


<< Anterior Siguiente >>