1. Mundogamers
  2. Articulos

El final de Metal Gear Solid V The Phantom Pain

Su significado y la unión con el resto de juegos
Miercoles 23 de Septiembre de 2015 por Álex Pareja

ATENCIÓN: Evidentemente, este texto contiene SPOILERS sobre la trama de Metal Gear Solid V The Phantom Pain y otras entregas de la franquicia. Si no has superado la historia principal y quieres descubrirlo todo por ti mismo, deja de leer. Para ponerte en situación, además, puedes leer el resumen de la historia de toda la franquicia antes de esta quinta entrega. 

 

Metal Gear Solid V The Phantom ha terminado siendo un juego que ha dividido a buena parte de los aficionados de la franquicia, no tanto por el apartado jugable en sí sino por la trama y sobre todo su final. No son pocas las discusiones sobre el asunto y lo que está claro es que al menos Hideo Kojima ha conseguido que el final, sea hacia un extremo u otro, no deje indiferente a nadie. Pero, ¿esconde algo el final del juego? ¿hay más mensajes de los que en un primer momento puede parecer? Por supuesto, y vamos a analizarlos en las próximas líneas para que al menos, antes de que iniciéis un debate o aportéis más información en los comentarios, todos tengamos una base sólida de lo que termina significando en la historia al completo de toda la franquicia.

 

Antes de nada también sería bueno destacar que, aunque Metal Gear Solid V The Phantom Pain cuenta con varios finales, nos centraremos en el de la misión 46, que se titula "Verdad" y que es el que aporta información suficiente -junto a algunos casetes que se desbloquean tras completarlo- para unir esta historia con el resto de la franquicia.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Muchos jugadores han pasado por alto muchos detalles del final del juego, quedándose únicamente en la superficie. En realidad, el personaje que has estado controlando a lo largo de la partida no es el verdadero Big Boss, sino su "Fantasma". Un duplicado idéntico creado por Zero para proteger al verdadero Big Boss, utilizando un proceso de cirugía plástica e hipnoterapia con el médico que resultó herido junto al legendario soldado en el accidente del helicóptero que vivimos en Ground Zeroes.

 

Es evidente que este final puede chocar y muchos jugadores se sintieron decepcionados, ya que para muchos se le da demasiada importancia a querer sorprender con un giro de este estilo antes que dar mayor importancia a la propia trama e historia que se va narrando a lo largo de las horas. Por eso hemos visto comentarios de que es algo sin sentido, que muchos usuarios no saben unir con el resto del juego ni con las demás obras de la franquicia. Un final decepcionante que no está a la altura del resto de la franquicia, además de restar una evidente importancia a todas las acciones que hemos tenido que realizar en las decenas de horas anteriores. Pero como he dicho antes, hay mucho más.

 

El título juega con el concepto de que tú puedes emular realmente al verdadero Big Boss (al final entiendes la razón por la que al principio del juego debes crear un Avatar que luego no se aplica en el juego real), rompiendo la cuarta pared y dando sentido a la libertad real con la que cuenta el juego, en el que incluso podemos tomar decisiones -como matar a Quiet la primera vez que nos encontramos con ella en el mapa-, que nos hacen entender que no estamos viviendo la historia de Big Boss si no la nuestra, la de ese "Fantasma". Pero en realidad, también se le da peso e importancia a Venom Snake (el otro Big Boss) en toda la historia de la saga y vamos a descubrirlo.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Para entenderlo mejor tenemos que situarnos en los últimos segundos del final, cuando Venom Snake -a partir de ahora denominaremos así al Fantasma de Big Boss- se nos muestra frente a un espejo, precisamente el lugar donde también le vemos al principio del juego. Estos últimos segundos son de extrema importancia, ya que no todos los jugadores se han dado cuenta de que se produce un salto temporal llegado cierto momento.

 

Si os dais cuenta, justo cuando Venom Snake gira el casete y lo coloca en el reproductor, el tiempo salta hasta el año 1995, once años después. ¿Cómo podemos darnos cuenta de este hecho? Fíjate bien: en la puerta del baño había un emblema de los Diamond Dogs, el ejército que hasta el momento estamos gestionando a lo largo de todo el juego. Sin embargo, una vez que se voltea el casete, el emblema se convierte en uno de Outer Heaven. Además, para terminar de confirmar la teoría, en el nombre de esa otra cara del casete nos lo dejan bien claro: Operation Intrude N313, es decir, la operación que protagoniza Solid Snake en el primer Metal Gear de MSX.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

En ese momento, Venom Snake escucha la información de ese casete (nosotros no podemos), pero que podemos imaginar tras su reacción, ya que rompe el cristal de un puñetazo con rabia. También es muy importante el sonido que se escucha de fondo, ya que si lo unimos con el lugar en el que se encuentra en ese mismo momento, Outer Heaven, volvemos a situarnos en el primer Metal Gear de MSX. Yendo al grano: Venom Snake, después del puñetazo, se dirige directamente a enfrentarse con Solid Snake, que es el que está causando ese revuelo en Outer Heaven, reviviendo la batalla entre ambos del juego original. Ahí es justamente donde termina Metal Gear Solid V The Phantom Pain.

 

Si os dais cuenta, teniendo esa información, todo cobra sentido. Venom Snake recibe la orden del verdadero Big Boss de enfrentarse y morir a manos de Solid Snake. Esa es su última misión y debe cumplirla, por eso reacciona con rabia. Este comportamiento es típico en la franquicia, con tantos personajes en la sombra que ayudan al éxito del protagonista o que incluso saben que su verdadera y última misión es morir. Venom Snake, al igual que The Boss unos años atrás con el verdadero Big Boss, debe morir a manos de Solid Snake.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Este hecho no solo cambia la historia de toda la franquicia, sino que da sentido a la creación de este Fantasma de Big Boss. Cuando todo el mundo cree que Venom Snake es el verdadero Big Boss, una vez que muere a manos de Solid Snake se da por hecho también que es el verdadero y ha sido el que ha muerto. Pero en realidad Big Boss sigue vivo. Si os dais cuenta, el único propósito de la creación de Venom Snake desde los hechos que comienzan en The Phantom Pain y terminan en Metal Gear es el de proteger a Big Boss y morir por él, por la construcción de la leyenda. Es una parte importante, no solo es un personaje sacado de la manga para crear un giro chocante en la historia.

 

Esto también ha llevado a algunos jugadores a confundir algunos hechos de la historia. Si damos por hecho que Venom Snake estaba en Outer Heaven en 1995, es porque él también lo construyó mientras Big Boss permanecía en la sombra. Pero no es cierto. Mientras nosotros estamos construyendo Diamond Dogs en los hechos que se nos narran en The Phantom Pain, el verdadero Big Boss está construyendo a la par Outer Heaven en Sudáfrica, pero con otra identidad. De hecho, lo está haciendo con la nuestra: hay un cambio de papeles, pero no influye: Diamond Dogs es una creación de Venom Snake pero Outer Heaven lo sigue siendo de Big Boss; ambas con el único propósito de alimentar la leyenda y cumplir el sueño de The Boss. 

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Esta información se confirma si vamos al timeline que se nos muestra al final del juego y en la conversación final que mantienen Miller y Ocelot. En el timeline siempre se refieren a Venom Snake como al Fantasma de Big Boss para diferenciarlo del verdadero Big Boss. Si nos fijamos en los hechos de 1995, vemos como claramente indica que Diamond Dogs fue creado por el Fantasma de Big Boss, mientras que Big Boss establece Outer Heaven. También deja claro que Solid Snake no mata al verdadero Big Boss en la batalla del primer Metal Gear sino a Venom Snake.

 

The Phantom Pain no crea al Fantasma de Big Boss únicamente para romper de algún modo la cuarta pared con el jugador y lanzarle el mensaje de que él puede emular al legendario soldado siendo parte de la historia de la franquicia, sino que crea la figura de otra pieza importante en la historia, que ayuda a forjar la leyenda de Big Boss y que cumple con su cometido a la perfección, incluso lo que incluye la última misión: morir a manos de Solid Snake. Muchos esperaban que esta quinta entrega se uniera de alguna forma con los hechos narrados en el primer Metal Gear, y así ha terminado siendo, a pesar de que muchos no han podido darse cuenta por no interpretar estas señales.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Hay muchas más señales en el propio Metal Gear de MSX que apoyan la teoría de los dos Big Boss, aunque pueda sonar a locura que el propio Hideo Kojima ya pensara en terminar la franquicia de esta manera. Por un lado, lo más evidente, nos sitúa en las conversaciones de Códec que tienen lugar en el juego. Si habéis jugado al título, sabréis que Big Boss está en continuo contacto con Solid Snake -podríamos decir que es el Coronel Campbell del juego, para que todos los entendáis mejor- y siempre nos llama desde una frecuencia concreta: 120.85. Sin embargo, al final del juego, "otro" Big Boss nos llama desde una frecuencia distinta (120.13) dándonos consejos falsos para sabotear nuestra operación. Obviamente, con la información de The Phantom Pain sobre la mesa, podríamos entender que este segundo Big Boss es Venom Snake, tratando de evitar el enfrentamiento con Solid Snake.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Una vez que Venom Snake ha muerto, Big Boss puede actuar con libertad, ya que todo el mundo cree que ha fallecido. De esta manera llegaríamos al punto en el que crea Zanzibar Land, que no deja de ser un nuevo Outer Heaven.

 

¿Pero por qué Venom Snake trata de evitar este enfrentamiento con Solid Snake? ¿Por qué se enfada tanto y rompe el espejo una vez que conoce la información? Evidentemente, podríamos razonar que en realidad el verdadero Big Boss no le manda morir sin más. No tendría demasiado sentido en ningún caso. Obviamente, la misión proporcionada a Venom Snake es muy parecida a la que tuvo en su momento The Boss: enfrentarse a Naked Snake y si no puede derrotarle, debe morir. En realidad, la última misión de Venom Snake no es morir por Big Boss, sino enfrentarse a Solid Snake. Pero eso sí, en caso de fracasar (como termina haciendo) debe morir para seguir ayudando a acrecentar la leyenda y el sueño de Big Boss, que también ha construido junto a él a lo largo de todos estos años.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Otra teoría, que parece la más clara si analizamos las imágenes del final del juego, es que Venom Snake termina consumido por ese exceso de poder, convirtiéndose en ese villano que nos encontramos en el primer Metal Gear. Ser Big Boss es una tarea difícil, sobre todo cuando todos creen que eres una leyenda. Si os fijáis, el propio juego cuenta con un sistema de reputación que se deja ver físicamente en Snake: si tenemos muchos puntos de Heroísmo, el cuerno de metralla apenas se ve en su frente, mientras que si tenemos muy poco Heroísmo (o negativo), el cuerno crece y vamos manchados de sangre de forma permanente. Si os dais cuenta, en estos últimos segundos del final Venom Snake presenta esta última forma. Por eso, quizás, Big Boss decide que lo necesario es que Solid Snake acabe con él. Porque se da cuenta de que lo estaba haciendo todo mal hasta el momento, malinterpretando a su mentora.

 

Final Metal Gear Solid V The Phantom Pain

 

Y aquí es cuando terminamos de unir todos los hechos de todos los juegos junto a la información proporcionada en Metal Gear Solid V The Phantom Pain, que resulta imprescindible para entender del todo a la figura de Big Boss, de la que hasta ahora no conocíamos todo en realidad. Big Boss no es ese héroe que termina convertido en un villano por sus ansias de poder o sus luchas con Zero, en realidad, lo único que la quinta entrega nos da a entender es la obsesión por el propio Big Boss en acabar con su leyenda una vez que se da cuenta de que ha hecho todo mal. Él ha creído que crear una leyenda y una ideología hacia su persona era lo mejor para el mundo -de hecho el propio Venom Snake, como hemos dicho antes, nace para alimentar ese propósito-, pero no estaba en lo cierto. Es una mala interpretación del sueño de The Boss, al igual que lo es la de Zero (lo que provoca sus conflictos). Big Boss nunca ha sido ese soldado legendario, ni tampoco ha sido un héroe. Al contrario, Big Boss y Zero no difieren mucho y ambos no saben entender lo que el mundo necesita y lo que The Boss quería de ellos.

 

El final de Metal Gear Solid 4 también es importante para terminar de unirlo todo. La conversación entre Big Boss y Solid Snake es reveladora, ya que el propio Big Boss se sincera y da cuenta de ello: él ha fracasado, en todas sus acciones, al igual que lo hizo Zero. Ninguno de los dos ha hecho nada bien por el mundo, ni han luchado para crear ningún beneficio en realidad. El verdadero héroe de la franquicia Metal Gear Solid es Solid Snake, que sí que termina luchando verdaderamente por la paz y no se deja llevar por ideologías, falsas leyendas ni por el ego personal que sí que terminan afectando a Big Boss y a Zero. Él lo entiende al final de Metal Gear Solid 4, cuando habla con Solid Snake, que sí que hace lo necesario para llevar a cabo el deseo de The Boss: libertad en el mundo, en el que todos se respetan y todos pueden convivir en paz. Sin fronteras, sin armas, sin Metal Gears, sin odio, sin héroes, sin leyendas... Big Boss y Zero malinterpretan las palabras de The Boss, que terminan encontrando en Solid Snake su verdadero legado.

 

The Boss Metal Gear Solid 3 Snake Eater

 

Venom Snake termina siendo una parte fundamental para aumentar la leyenda que rodea a Big Boss, que también era algo que buscaba Zero. Pero nada de esto funciona, dejando claro que en realidad Big Boss nunca ha sido un soldado legendario sino alguien que no hizo más que alimentar las guerras, los conflictos y las situaciones que vivimos en los juegos posteriores en términos cronológicos.

 

El verdadero soldado legendario es Solid Snake, que sí que sabe llevar a cabo el verdadero sueño de The Boss y que consigue acabar con todo lo malo que se había construido hasta el momento. Con la muerte de Big Boss y Zero, se acabó todo. Este es el final de Metal Gear Solid.

 

Final Metal Gear Solid 4 Guns of the Patriots

 

NOTA: El texto recoge información de varias fuentes, aunque el más importante es el hilo de este foro de Giantbomb. También hay que tener en cuenta la libre interpretación del autor en mucha de la información que encontramos en los distintos juegos, además de que se han obviado una inmensa cantidad de datos que o no aportaban apuntes relevantes para entender el final o convertiría todo en un auténtico lío, así que sentid la misma libertad para discutir o crear teorías diferentes. Al final ese es el propósito.

 

No existen hechos, solo interpretaciones"

 

Friedrich Nietzsche


<< Anterior Siguiente >>