Thorinescudo

Thorinescudo | Actividad

Como ya he comentado en Twitter, Rafa, creo que, a veces, ciertos críticos de videojuegos pecan de querer ser más profundos que nadie, buscando referencias o analogías con obras de otras disciplinas, no se muy bien si para quedar de cultos o por buscar más de donde no hay (referencias que, estoy seguro, no siempre el autor del videojuego busca o acepta). Y me parece bien porque es posible que dichas referencias están ahí aunque el creador no las haya buscado. El problema es cuando se menosprecia otras críticas basado en la experiencia pura del jugador, sin transfondo filosófico, sin dobles lecturas. Simple y puro disfrute del jugador, basado en lo bien que se ve, las 10 horas tan divertidas que has pasado, o las risas que te hace pasar con unos colegas. Una y otra crítica son loables, siempre y cuando no se cree (como en el cine) una prensa "entendida" y otra "para simples". Vaya rollo he soltado, madreeeeee.
Te veo pesimista Adrián... Solo con Little Nightmares II yo me ilusiono. ¿Más de lo mismo? Puede ser. Pero de lo bueno tarda uno en cansarse. ¡Seamos optimistas!
Lo probé en la freakcon, en Málaga, y yo, que nunca había jugado a ningún LM, lo disfruté como un niño. Divertido en su ambientación y jugabilidad, lo espero con ganas la verdad.
Después del sabor agridulce que me ha dejado Trüberbrook estaba buscando una aventura gráfica "apañá"... Le daremos un poco a esta, a ver qué tal.
Le he podido dedicar un par de horas ayer domingo y es verdad que solo el aspecto gráfico ya te invita a jugar. No es que sea solo bonito, sino que es perfecto para el tipo de juego que se plantea. Cuidado, con detalles que te hacen querer descubrir más. Es el juego de Plataformas que Disney querría para Toy Story. Muy muy Nintendo. Gran análisis y muy de acuerdo Julian.
Rafa, te veo como Mou, escribiendo un libro de recetas. Me los apunto.
A mi las notas me la sudan un poco la verdad. 9, 10, 8,75... Me da igual, la verdad. Pero me llama la atención, Alex, que digas que no es revolucionario y, sin embargo, comentéis en el podcast que es un juego llamado a plantearse todos los demás juegos de mundo abierto que vengan. Eso implica cierto grado de revolución, ¿no?. Aún así, se agradece un análisis que no sea solo (como diría cierto personaje de Tarantino) "chuparnos las pollas".