1. Mundogamers
  2. Analisis

Analisis Assassin's Creed IV Black Flag ,PS3,X360

Podría no haber tenido nada que ver con Assassin's Creed, o todo podría ser Assassin's Creed.
Martes 29 de Octubre de 2013 por Víctor Junquera

La temprana llegada de este nuevo Assassin's Creed a Xbox 360 y PlayStation 3 en comparación con las versiones de la inminente nueva generación podría haberle hecho mucho daño, teniendo en cuenta que todo lo que Ubisoft había estado mostrando al público hasta ahora pertenecía a la versión PS4. ¿Qué iba a pasar cuando el comprador llegase a casa con su juego nuevo y viese que aquello no tenía nada que ver con lo que le habían estado vendiendo durante más de medio año? Es uno de los primeros de todos estos juegos que saldrán para ambas generaciones, y aunque muchos podrían pensar que una de las dos versiones terminaría en desastre, al final no ha ido tan mal para niguna de las dos.

 

526fb035-56f8-4a12-a94e-4f82b2217404

Os presentamos a Edward Kenway. Egoísta, avaricioso, sin honor. Pero no es tan chulo como parece.

 

Assassin's Creed IV: Black Flag puede no ser uno de los buques insignia de la nueva generación, pero aún así puede llegar a sorprender, claro que en las versiones actuales que hoy actualizamos tampoco estamos hablando de un juego cualquiera. Bugs y estética a un lado, Assassin's Creed III seguía siendo un juego con un apartado técnico a destacar, y esta nueva entrega lo mejora en todos y cada uno de sus aspectos. Quienes no tengan pensado dar el salto generacional de inmediato no tienen por qué preocuparse, el juego en 360 o PS3 sigue siendo un lujo para los sentidos y las diferencias con respecto a las nuevas versiones están más en efectos y detalles que en modelados o calidad general del juego.

 

526fb034-5d84-431c-b6f8-4f82b2217404

La distancia de dibujado es amplia en 360 y PS3, pero no tanto como en la next-gen.

 

Si comparamos con lo que ya hemos visto en los vídeos o quienes ya hemos estado a los mandos de la next-gen, podremos ver diferencias en el aspecto, la transparencia, el movimiento y la iluminación del omnipresente mar, perdemos distancia de dibujado y detalle en las frondosas junglas de las muchas panorámicas que podremos obtener cada vez que sincronicemos una atalaya, y veremos que la vegetación no se mueve un ápice a nuestro paso al contrario que en la nueva generación o que en el mismo Far Cry 3 en el que se han inspirado para gran parte de la ambientación del juego. Por lo demás, la experiencia es exactamente la misma en cualquier generación, y donde la historia de Haytham Kenway y Connor nos llevaba a recorrer un mundo gris y sin atractivo, el pirata Edward Kenway no deja de llevarnos al bello mundo del atardecer constante, donde reina una cálida luz anaranjada, bien por el sol del Caribe o por la iluminación nocturna de las fogatas, pero todo es capaz de destacar entre el verde y azul de jungla y mar salvajes.

 

526fb034-3120-4a5e-b1ef-4f82b2217404

Viento, tormentas, mareas, navíos enemigos, fuertes y ballenas. Todo eso y más, en nuestra contra.

 

Assassin's Creed IV: Black Flag es un juego muy bello. Es una de las conclusiones más inmediatas que se pueden sacar después de más de 30 horas de juego, saqueando botines y almacenes de la Marina inglesa o española, navegando al mando del Jackdaw, desenterrando tesoros ocultos de otros piratas en islas abandonadas o indagando en los secretos de la cultura Maya. El mundo de Black Flag es inmenso, y esto tiene sus pros y sus contras. Al igual que en uno de los juegos con presencia naval por excelencia hasta ahora, Wind Waker, la navegación puede llegar a hacerse muy pesada si te lo tomas con prisa, o en el mismo principio del juego en el que no hay activado ningún punto de desplazamiento automático y una misión te lleva a una punta muy lejana del mapa con sus correspondientes quince minutos de un mar plagado de barcos a los que todavía no puedes vencer. El ritmo de las primeras horas deja mucho que desear.

 

526fb033-e800-4975-b63f-4f82b2217404

ACIII también carecía de personajes relevantes para la historia del propio juego más allá de la 'historia real'. Black Flag tiene un elenco de secundarios envidiable, pero eclipsan a Kenway.

 

De todos modos, Ubisoft ha aprendido de muchos de sus errores, y se nota. Sigue habiendo alguna animación problemática, o enemigos que se quedan atascados en paredes, pero aunque los combates son cada vez más confusos y caóticos, el juego ya no es un nido de bugs molestos. De la Frontera al Caribe hay una gran diferencia, no sólo en extensión sino en el entretenimiento que nos sale al paso. Resulta difícil resistirse a cualquier actividad secundaria que aparezca en tu camino, y aunque te dirijas muy convencido al punto marcado en el mapa para tu siguiente misión, te encontrarás con que de camino has abordado varios barcos, has capturado un fuerte reduciendo la influencia del Gobierno, has desembarcado en un par de islas para descubrir algún secreto y cazar un par de ocelotes para hacerte una pistolera, has buceado entre tiburones y las ruinas hundidas de un naufragio para rescatar sus tesoros y has intentado clavarle una veintena de arpones a una ballena que no se lo merecía, pero estaba ahí y quieres hacerte ese atuendo extra de ballenero.

 

Se nota la mano del equipo de Far Cry 3 y su influencia en que la caza ya no es un recurso económico tedioso y confuso como ocurría en ACIII, sino que aquí todo el looteo es variado y sencillo. Cazar varios tipos de animales ayuda a mejorar al propio Edward con bolsas para más munición, mejoras de vida o trajes extra con perks concretos. Por otro lado, los botines navales como el ron y el azúcar son una simple herramienta de comercio. Los saqueas, los vendes y obtienes tu beneficio. Otros botines como la madera, el metal y la tela sirven para mejorar el Jackdaw, y es algo casi tan obligatorio como mejorar a Edward si queremos afrontar retos más difíciles gracias a haber mejorado la resistencia del casco, la potencia del mortero, una nueva línea de cañones de artillería pesada o más camarotes para más tripulación que te ayude a la hora de abordar un navío enemigo.

 

526fb033-d824-4d95-8fe3-4f82b2217404

¿Machismo? Assassin's Creed lo tiene controlado. Sólo hay un escote en todo el juego y aquí las mujeres, piratas o no, tienen mucho que decir, aunque sea un mundo gobernado por hombres.

 

¿Qué problema puede haber a todo esto? Lo que nos temíamos, que perfectamente podría no haber tenido nada que ver con asesinos y templarios. Y no es que la trama de los frutos del Edén esté metida a calzador ni mucho menos, y resulta hasta cierto punto interesante el nuevo punto de vista de alguien que no está muy interesado ni en asesinos ni en templarios y coquetea con ambos bandos para sacar el mayor beneficio posible, pero durante tres cuartas partes del juego cobran mucha más importancia los otros piratas, los famosos, como Ed Thatch 'Barbanegra', Charles Vane o Bartholomew Roberts, que el propio Kenway con el que uno tarda en empatizar. No es Ezio, desde luego, y eso es un lastre que acarrearán todos los personajes de la saga.

 

526fb035-aea0-4caa-9c56-4f82b2217404

De hecho, Kenway se pasa medio juego semidesnudo.

 

El problema es que tal y como nos lo pintan, esto podría no tener nada que ver con Assassin's Creed, o todo podría llegar a tener algo que ver con Assassin's Creed. Contrariamente a lo que se pensaba, la trama del presente puede carecer de importancia, pero en realidad no deja de ser una simulación de la realidad en la que un protagonista anónimo no eres sino tú mismo. Entramos en la filial quebequoise de Abstergo, una empresa muy Google, sin esquinas, sin malos ambientes y con muchas puertas cerradas. Esta parte de Black Flag intenta hacer muchas cosas. Tiene un intento de derribar la cuarta pared, no hablándole al jugador, sino a través de todos los archivos secretos de una compañía que tiene mucho que ver con Ubisoft.

 

526fb034-39a8-4222-9b48-4f82b2217404

Las secuencias de la versión de actual generación muestran buenos modelados, pero descuidan el fondo con algo de neblina y falta de detalle, para compensar.

 

Más allá del paralelismo de la piratería de antaño con la actual, las largas cadenas de e-mails que podemos encontrarnos y los estudios de mercado de una compañía que quiere lanzar al público una experiencia virtual a lo Desafío Total pero con piratas, nos descubren las intenciones de futuros productos de esta compañía, los briefings en los que se estudian las ventajas y desventajas de futuras entregas en el Japón feudal, en la Revolución Francesa o en Rusia, lo que pediría el público, con detalles como que descartan la Segunda Guerra Mundial por ser un conflicto demasiado manido o la posibilidad de utilizar el Animus para revivir grandes momentos históricos como un socio de Einstein porque al fin y al cabo son una compañía que busca hacer dinero y el público quiere acción. Curioso detalle también ver cameos al ctOS de Watch Dogs que desata al conspiranoico que hay en nosotros.

 

No falta tampoco el momento en que toda esa fachada de empresa cool se viene abajo y al empezar a mirar entre bambalinas nos muestra intentos de momentos 'The cake is a LIE!' pero todo esto es a costa de que la trama que tanto nos intrigó en Assassin's Creed II y que nos tuvo en vilo hasta el supuesto cierre con Desmond y Connor ahora sea poco más que un guiño carente de interés.

 

526fb033-94ec-4d13-a993-4f82b2217404

En el presente, trabajamos para Abstergo, que como empresa templaria tiene una visión de las cosas muy diferente a la del jugador, siempre del lado de los asesinos.

 

Entonces, ¿merece la pena volver a creer en Assassin's Creed? Todo depende del propio jugador. Un mundo abierto tan bello que explorar mitad en barco mitad a pie es un atractivo innegable, pero la repetición de misiones sigue ahí, los absurdos intentos de sigilo al seguir a un objetivo o las misiones de escucha persisten, y es el propio jugador el que tiene que saber cuánto de esa repetición de escalar, investigar y asesinar puede tolerar cada año. En el fondo, Assassin's Creed IV: Black Flag ha cambiado mucho la saga por fuera, pero todo lo que la ha hecho única, tanto para bien como para mal, se mantiene.

 

(Versión analizada: PlayStation 3)

Páginas
  • 1
  • 2
8.5

/ 10


<< Anterior Siguiente >>