1. Mundogamers
  2. Noticias

El legado de Logan en Dark Souls III. El egoísmo romántico

Malos entendidos que crean héroes
Lunes 06 de Agosto de 2018 por Adrián Suárez Mouriño

Logan es uno de los personajes más interesantes de Dark Souls, pero no tanto por lo que hizo en el original sino por los sucesos que se desarrollan tras su muerte en Dark Souls III. En el primero, el bueno y poderoso Logan siente como se le escapa la vida entre los dedos. Se está volviendo Hueco, y lo detesta. Para intentar frenar la maldición acude a los Archivos del Duque en busca de información y poder. Este pertenece a un terrible hechicero, a uno que ha cruzado la frontera de la ética para amasar más y más energía, a Seath El Descamado. Lo que descubre entre los libros lo acaba volviendo loco y, desnudo y sin dignidad, acaba muriendo. Hueco.

 

La moraleja con la que te quedas es que nada se puede hacer para evitar el destino de uno, que la muerte nos llega a todos y que intentar buscar un remedio para lo inevitable conduce a la locura. Ese es el mensaje con el que se queda el jugador, pero no el mundo de juego de Dark Souls III.

 

Cuando dejamos atrás Lordran y llegamos a Lothric nos topamos con algo inesperado: una tremenda cantidad de seguidores del hechicero, tantos, que incluso existe cierta lucha o competición entre grupos de magos por erigirse como herederos de Logan, como los verdaderos, del que, al parecer, fue uno de los más poderosos seres de este universo.

 

 

Dark Soul III es puro troleo a lo que creíamos saber de Dark Souls.  A medida que avanzas por sus tripas es como si quisiera descubrirte lo fácil que es tener una visión romántica de hechos que en realidad son indignos. Ya hablé de lo que opino que en realidad le sucedió a Artorias. En el caso del caballero que sucumbió al Abismo, fuimos nosotros quiénes lo interpretamos todo de una manera romántica, pues bien, en el caso de Logan son los propios magos que vivieron después de él los que lo elevaron a un estatus que nunca tuvo realmente. ¿Un aviso de Miyazaki sobre los dobles sentidos que su manera de narrar provoca?

 

Porque Logan no perseguía el conocimiento para convertirse en el mejor maestro de hechizos, tampoco para elevar el nivel de la hechicería, tan solo lo hacía por fines puramente egoístas, pero de estos nunca se habla en Dark Souls III. Como nosotros hicimos con Artorias, solo se cantaron sus alabanzas, sus méritos y sus sacrificios, no la posible a la que sometía a Sif para conseguir poder.

 

Es por esto por lo que me parece tan interesante como esta tratado Logan en Dark Souls III, porque lo reconocemos a través de los ojos de quienes nunca lo conocieron, de los que solo supieron de él por escritos y por una historia contada a trozos. Como hicimos los jugadores con Artorias.


<< Anterior Siguiente >>