1. Mundogamers
  2. Noticias

La suerte y el conocimiento en The Binding of Isaac

Jugar y jugar para ser mejor
Martes 10 de Enero de 2017 por Álex Pareja

En The Binding of Isaac importa mucho la suerte, es algo obvio. Con su sistema de generación aleatoria de mapas, enemigos y objetos (aunque el azar es menos de lo que parece, en realidad), todo hace indicar que tener una buena run o una mala depende mucho de lo que el propio juego quiera y no tanto de la propia habilidad del jugador. Es totalmente cierto, para qué nos vamos a engañar: hay jefes muy complicados que son casi imposibles de abatir si no tenemos unas estadísticas mínimas o buenos objetos. 

 

Sin embargo, hay algo que supera todo ello y que hace que The Binding of Isaac se merezca todos mis respetos, o todavía más si cabe. No soy un gran experto en el título, lo reconozco, pero al analizar Afterbirth Plus (su última expansión) intenté echar muchas horas y comprender todo lo mejor posible. Me di cuenta de que el azar importa en el título, pero el propio jugador es mucho más importante de lo que parece. No son pocas las zonas en las que el juego te pide que elijas entre algunos objetos, por ejemplo, que pueden beneficiarte de diferentes maneras. No sabes lo que hacen esos objetos a no ser que los hayas visto antes, seguramente varias veces, por lo que el conocimiento y la perseverancia sí que ayudan a ser un mejor competidor en el título de Nicalis

 

 

No es lo mismo enfrentarse al título sin saber nada, cogiendo objetos al azar porque no sabes para qué sirven, que tener en mente todos ellos. Puedes crear combinaciones o incluso evitar algunas de ellas, además de comprender la manera en que funcionan los pactos con el diablo, los ángeles, la manera de desbloquear ciertas zonas... The Binding of Isaac, bajo su apariencia, es un título extremadamente complejo. Hay que saber gestionar el inventario en todos los sentidos, a cada momento, y una sola decisión puede variar el futuro de la partida. 

 

Claro que la suerte es importante, evidentemente, pero ser un buen jugador también es relevante en The Binding of Isaac. Y la única manera de comprender todos sus entresijos es jugando sin parar. Descubriendo los objetos, usándolos, recordando su aplicación la próxima vez que los encontremos, pensando en combinaciones, evitándolas... Sorprende ver a un jugador que comprende todos los elementos del título abordar cada run, al igual que fascina comprobar cómo se sienten indefensos cuando Afterbirth Plus aterriza en el juego y, después de muchas horas, se enfrentan a algunos objetos que no entienden. Vuelven al estado inicial que puede tener cualquier jugador en su primera partida. La suerte no lo es todo, y el conocimiento es todavía más importante en este título. Toca seguir jugando para continuar aprendiendo. 


<< Anterior Siguiente >>