Análisis Dragon Ball Ultimate Tenkaichi

juegos
Dragon Ball Ultimate Tenkaichi
Escrito por Enrique Luque de Gregorio, el 31/10/2011.

Análisis de Dragon Ball Ultimate Tenkaichi

Hace bastante tiempo que Spike lleva intentando hacer un título de Dragon Ball en condiciones. Pero, si bien cada nueva entrega promete ser “el nuevo Budokai Tenkaichi”, ninguna lo logra. Y en esta ocasión, pese a la cercanía del nombre, tampoco ha sido así. Que nadie nos malinterprete, al contrario de lo que se dice por ahí, no pensamos que este equipo no se esfuerce año tras año, sino que más bien no consigue acertar con la fórmula que tan buenos resultados le diera en el pasado.

Porque Ultime Tenkaichi es, pese a todo, un buen juego de Dragon Ball. Desde los menús hasta los modos o el acabado visual, todo demuestra que Spike adora la obra de Akira Toriyama y la mima con esmero. En este sentido, este título sí puede considerarse el Dragon Ball definitivo, ése que todos los amantes de la serie estábamos esperando. ¿Entonces dónde está el problema? En los combates.

Ultimate Tenkaichi es un juego de lucha, ante todo, y si las peleas no funcionan, poco importa que uno pueda buscar las bolas de dragón, desbloquear extras o hacer un héroe propio. Y en esta ocasión Spike no ha sabido darle emoción o profundidad a las peleas. Es cierto que esta serie nunca ha destacado por su complejidad precisamente (ni siquiera en sus mitificados tiempos en PlayStation 2), pero esta vez el simplismo y la reiteración son la nota dominante en unos combates sin pizca de chispa ni exigencia.

Éstos se dividen, para entendernos, en dos: momentos en los que atacamos cuerpo a cuerpo y otros en los que lo hacemos desde la lejanía. Ambas partes están demasiado diferenciadas, si bien éste no es su principal problema. Lo que ocurre es que en Ultimate Tenkaichi el manejo está demasiado automatizado. Ya sea atacando con golpes directos o activando técnicas especiales (para lo que es necesario cargar la energía de los personajes y pulsar sencillas combinaciones de botones), nunca notamos la más mínima sensación de inmersión. Para colmo, en lugar de combos -algo que directamente no existe- se suceden unas series de Quick Time Events en las que tenemos que pulsar un botón al azar. ¿Y en qué se traduce todo esto? Básicamente en peleas demasiado simples, sobre todo teniendo en cuenta que son bastante largas y que, por lo tanto, se terminan volviendo aburridas muy pronto.

Y es una pena, porque lo demás del juego tiene bastante nivel. Empezando por sus gráficos, que superan con creces la calidad del anime y que son realmente vistosos. Los efectos que se dan durante los combates y el aspecto de personajes y escenarios resultan muy llamativos.

Y lo mismo sucede con los modos, más variados y completos que los de las entregas anteriores. En esta ocasión Namco Bandai ha recuperado un modo Historia que va desde la llegada de Raditz a la Tierra a la lucha final contra Bu. Es decir, todo el periodo Z de la serie de dibujos animados. Pero además, también se incluye otro modo, llamado Héroe, en el que podemos crear a nuestro propio personaje. Es cierto que el editor es sorprendentemente escueto, pero se agradece el cambio, después de revivir el mismo argumento en cien mil entregas distintas. Dentro de esta opción la cosa cambia, presentando una historia original, en la que se mezclan entrenamientos con distintos personajes y enfrentamientos contra villanos de todo tipo. Son combates igual, pero al menos se ofrece algo de variedad narrativa.

A esta mayor cantidad de modos, que igualmente incluye el ya típico Torneo de Artes Marciales y la posibilidad de personalizar a los luchadores, hay que sumarle algunas mejoras técnicas. Spike no sólo ha firmado un título más bonito y espectacular, sino que ha eliminado de un plumazo los problemas de cámara que los Raging Blast venían arrastrando.

Por lo tanto, es una lástima que el resultado final se vea empañado, insistimos, por un sistema de combate insatisfactorio y limitado. ¿Tal vez la consecuencia de intentar llegar a un público más amplio? Eso al menos fue lo que aseguró en su día Namco. El caso es que si nunca habéis probado un título de lucha y para vosotros Street Fighter no es más que una reliquia que jugaban vuestros hermanos mayores, Ultimate Tenkaichi tiene sus atractivos. Pero si por el contrario buscáis un buen juego de lucha además de un lanzamiento protagonizado por Goku y compañía, entonces mejor buscar en otra parte.

NOTA FINAL: 5,5
Ficha técnica

Género: Lucha
Desarrollo: Spike
Distribución: Namco Bandai
Plataforma: PS3, 360
Lanzamiento: 28-10-11
Precio: 59,99 €