Análisis
Dark Souls III XONE

Un quinto 'Souls' y una quinta obra maestra.

Dark Souls III

La muerte en los videojuegos siempre ha sido algo trivial, algo por el que pasamos y una forma de decirnos: has metido la pata, amigo, inténtalo de nuevo. La saga Souls no se corta un pelo con esto último, con usar la muerte en nuestra contra, incluso para burlarse un poco de nosotros; pero fue mucho más allá de la lección habitual y consiguió que morir, reaparecer y volver a morir se convirtiera en parte fundamental de su historia, de su manera de mostrar sus mundos y una saga que demostraba que el miedo a morir, incluso en un juego, puede dominarte.

 

Nada de esto ha cambiado en Dark Souls III, y quizá por eso, pese a ser el quinto juego en apenas 10 años en repetir las mismas bases jugables, sigue resultando novedoso y diferente. Esto dice mucho de la capacidad de From Software de mejorar su fórmula, y también de lo asentadas que están las sagas que rodean a los Souls y que es han esforzado bien poquito en madurar en ese mismo tiempo. Poco importa si ya has jugado a Demon's Souls, a Dark Souls, a Dark Souls II y a Bloodborne: Dark Souls III sigue encontrando maneras de pillarte desprevenido. 

 

 

El mundo de Dark Souls III se llama Lothric, que antes fue Drangleic y, mucho antes, Lordran, y como estos reinos, está lleno de violencia, degeneración y muestras de un pasado glorioso que ahora ha sido casi olvidado y se ha convertido en mito. El culto que rinde From Software a las escenas góticas y los paisajes naturales sigue siendo digna de alabanza, hasta el punto de sobrepasar cualquier racionalización y llegar a tu ser de la forma más simplista: "joder, qué bonito es esto". El Santuario del Enlace de Fuego – sí, pensad bien en ese nombre – es el primero que te deja sin aliento, y de ahí en adelante y sin parar.

 

Expresarse con semejante simplicidad y hablar de belleza parece algo estúpido en un juego lleno de cárceles con cuerpos putrefactos y torturados, de mazmorras laberínticas donde se entremezclan veneno, fuego y cuerpos criaturas míticas por igual, de puebluchos vacíos que han sucumbido a la locura de sus habitantes y de cruces escondidos que te dan la vida al redirigirte a una hoguera que te sirve como checkpoint. Es la manera en la que From Software, y especialmente Hidetaka Miyazaki, entienden la belleza: como el respeto y la comprensión de la desgracia vivida por entornos y personajes.

 

 

Es un respeto que también se dirige al jugador. Dark Souls III es el más evidente y explicativo de los cinco juegos modernos de From Software, pero aún así, está a muchas millas de cómo entiende un Call of Duty o un Assassin's Creed que debe guiar a un jugador. Si ves un montón de flechas gigantes clavadas en el suelo, empalando enemigos, delante de tus narices, quizá esa zona no es segura. Quizá no hace falta que una cinemática rediriga la cámara hacia ese peligro evidente que tienes delante de ti. 

 

Aunque Dark Souls III fuera simplemente lo mismo de siempre, y en gran parte lo es, seguiría estando por delante en lo que a jugabilidad y narrativa se refiere. Ningún juego ha conseguido una consistencia similar de mecánicas, diseños e historia, y poco importa que ya hayamos visto con otros nombres y ligeras modificaciones algunos de los entornos de Dark Souls III porque siguen contando cosas nuevas de una manera que tras cinco juegos sigue resultando extraño y diferente. 

 

Creo que tras cinco juegos, lo que hace que estos juegos sean tan buenos es la consistencia de todo lo que ocurre dentro de ellos, incluso cuando hay novedades. Mejorar los frascos de estus tiene un sentido a nivel narrativo y jugable, igual que lo tiene subir de nivel o los sacrificios que tienes que hacer con determinados NPCs y sus historias y misiones secundarias.

 

Puede que el nuevo ataque cargado que consume parte de la barra de magia – los hechizos ya no tienen usos limitados, sino que los acota una barra azul, como en Demon's Souls – no se justifique más que porque hacía falta mejorar el combate, pero dentro del sistema de peleas, es simplemente perfecto, no te da ventaja alguna sobre tus rivales y hace que cada arma tenga una nueva identidad única, sea una cimitarra o una espada con nombre propio. 

 

 

No todo es perfecto en Dark Souls III. Sinceramente, para un fan de la saga, el lore es demasiado evidente y se cierran algunas historias de una forma excesivamente palpable, algo que no sienta mal a una tercera parte que todo el rato sabe a final y que intenta rescatar muchos cabos sueltos para atarlo todo bien. No creo que esto fuese realmente necesario y, aunque hay muchos misterios que no son compresibles aunque te esfuerces en entenderlos, la oscuridad en torno a personajes e historias siempre ha beneficiado a la franquicia. 

 

El rendimiento del juego también es mejorable, sello de la casa From Software que es agotador incluso si te encanta la saga. Con los últimos parches, la cosa ha ido a mejor en las zonas más problemáticas, pero sigue habiendo bajones en la tasa de frames de vez en cuando. Al menos, no habéis sufrido los problemas absurdos de la versión sin parchear, que bajaba ricamente a 10 fps en sitios con algo de niebla o con flores. Amapolas, el pero enemigo del rendimiento de Dark Souls III. 

 

Por último, hablemos de la dificultad. No es más fácil que el resto de juegos y sus jefes no están ni peor diseñados ni son más fáciles. Algunos resultan bastante familiares, pero esto se debe en parte a las ganas de unir pasado y presente de la saga de un modo interesante; pero si resultan sencillos es porque es el quinto juego de esta gente que algunos nos echamos encima: ya nos sabemos cómo los conciben y de qué pie cojea cada uno: si es humanoide, seguro que le puedes hacer parries; si usa una maza, apenas defiende su culo; si salta y hace piruetas, espera a un ataque cargado, esquiva y ataca. El caso es que entendería que el reto de los jefes no sea tan impactante como lo era hace tres o cuatro juegos.

 

 

Aún con estos defectos menores, no tengo ninguna duda de que Dark Souls III es una obra maestra, un juego por encima del resto de sus compañeros de generación en muchísimos sentidos. Su combate es más fluido que nunca, pero no se siente fuera de lo estándares ya marcados por Demon's Souls; sus escenarios siguen siendo bellos, trágicos, fantásticos y góticos; sus personajes están tan envueltos en misterio y sombras como su historia; y el respeto con el que trata todo lo que viene detrás de él es casi ceremonioso. 

 

Si tenéis dinero para comprarlo, creo que ese es el único juego realmente imprescindible en lo que va de año junto con The Witness y hasta que llegue Uncharted 4. La experiencia vital que supone Dark Souls III eleva a los videojuegos como medio, como producto que te puede hacer sentir algo y que te atrapa como una novela o te impresiona como una película.

 

Si el chiste de Ciudadano Kane no estuviera tan trillado, lo usaría aquí para mofarme un poquito más del complejo que tenemos todos al comparar los videojuegos con la literatura o el cine a la hora de alzarlo como algo con entidad propia. Si existieran más juegos como Dark Souls III, no haría falta. Ahora mismo, no se me ocurren más juegos que entiendan tan bien lo que es el videojuego como medio. 

 

Bueno, sí se me ocurren Bloodborne, Demon's Souls, Dark Souls o Dark Souls II, también. Ese orden, por cierto, es totalmente intencional y subjetivo. Me entendéis, ¿verdad? 

10
/ 10
12 de Abril de 2016 a las 11:30 por Bruno Louviers
Análisis de los usuarios

¿Has jugado a Dark Souls III? Publica tu propio análisis y cuéntales a los demás que te ha parecido el juego.

Escribe tu propio análisis
13
Comentarios
Comentar
    • Siempre diré lo mismo, un juego que no graba en la nube y no tiene pausa no puede tener un 10 a día de hoy, y eso que me encanta. Pero para los padres de familia es imprescindible
    • Pues a mi no me gustaría lo que propone @Gandalflin. Y no es porque me considere un ser superior que mira sobre el hombro y deniega irrespetuosamente a los "mancos". De hecho, no he terminado Dark Souls por no continuarlo, el Demon's no lo entendí en su día y no lo reemprendí y con Bloodborne me he quedado atrapado en dos caminos con los que considero no tengo la habilidad necesaria para superarlos. Soy lo que dirían un "manco".

      Pero no quiero un Souls facilongo para lograr llegar al final. Creo que sencillamente, no soy digno de llegar al final. No merezco saber lo mismo de la historia que pueda conocer Bruno o Alex Pascual o Adrian, por nombrar algunos de los enfermos (besis) de los Souls relacionados con esta página. Los Souls son unos juegos que pueden derrotarte, pero que son superables, mucha gente lo ha hecho y en condiciones mucho menos favorables que yo. Sé que merezco llevar la losa de "No terminaste Dark Souls. Eres un hueco. Te ha vencido un videojuego". Debo tener esta espina clavada, esa vergüenza. Y un día lo pillaré. Y venceré. Pero venceré por mi habilidad, no porque me planten una versión más fácil.
    • Este enfoque me parece muy bueno, al fin un buen argumento para rendirme y aceptar que nada deberia cambiar. Si al final incluso me acabaré planteando comprar una edición antigua, bien baratita, por si acabo tirándome de los pocos pelos que me quedan.
      Por cierto, veo mucho manco saliendo del armario, creo que ha nacido una nueva raza: el mancogamer.
    • Gandalfin : no, no, no y NO!
      Un modo para "mancos" seria ir en contra de la esencia de lo que la saga Souls es. Si quieres juegos para nenazas pues ale que existen muchos en el mercado, ve y buscate algo mas acorde a tu nivel y no esteis pidiendo capar una experiencia como DS que ya muchos buenos juegos han sido limitados solo por la premisa de llevar al jugador siempre "de la mano".
    • Siempre me ha intrigado que algunos fans de los Souls seáis tan nazis con el tema de la dificultad. ¿Qué problema hay en que alguien quiera disfrutar de la aventura rebajando un poco su dificultad? ¿Te afecta de alguna forma? Oh sí, quizás ese jugador no disfrute de "la experiencia souls", pero ése es su problema. Experiencia que por cierto, reducir su significado a una mera cuestión de dificultad me parece una muestra de no haber comprendido muy bien de que va la saga.

      No sé. No apoyo que todos los juegos tengan que gustar a todo el mundo, pero me dan bastante asquete los elitistas se quejan por el mero hecho de que alguien pueda disfrutar el mismo juego de forma más accesible.

      Por cierto. Dark Souls siempre ha incluido un "modo fácil". Se llama "magia e invocaciones".
    • Aunque con más contundencia de la que hubiera usado yo, Danterut se me ha adelantado. Pero vamos, que tampoco entiendo por que molesta tanto que el juego fuera exactamente igual para los fans pero añadiera un modo algo más facil, que tampoco tiene por que ser un modo "nenaza" como dices, que uno se deja la piel en los videojuegos varias horas al día y si no llego a cierto nivel no es por que no quiera, que uno no es torpe por placer. Mi deseo era solo el de plantear hasta que punto es justo que no pueda acceder a muchas cualidades de un juego solo por que no sea capaz de superar su dificultad.
    • Macho,no creo que haya que ponerse así y insultar llamando mancos a la gente. Sólo sería incluir un modo algo más accesible e opcional.tu seguirás teniendo tu modo hardcore.
    • Esta saga, la gran cantidad de seguidores que tiene, lo que me atraen todos los análisis y artículos que le dedicais y lo lejos que la he mantenido siempre de mi, junto tambien a Bloodborne. Es algo que me jode pero al mismo tiempo debo aceptar, no todos los productos son para todos los públicos y así debe ser, pero esta legendaria dificultad es algo que siempre me ha frenado. Intento pensar en si es justo o no, pués otros juegos que tampoco iban dirigidos a mi pero han logrado un gran nivel de calidad me los he jugado y los he disfrutado, pués la calidad del conjunto paliaba esa característica que en otras condiciones me hubiera mantenido al margen. No se si me explico, pero por ejemplo, no me gustan los survival horror pero aluciné con The last of us, por que sus cualidades eran tantas y tan buenas que lograban poner en segundo plano esa característica que no me gusta de este tipo de juegos: el terror, el miedo o la soledad eran más soportables cuando los escenarios, los geniales personajes o su argumento me mantenian absorto. ¿Pero que pasa si la característica que te frena es la dificultad? Resulta entonces insalvable y me cierra la puerta a las demás cualidades del juego, pués estoy convencido de que todo lo demás me gustaria, y mucho, pero una dificultad muy elevada no es algo que me haga disfrutar en un juego. De un juego me gusta su historia, su pasado, la exploración, los enigmas y puzles, aprender y subir de nivel, coleccionar y mejorar armas o equipo, gozar de un escenario bello y todas las cosas que tiene esta jodida saga.
      ¿Seria bueno una versión para mancos como yo? Podrian sacarla en una edición a parte, para no ofender al seguidor tradicional, pero al menos podria disfrutar de todas las cosas que seguro que me gustarian y esquivar esa muerte acechando en cada esquina. Entiendo que la muerte pueda ser parte del juego, pero es que con un nivel un poco más fácil acabaria muriendo las mismas veces que un buén jugador en la versión normal, pero sin llegar a la frustración total...y todos contentos.
    • Hombre, más que una versión para mancos con jugar online con alguien que ya tenga dominado el juego y se encargue de matarte a todo bicho viviente ya tendrías el truco hecho. Es más, tengo un amigo que quiere explorar la narrativa de Souls pero es nefasto en este título y se frustra y es lo que voy a hacer, entro en su partida, le abro el camino y digo donde están las hogueras/armas tochas y ale. Es una forma de facilitar el juego enormemente sin por ello sacar versiones especiales.
    • Si no lo has probado juegalo. No es tan jodido,es exigente a veces,pero no es tan infernal. Cuando le coges el tranquillo bien.
    • Si es que no es un juego difícil por mucho que lo pintes,sorprende de primeras pero una vez pasan las horas solo te das cuenta de que el juego lo único que te pide es que estés atento,no que aprietes el mismo botón una y otra vez hasta que te lo pases.De ahi que si hicieras que los enemigos murieran de media leche o que casi ni te rozaran perdería toda la gracia,no aprenderías nada ni tendrías sensación de estar en inferioridad nunca.
    • Gran analisis, y los tres ultimos parrafos, impresionantes. Creo que hay reside lo especial de esta saga: aun habiendo cambiado poquisimo desde Demons Souls, sigue siendo vigente, sigue siendo inalcanzable en lo suyo. Casi a creado un genero en si mismo, y cada vez se ven mas titulos influenciados por este modo de entender el medio.
Mostrar más comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Dark Souls II: Scholar of the First Sin Dark Souls II: Scholar of the First Sin
Continúa la ampliación del universo Souls con esta entrega llamada Scholar of the First Sin, que nos permitirá vivir la tensi&...
Dark Souls II Dark Souls II
La esperada continuación de un videojuego que se hizo famoso por ofrecer un reto de una dificultad inusitada llega dispuesta a ofrecer mucha...
Dark Souls Dark Souls
Informate de todas las novedades de Dark Souls para ps3, videos, imagenes y mucho mas.
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
8.4
/ 10
Valoración media de usuarios
43 votos

Género: Acción/Aventura

Saga: Dark Souls

Distribuidor: Bandai Namco Games

Pegi: +18

Juegos del mismo autor
Otros juegos desarrollados por el creador de Dark Souls III, From Software
Juegos de la misma saga
Comunidad
Participa en el foro de Dark Souls III y comparte tu opinión con nuestra comunidad. También puedes consultar ayudas o trucos y guías.
Ir al foro del juego
Sigue a Mundogamers en
Encuesta
¿Comprarás Nintendo Switch?
  • Sí, de lanzamiento
  • Sí, pero no de lanzamiento
  • Sí, cuando baje de precio
  • No, no la veo interesante
Ver resultados de la encuesta
?
Más encuestas