1. Mundogamers
  2. Analisis

Analisis Metal Gear Solid V The Phantom Pain ,PC,PS3,PS4,X360,XONE

No hay espacio para los ángeles en Outer Heaven.
Martes 08 de Septiembre de 2015 por Álex Pareja

Llevaba mucho tiempo esperando este momento. Tú mismo me preguntabas desde hace años qué era lo que opinaba de ti, cómo te veía o si eras lo que había imaginado durante esta larga espera. Y lo cierto es que no podía encontrar una respuesta porque todavía no había podido probar y entender todo lo que significas, todo aquello que has venido a aportar y todo aquello que has venido a finalizar.

 

Metal Gear Solid V The Phantom Pain, ahora por fin sé lo que decirte.

 

Por fin puedo decirte que no eras exactamente lo que esperaba. Eres mejor. Eres esa evolución que todos imaginábamos y que dábamos por hecha, porque en ningún momento a lo largo de estos largos años nos has defraudado. Pero no es lo mismo imaginar que vivir. No es lo mismo ver ese juguete en el escaparate que consigue cautivarte, que te llama, y por el que inviertes todo tu esfuerzo en que sea tuyo, que tenerlo por fin en tus manos y descubrir lo que realmente es. Máma, por favor, cómprame ese juguete. Porque no es lo mismo imaginar que vivir, sentir y experimentar.

 

 

He vivido, he sentido y experimentado contigo durante largos años, con tus entregas anteriores. He entendido que de no ser por ti mi vida hubiese seguido un rumbo muy diferente, al igual que el de la industria al completo. Imagina lo importante que tu llegada era para mí. Imagina lo que sentía cuando te veía en ese escaparate al que no podía acceder por los barrotes que te resguardaban, todos ellos construidos por culpa de la palabra tiempo. Pero el tiempo, afortunadamente, es algo que siempre pasa y sabía que esos barrotes iban a encontrar pronto su final. Sea más o sea menos, tarde o temprano sabía que iba a abrir tu envoltorio. Sabía que tus preguntas cada vez que te veía detrás de ese cristal iban a obtener respuesta algún día.

 

Ya tengo esas respuestas y ahora siento un extraño vacío. ¿Cómo vivir sabiendo que esa dura pero bonita espera nunca más se volverá a producir? Has conseguido que ahora sienta que ningún otro juguete del escaparate pueda proporcionarme las mismas sensaciones. Pero a veces tengo la impresión de que vuelvo a verte allí, mirándome, esperando que de nuevo vuelva a abrir tu envoltorio. Pero me doy cuenta de que no es real, de que el momento ya ha llegado y ya ha pasado.

 

 

Mucha gente no me entenderá, pero sé que entre todas esas personas que ahora leen estas palabras se encuentran aquellos que sienten de una forma parecida. Que saben la razón por la que esta llegada ha sido tan importante para mí y que además lo comparten. Necesitabas algo como esto, tú y tus creadores han sabido entender que no podíais marcharos sin ofrecer un final a la altura de las circunstancias. Otra demostración de que el resto de la industria de los videojuegos parece muy alejada en el tiempo cuando apareces, demostrando que consigues crear sensaciones y experiencias que ningún otro había planteado hasta el momento.

 

Necesitaba esa grandeza en todos tus apartados. Porque la palabra "enorme" te define muy bien. Eres inabarcable y eso me gusta, ya que una vez abierto tu envoltorio, después de todo este tiempo de espera, lo único que deseo es pasar muchísimo tiempo junto a ti. De hecho, a pesar de haber recorrido casi todo lo que ofreces de principio a fin, sigo queriendo permanecer mucho tiempo contigo. Porque además has sabido crear la necesidad de acudir a ti de forma diaria, de saber que siempre hay mucho por hacer y de saber que contigo no realizamos ninguna acción en vano. Todo encuentra su recompensa y has sabido agradecer al jugador que te recorre desde tu origen hasta tu desenlace de la mejor de las maneras posibles: sorprendiendo a cada instante.

 

 

Desde el primer minuto hasta el último segundo, como no podía ser menos, eres una caja de sorpresas. Ese inicio que deja bien claro lo que has venido a conseguir y esas primeras horas en las que todavía no eres plenamente consciente de todo lo que se puede llegar a conseguir pasando muchas horas junto a ti. Es una pena no poder desvelar todas esas sorpresas que consigues ofrecer en cualquier ámbito, ya sea narrativo o jugable, ya que eso forma parte de la experiencia. Ir descubriendo por uno mismo todo lo que escondes y todo lo que guardas en tu interior.

 

Muchos te criticaban por ofrecer demasiadas secuencias, como si un juguete solo pudiese ser disfrutado a través de las acciones más básicas y no a través de otro tipo de sensaciones y emociones. Ahora has alcanzado tu redención, con un estilo que incluso permite al propio jugador ser el director de lo que ofreces. Esa madurez narrativa que ha ido evolucionando a lo largo de las entregas y que ahora ha encontrado, probablemente, su mejor equilibrio.

 

 

Es curioso que hasta ahora muchos te llamaran película interactiva. Ahora, más que una película pareces una serie de televisión, esparciendo mucho más el contenido de tu historia. Con mayor duración, con muchas subtramas interesantes (algunas incluso secretas) que consiguen mantener un alto grado de adicción. Solo un capítulo más. Y continúas hasta que descubres que esta serie puede durar todo lo que tú quieras que dure. No es un Metal Gear Solid habitual y recorre otro sendero totalmente diferente, aspecto importante y fundamental que deben entender los seguidores y amantes de la franquicia. 

 

Ese metajuego en forma de Mother Base que sabe fusionarse con maestría de forma jugable y narrativa con el juego en sí, confundiendo en ocasiones y no llegando a comprender si el metajuego, al final, es el verdadero juego. Quizás tardes demasiado en mostrar todas tus cartas y algunos sientan cierta lentitud en tu desarrollo, pero al final cada minuto merece la pena y tiene su razón de ser. Perderse por tus escenarios, recolectar recursos, descubrir tus secretos, crear tu propio ejército y combatir con el de cualquier jugador del mundo… y todo aquello que no puede contarse.

 

 

Sin perder tu esencia característica, has conseguido convertirte en el juego de infiltración más completo de toda la historia. Nada está puesto al azar, todo tiene una razón e incluso los soldados que resguardan algunos de tus hermosos rincones reaccionan con inteligencia a mi forma de actuar, creando la necesidad de abordar tus desafíos de diversas maneras y de hacer eso mismo que tú has sabido hacer durante tantos años: innovar y demostrar que evolucionar la manera de plantear las cosas siempre resulta divertido y satisfactorio.

 

Sentir que el mundo sigue evolucionando a pesar de que, en realidad, pueda estar largas horas sin hacer nada que parezca realmente importante. Pero sí que lo es. Sí que importa ese objeto que he recogido, o ese pequeño animal que he salvado de una más que posible muerte en estos terrenos de conflicto y de guerra. De esos compañeros que me acompañan en cada uno de mis viajes y por los que cada vez siento más cariño, al igual que voy notando lo mismo de ellos hacia mí.

 

 

Y eso también provoca que me dé cuenta de algo muy importante que ha ocurrido a lo largo de todos estos años. Me doy cuenta de que dentro de tus enormes posibilidades ya no hay nadie que me dé órdenes, ni que me diga lo que tengo que hacer. Ahora hemos crecido, incluido el propio Big Boss, y nosotros somos los que damos las órdenes. Nosotros somos los que elegimos el rumbo a seguir y nosotros nos hacemos responsables de todas y cada una de las personas que sabemos que están trabajando para nosotros, porque nos respetan después de tantos años junto a nosotros.

 

Esos largos años quizás han alcanzado su final. Siempre es difícil decir adiós y será muy duro asimilar y entender que tus créditos van a ser los últimos que te liguen con tu creador y su magnífico equipo. Va a ser muy complicado entender un mundo sin vosotros unidos, a pesar de que ya ha llegado el momento de partir, ya que tú mismo demuestras a través de tu narración que no queda mucho más por contar. Lo bueno es que a pesar de que el final haya llegado, podemos seguir disfrutando de ti durante muchísimo tiempo.

 

 

Como un dolor fantasma, a pesar de que tu llegada también signifique tu marcha, siempre permanecerás con nosotros.

 

Metal Gear Solid V The Phantom Pain, ahora ya sé lo que decirte. No sé si eres el mejor de tus hermanos, ya que todavía necesito tiempo y mucho reposo para responder a esa pregunta. Pero sí sé que al menos eres el más diferente y el más completo de todos ellos, convirtiéndote en aquel con el que más horas se puede disfrutar de esas características que os hacen tan especiales y únicos. Ya sé cuál es tu rumbo y sé cuál es el camino que debes seguir.

 

Que seas la obra más completa de Hideo Kojima te conduce hacia el sendero que solo los mejores videojuegos de la historia pueden transitar.

10
/ 10

<< Anterior Siguiente >>