Análisis
Max Payne 3 PC

El mártir vuelve a disparar pero con ratón y teclado

Max Payne 3

Tómense estas líneas como un añadido que complementa el análisis del compañero Victor Junquera a la hora de saber sobre Max Payne 3. Aún siendo las versiones para consola en esencia iguales a la de PC, hay que tener presente que la saga nació en compatibles, y casi parece que el eco de esta afirmación ha resonado en Rockstar Games a la hora de plantear el lanzamiento de esta tercera parte en la plataforma que lo vio nacer.

4fcc9a90-20f8-47d5-9af4-29fab2217404

De armamento y saltos imposibles controla mucho Max. De corbatas no tanto.

 

Max está jodido. Viejo, arrugado, adicto a las pirulas y al bebercio, sin aspiraciones más allá de darle sentido a su vida haciendo lo único que sabe. Por eso todo se centra en esa irremediable salida a los problemas sin entretenerse en nimiedades o rellenos. Tiros, acción en tercera persona y cámaras lentas. John McClane, Walter White y Joe el extranjero eran parcos en palabras, antihéroes en un mundo que no es el suyo cuya naturaleza espartana y salvaje acota su forma de actuar. No hacían falta las palabras, no hacían falta mundos abiertos, minijuegos y conversaciones con varias elecciones. La cosa va de justificar el fin con los medios, meter una bala entre ceja y ceja, centrarse en una faceta y perfeccionarla hasta hiperventilar por el enfermizo detallismo. Esa es la idea en Max Payne 3, centrarse en lo genuino y definitorio del protagonista para llevar su mecánica hasta la excelencia.

 

Pero vamos a lo que interesa. 35 gigas de instalación, así, sin anestesia. Rockstar siempre ha sido cuanto menos pomposa a la hora de convertir sus títulos a compatibles, lo cual no es ni mucho menos una tara, más bien un seguro de vida para preservar las bondades técnicas del juego a lo largo de sus años de vida, pues como ya sabemos, el ciclo en esta plataforma suele ser mucho mayor que en consola. Por eso soporta DirectX11, multi-monitor  y 3D estereoscópico, amén de un hermoso abanico de opciones de configuración para poder atenernos a las posibilidades de nuestro equipo. Eso sí, tampoco se dejen influenciar por las especificaciones técnicas recomendadas, un par de malabares con la sincronización vertical, los filtros de postprocesamiento y la calidad de las sombras y podemos correr el juego en un equipo humilde con unos resultados que aun así dejan por debajo al nivel audiovisual visto en consola. Resoluciones insanas, un mayor nivel en la calidad de las texturas - donde se le pueden ver hasta los pelos enconados de la barba a Max - y mayores prestaciones a la hora de añadir sistemas de filtrado y teselado. Matar mucho, pero matar bonito.

 

4fcc9a90-a518-4abb-8ce5-29fab2217404

Mi reino por un Ibuprofeno.

Más allá de los aspectos técnicos todo es exactamente igual a lo ya visto, con el único añadido de poder recurrir al sistema de control por antonomasia con el que la saga se conceptuó por muy bien adaptado que esté el manejo con un gamepad. Servidor siempre ha tenido una salomónica perspectiva a la hora de posicionarse en el eterno debate sobre el mejor sistema para controlar un videojuego, dándole la razón al que corresponda según la naturaleza del mismo. En este caso, tras haber comparado sendas alternativas, me quedo de calle con el ratón.

 

4fcc9a90-430c-4e7f-a280-29fab2217404

¡Hey, ese tío ha dicho que el PC está muerto! ¡Acabad con él!

 

Puede que sea por la mera nostalgia de carcamal que se ha criado con problemas de túnel carpiano desde que empezó a flirtear con esta industria, pero el caso es que con un buen framerate, la precisión que se consigue con él está a años luz de la alternativa, y más si nos decantamos por erradicar cualquier vestigio de las ayudas al apuntado. Como Max, como los hombres machotes que mezclan bourbon con Nolotil. Hábitos insalubres de viejo echado a perder o el punto de vista de un perro viejo en su oficio. Ustedes decidan.

 

Esa nueva dimensión de precisión es bastante reveladora sobre todo en el modo multijugador. Al igual que la mayoría de los presentes, todos pensamos que este modo de juego sería oportunista e innecesario dada la competencia dada por ingentes cantidades de propuestas similares, pero si con Red Dead Redemption reformularon la propuesta con originales planteamientos, aquí se vuelve a tirar de la longevidad forzada por una ristra de modos de juego y un interesante sistema de evolución de personaje, amén de poder formar parte de gremios con los que colaborar. Y hablamos del PC, donde la media de vida en cuanto al bullicio en servidores online triplica como poco a lo que suele ocurrir con los lanzamientos en consola fuera del ámbito de los que ya sabemos. Como ya mencionó Víctor en su análisis, hay online para rato, y más teniendo en cuenta la calidad del servicio en cuanto a tiempos de carga, respuesta e interacción online. Ah, y también acepta el juego en LAN. Hay de todo, como en botica.

 

4fcc9a90-1c78-4c75-bb74-29fab2217404

Si con las corbatas no acierta, con las camisas mejor ni hablamos

 

A efectos sociales, por suerte o desgracia —según los intereses de cada uno—, la edición física de Max Payne 3 no está asociada a ningún bazar de descarga y no es registrable en Steam, aunque se puede adquirir una copia digital del título desde esta plataforma si así lo preferimos. Lo que sí es inamovible es su asociación al Rockstar Games Social Club, la plataforma social con la que interactuar con otros jugadores en los diferentes títulos del estudio, en la que se anuncian eventos, desafíos online y otras tantas triquiñuelas para mantener el interés por el juego gracias al intensivo soporte post lanzamiento. Es bonito eso.

 

No hay milongas que valgan. La historia de perdición y alzamiento de este desaliñado mártir de gatillo fácil persiste en compatibles con la misma fuerza que en el resto de plataformas, reforzado por el evidente despunte de tecnología del que puede hacer gala sin dejarse llevar por esta desastrosa moda de anclar el apartado técnico de un juego a lo que es capaz de soportar la generación actual de consolas. Max Payne 3 va por delante en ese sentido gracias a una revisión versátil y consciente de que cierra un círculo que precisamente comenzó con ratón y teclado en mano. ¿Tiempo bala? No, tiempo de PC.

Páginas
  • 1
  • 2
10

/ 10

0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Army of Two The Devil’s Cartel Army of Two The Devil’s Cartel
Los creadores de Dead Space redefinen la saga de FPS cooperativo táctico, esta vez contando también con el motor Frostbite 2....
Yakuza 6: The Song of Life Yakuza 6: The Song of Life
Vuelven las guerras de mafias chinas y con ellas tenemos a Kazuma Kiryu para poner a cada una en su sitio. Como miembro de una de las bandas le tocar...
Información
Caratula
¿Tu nota? 5
6.6
/ 10
Valoración media de usuarios
35 votos

Género: Acción en tercera persona (TPS)

Distribuidor: Rockstar Games

Pegi: +18