1. Mundogamers
  2. Noticias

Videojuegos con libro de instrucciones

Medir la profundidad por el número de páginas de un manual
Lunes 29 de Abril de 2013 por Jaume Esteve Gutiérrez

He decidido ponerme hace escasos días con Crusader Kings 2, uno de esos juegos de estrategia que te obligan a pasar por todos los tutoriales y leerte un buen par de guías antes de comenzar con ellos. En ocasiones, ante semejante despliegue de recursos antes de comenzar una partida con pies y cabeza, uno se pregunta: ¿estamos ante el antijuego? Para nada, pero ciertos títulos tienen una profundidad tal que es necesario afrontarlos desde el conocimiento previo de una serie de normas básicas de la misma manera que uno no se lanza a conducir un coche sin haber hecho antes un período de prácticas.

 

Si habéis jugado a Crusader Kings 2 sabréis a lo que me refiero. El título de Paradox no es un oasis en el desierto, ya que la estrategia hardcore por turnos es experta en ofrecernos títulos cuya complejidad deja en bragas a cualquiera de los competidores del género que apuntan a un público mayoritario (no hay más que ver un Hearts of Iron, título del mismo estudio para entender a lo que me refiero).

 

Crusader Kings 2

A ver quién es el guapo que entiende todos los parámetros de buenas a primeras.

 

Mi yo jugador de hace poco más de un lustro se habría negado a tener que recurrir a extensos manuales para enfrentarse a un juego. Acostumbrado al videojuego de uso inmediato, de tutorial inexistente o del que te explica las nociones básicas en los primeros compases para darte paso al poco de comenzar, pensar en perder días preparando el inicio de una partida me parecía absurdo. Hasta que llegó Football Manager.

 

Si habéis seguido la evolución de la franquicia de Sports Interactive, habréis visto un título que, año a año, se ha vuelto más complejo. De aquellos primeros títulos a principios de siglo, cuando nos quedamos huérfanos de PCFútbol, que nos demostraron que era un juego en el que había que rascar a fondo para lograr resultados, hasta los de finales de la primera década, la diferencia era considerable.

 

Para un aficionado al fútbol, el hecho de coger a un grande de Europa, utilizar el once inicial tipo y acabar despedido a media temporada porque no eras capaz de dar con la tecla era una frustración enorme. ¿Por qué? Porque no era capaz de comprender el juego. Tras visitas a foros y comunidades online di con la Biblia de Football Manager: Tactical Theorems & Frameworks. Una guía creada por aficionados británicos donde se desgranaban todos los aspectos a tener en cuenta. Si no recuerdo mal, eran unas 96 páginas de sabiduría. Nunca podré agradecer todo el bien que me hicieron.

 

Si te da pereza leer siempre puedes optar por los videotutoriales.

 

Desde aquella guía, que correspondía al Football Manager de 2008, hasta hoy, he disfrutado del título como un niño con zapatos nuevos. La guía no es un atajo para ganar el juego, es un compendio para comprender las mecánicas del mismo. Para intuir las vías por las que puede llegar el éxito y localizar los puntos que te hacen fracasar. No es, ni más ni menos, que un manual para que comprendas por qué pasan las cosas que pasan en un juego que no se presta a explicarte sus pormenores más allá de los controles básicos.

 

Así que, jugón, si estás tentado a probar algún título que requiera de horas de estudio, de lecturas profundas y de análisis pormenorizados de datos, dale un tiento. Football Manager ha evolucionado a lo largo de estos años, pero siempre bajo unas mismas premisas por lo que el núcleo sigue siendo el mismo y los vicios, creedme, cuasi ilimitados.


<< Anterior Siguiente >>