1. Mundogamers
  2. Avances

Avance Evolve ,PS4

Cinco puntos de vista diferentes, todos necesarios para un multijugador revolucionario.
Jueves 18 de Diciembre de 2014 por Diego Emegé

Hay algo que entre Turtle Rock y 2K están haciendo muy bien a la hora de anunciar Evolve. Aunque de primeras sólo mostrasen un concepto, un par de artes y toda una campaña de reserva que sólo sirvió para que pensásemos adónde pretende llegar la industria con estos modelos de promoción, el ir dejando que poco a poco descubramos que Evolve ya sería un juego fabuloso sólo con lo poco que hemos visto, y aún queda mucho por descubrir.

 

Tras la demo inicial del Goliath ha llegado el turno de un nuevo monstruo, el Kraken, y aunque las distingamos por sus monstruos, hay que decir que el grupo de cazadores también es completamente nuevo, y esto es algo igualmente importante ya que la experiencia cooperativa cambia por completo. Los roles de cada cazador siguen siendo los mismos, un Asalto, un Apoyo, un Trampeador y un Médico, pero cada personaje dentro de la misma clase tendrá una habilidad o arma propia, además de la habilidad común a cada clase.

 

El Apoyo puede parecer el personaje menos útil, pero es eso, apoyo, tanto para localización a distancia del monstruo como para escapar con camuflaje para todos o para atacar con torretas adicionales.

 

Así, no es lo mismo ir en un grupo en el que el Asalto use un lanzallamas y un escudo total inmediato que uno en el que use minas y un arma de rayos, o tener un Médico que se involucre en combate con armas tranquilizantes en lugar de un Médico francotirador con dispostivo de camuflaje. En todo caso, todo el grupo ha de seguir al Trampero al comienzo de la partida, ya que es quien tiene la habilidad pasiva de rastrear las huellas y detectar los sonidos ambientales que va emitiendo el monstruo al golpear árboles o espantar bandadas de pájaros, y han de encontrarlo pronto para que la bestia sea más vulnerable antes de evolucionar, para un ataque directo bien planificado en el que todos han de emplear sus recursos. Si no lo logran, empieza la guerra de guerrillas, y sin cooperación y una unidad y comunicación total del equipo, no hay forma de cazar.

 

El monstruo, por otro lado, es el que tiene las diferencias más destacables. Es otro monstruo diferente, claro, y en el caso del Kraken, se parece a Cthulhu, tira rayos y vuela, algo que en el tercer nivel de evolución acojona desde el punto de vista de un pequeño cazador con un jetpack.

 

Los primeros compases de un combate en el rol de monstruo tienen más que ver con el sigilo que con la acción. Hay que aprovechar el rango de detección para escapar de los cazadores a medida que nos alimentamos de la fauna local para rellenar la barra de evolución. Al llenarla, buscamos un espacio seguro para evolucionar en un proceso que lleva unos 30 segundos, durante los que escogemos cómo distribuir tres puntos para potenciar los ataques especiales del monstruo.

 

Tres puntos a repartir al principio, tres para el nivel 2 y tres para la evolución final. Además, hay monstruos que cazamos que dan perks pasivos tanto para el monstruos como para los cazadores.


En el caso del Kraken, todo tiene que ver con rayos y vórtices, ataques físicos y aleteos aparte. Un empujón que manda a volar a todo lo que tenga delante, un potente rayo que cae en el lugar señalado, minas eléctricas explosivas o un potente ataque que crea una tormenta de rayos alrededor del monstruo. 3 puntos por nivel a distribuir entre 12 slots hacen que cada jugador elija si apostar los tres puntos iniciales para potenciar al máximo un sólo poder y coger desprevenido al grupo de cazadores, o ir distribuyéndolos poco a poco, pero en ningún caso todos los poderes están al máximo.

 

La batalla se decide en favor del monstruo destruye el generador de los cazadores (sólo en nivel 3) o si acaba con todos ellos en un plazo de dos minutos desde que muere el primero (pasados los dos minutos hay un respawn en el que vuelven todos los que han caído en ese plazo), y los cazadores ganan, claro, si acaban con toda la vida del monstruo.

 

Cabe destacar que el monstruo no tiene autorregeneración de vida, un detalle importantísimo a la hora de planear batallas a largo plazo, y es que el monstruo sólo aumentará su vida al evolucionar, mientras que comer le dará escudo (mucho más limitado), pero no tendrá esa regeneración de vida que podría tener el grupo de cazadores gracias al Médico, con lo que si la cosa se pone fea no sirve sólo con escapar y esperar, algo que ya supone un gran cambio con respecto a la mayoría de shooters. Pero Evolve no es un shooter al uso, ni mucho menos.

 

El Asalto es la pieza clave para reducir la barra de vida del monstruo. Una gatling, un lanzallamas y un escudo que protege de un sólo golpe con timing. Proteger lo demás queda en manos del resto.

 

Es curioso ver Evolve desde todos los puntos de vista de ese 4v1. Siendo cazador, ves a un monstruo de nivel 3 y piensas que ya está todo perdido. Puedes morir de un golpe y encerrarlo en una cúpula no es una táctica tan útil como cuando está sin evolucionar. Pero siendo monstruo, ni eres tan vulnerable en nivel 1 si sabes separar al grupo rival, ni tan invencible en nivel 3. La amenaza de cuatro pequeños soldados juntos y bien coordinados es tanto o más dura que la de un monstruo gigantesco que viene a por tí, y hay que decidir muy rápido a por quién ir primero o la barra de vida de monstruo bajará casi sin darte cuenta mientras te pierdes entre efectos de rayos que no sabes bien si han acertado o no.

 

Evolve es toda una sorpresa y un concepto realmente único de multijugador cooperativo, competitivo y asimétrico. Puede que no vaya a tener una historia detrás de la caza de monstruos o la supervivencia, pero te pongas en la piel en la que te pongas, es seguro que cada partida será completamente diferente y emocionante, y comenzando siempre en igualdad de condiciones, nunca sabrás si durará dos minutos ó cuarenta.


<< Anterior Siguiente >>