1. Mundogamers
  2. Noticias

Shadow of the Tomb Raider debe jugarse sin ayudas visuales

Exploración sin guía
Sábado 22 de Septiembre de 2018 por Julián Plaza

Como ya se anunció días antes de su estreno, Shadow of the Tomb Raider incluye un tipo de dificultad adaptable a cada tipo de jugador que te permite escoger cuánta ayuda quieres recibir en combate, acertijos y exploración. Cada apartado tiene su propio selector, lo que se traduce en múltiples tipos de experiencia y en la posible existencia saltos importantes en cuanto al reto en una misma partida, si por ejemplo seleccionas combates difíciles y navegación fácil. En esto último me centraré hoy, porque de largo me parece la feature que más modifica la partida.


Aunque se han dado pasos en la buena dirección, muchos juegos de este tipo siguen teniendo problemas en conseguir que sus mecánicas de escalada se sientan naturales. Me refiero, como imaginaréis, a los típicos salientes de distinto color que te indican el camino y te dicen cuál es el siguiente lugar del que colgarte. Es difícil que el escenario se sienta natural cuando prácticamente ves la ruta que hará tu personaje, y es algo que se magnifica cuando se supone que estás explorando tumbas olvidadas o cosas por el estilo. Por eso os recomiendo descubrir Paititi en modo difícil.

 

SOTR


Como veis en la imagen superior, desactivar las ayudas visuales no logra desvanecer por completo lo artificial del sistema de escalada, no en el detalle pero sí en el global. Es una cuestión principalmente cromática, porque con este modo lo que se logra es que los muros, paredes y demás tengan un tono más homogéneo, y que por consiguiente cueste mucho más saber por dónde empezar a escalar, e incluso por dónde seguir. También es algo que mejora la típica setpiece en la que todo se desmorona y te toca pensar rápido, saber por dónde colgarte para sobrevivir, porque cuentas con un segundo de reacción y ninguna ayuda de ruta.


Si tenéis problemas en el combate o se os atraganta algún puzle, apostad por el modo normal o el fácil a unas malas, pero os recomiendo de veras que empecéis el juego probando la exploración en difícil. La escalada se siente más genuina y los entornos menos postizos, algo que necesita encarecidamente este juego y en lo que profundizaré en el inminente análisis. En definitiva, que si vais a descubrir ruinas milenarias os sentiréis más satisfechos sin una hoja de ruta.


<< Anterior Siguiente >>