1. Mundogamers
  2. Avances

Avance Bayonetta 2 ,WIIU

Se acerca el momento. ¿Es Bayonetta 2 lo que Wii U necesita?
Viernes 29 de Agosto de 2014 por Víctor Junquera

Por fin ha llegado el momento. Por una vez, y en la medida de lo posible, he estado intentando evitar Bayonetta 2 en ferias y eventos como un contacto rápido y frío, para no hacer juicios previos víctima de la emoción del momento o de una demo puntual bien escogida que no representase el producto final, para poder vivirlo cuando llegase como un jugador más, como un gran fan de la obra original de Hideki Kamiya. Y por fin ha llegado Bayonetta 2, y el primer contacto con la gran secuela y gran exclusiva de Wii U, no podría ser mejor.

 

Hay que empezar situando el juego y diciendo que, con todo lo que se ha especulado y todas las teorías que han podido haber al respecto de cuándo se sitúa Bayonetta 2 con respecto al primero, al final se han decidido por hacerlo empezar inmediatamente después del final de Bayonetta. No es precuela ni un tiempo muy diferente como en el caso de Devil May Cry 2 (por suerte no tiene nada que ver con Devil May Cry 2), sino que es una secuela directa, pero apunta a que no será algo tan sencillo como eso.

 

Bayonetta y Jeanne, enemigas en el primero, ahora amigas íntimas.

 

Una gran intro, un gran prólogo y cuatro capítulos después, la impresión que deja Bayonetta 2 no podría ser mejor. Y confieso ser de aquellos que no lo quería, que con lo redondo que fue Bayonetta no necesitaba más por temor a que lo estropeasen, e incluso temía que con el salto a Nintendo, la Bruja de Umbra perdiese esa sexualidad exageradísima hasta el punto de broma que le caracterizaba, pero no hay fallo, y tras su particular Desayuno con Diamantes ya está a punto de enseñarnos el culo en un muy conveniente cambio de atuendo, y lista para la lucha.

 

Con Bayonetta no hay debate posible. Quien se ofenda por su sexualidad excesiva es que, directamente, no entiende de qué va el asunto. Bayonetta quiere parecer que representa a una hembra alfa poderosa, independiente, atrevida y exageradamente femenina, pero en esa exageración está la clave, en sus tacones con pistolas, sus piernas de dos metros, la curva imposible de su espalda y lo impecablemente recto de sus hombros. Es tan excesiva que es imposible tomársela como un icono sexual, tan imposible como es no ser su fan.

 

Está constantemente abriéndose de piernas, bailando o posando sugerentemente, todo mientras dispara balas con sus tacones. ¿De verdad alguien se la toma como un objeto sexual serio?

 

Pero debates aparte. Bayonetta 2. Podría haberse conformado con ser más de lo mismo, añadir nuevos enemigos, más trajes, un par de armas nuevas y el shock del nuevo corte de pelo, pero no es suficiente para Platinum Games. Preveo que el nuevo sistema de combate tendrá amantes y detractores a partes iguales. La base de equipar armas diferentes en piernas y brazos y combinarlos se mantiene, pero la gran novedad, el Clímax de Umbra, permite gastar una barra de magia (que también podemos seguir empleando en Ataques Tortura) para lanzar a diestro y siniestro ataques maleficio (de los de tacones, puños y espadas gigantes), y durante ese tiempo no somos invulnerables, pero casi, ya que interrumpimos, sí o sí, los ataques enemigos.

 

¿Rompe esto el juego? Creo que no, porque también se ha ampliado mucho la proporción de enemigos de gran tamaño con los que no sirven las torturas, y ayuda a mantener la variedad en el combate, pero seguro que habrá quien no esté de acuerdo. Lo que sí que he podido notar es que los Muspelheim, los nuevos equivalentes de los Alfheim, son sensiblemente más fáciles (o al menos, en las primeras fases). En lo que no puede haber discrepancia es en que, desde luego, el Clímax de Umbra hace el combate más espectacular si cabe.

 

Todo lo que pasa aquí detrás y la emoción del combate en primer plano es sólo en el cuarto capítulo. Ni me imagino cómo será a medida que se acerque el final.

 

Y menudo espectáculo. Han tenido que pasar cinco años, una consola nueva y muchas ganas de hacer algo mucho más espectacular para darnos cuenta de que Bayonetta ha envejecido. No mal, pero puede que no sea el juego perfecto y atemporal que recordamos (aunque sí a nivel de mecánicas, claro). Amplísimos escenarios en movimiento, una bella ciudad inspirada entre Italia y Bélgica (Venecia, Florencia, Brujas, Gante), y plazas que se llenan de enemigos (no tanto como en Hyrule Warriors, pero...) dispuestos a acabar contigo (ejem), y todo sin que la tasa de imágenes por segundo se resienta en ningún momento. Estabilidad absoluta y ni un sólo problema hasta el momento en una buena decena de horas de juego.

 

Los combates en Bayonetta 2 siguen siendo una coreografía tan perfecta como lo eran en el original. Sin bloqueos (salvo los parries cuando conseguimos la Luna de Maha-khalaa y el juego cuadruplica su técnica), sólo con esquivas perfectamente calculadas, la ralentización del Tiempo Brujo y la buena elección del armamento para los dos sets de manos y piernas entre los que podemos alternar en cualquier momento (y debemos, para conseguir mejores puntuaciones).

 

Y no es que sea una gran novedad ya que la mecánica principal no cambia, pero sí que vemos una buena cantidad de nuevos combates aéreos, puro espectáculo mientras Bayonetta/Cereza vuela alrededor de un enemigo gigantesco. Bayonetta llegaba a unas proporciones muy épicas, pero después de que The Wonderful 101 rompiese algún tipo de barrera de poder espiral (Tengen Toppa Gurren-Lagann), Bayonetta 2 no podía quedarse atrás.

 

Combate tras combate, con dosis de exploración entre medias, infinidad de secretos, decenas de extras y trajes alternativos (con jugosos extras nintenderos y segueros), multijugador cooperativo,...

 

Pero más allá de los combates, o de su historia que no vamos a desvelar por el momento (enemigos ancestrales que no son lo que parecen, niños misteriosos, una montaña mágica...), Bayonetta 2 es fantástico como cualquier otro juego de Platinum Games con sus guiños y referencias, grandes frases y cameos de Bayonetta, Okami, The Wonderful 101 y otros grandes clásicos de SEGA y Nintendo, e incluso a la cultura pop y la cultura de lo hortera (como el meme 'Shut up and take my money' o el 'No shoes, no shirt and I still get service' de LMFAO), y no contentos con haber transformado Fly Me to the Moon y hacer que empezásemos a asociarlo a Bayonetta antes que al mismísimo Sinatra (o a Evangelion), esta vez han escogido Moon River, continuando con su adoración por la Luna.

 

La única pega real que le he podido encontrar a Bayonetta 2 y su exclusividad con Wii U por el momento es que la batería del Wii U GamePad dura muy poco para todo lo que quiero jugar de seguido, pero nada que no solucione un Controller Pro (recomendadísimo) que no sólo tiene una batería casi infinita, sino que además hace que un juego que requiere tanta precisión en los botones se maneje mucho mejor gracias a su buen peso y tamaño. El GamePad tiene poco uso útil, más allá del Off-TV y un control táctil un tanto extraño que se quiere parecer a como se controlaba Ninja Gaiden: Dragon Sword en Nintendo DS, una opción obviable si queremos disfrutar al máximo.

 

Aún queda más de un mes para que Bayonetta 2 llegue a las tiendas, pero por el momento os puedo asegurar que, al igual que el original, es un juego que todo fan del hack'n'slash no debería dejar pasar.


<< Anterior Siguiente >>