Raziel

Raziel | Actividad

Por favor, que cambien los gatillos del mando. Ese clickeo que mata, estaba jugando a Sekiro en PC y tuve que poner el bloqueo y el golpe en los traseros porque era imposible jugar por defecto. Qué lentitud y qué click más horripilante tienen LB y RB.Me gusta usar el mando de la One en PC porque así voy variando y no uso del DS4 para todo, pero al final tuve que recurrir al DS4.
"Recurre al ka y al ha"Sabía que Kojima nos iba a meter la caja de un modo u otro.
Estos juegos de "9", pero que para los que conectan son perfectos, son los que definen el mundillo y quedan para la posteridad en nuestra memoria. Recurriré aquí a Silent Hill (o el 2), Shadow of the Colossus...Álex, suscribo totalmente tu texto, maravilloso por otra parte.
Si Kojima lo consigue ya sí que merecería el altarcito.Silent Hill 2 es el culmen del género bajo mi humilde punto de vista.
Ahí entra en valor la figura del autor. Por mucho que se empeñen en quitarle méritos o incluso se le descalifique, Kojima está donde está en el mundillo por cosas como esta. Pocas veces me ha importado la nota de Metacritic o la de algún que otro medio, pero en este caso tengo claro que muchos lo han jugado con prisas o con un prejuicio manifiesto. Como bien dices, no es perfecto, pero de ahí a lo que se ha publicado según dónde... A mí me está fascinando el juego, la verdad. Cuando termino una misión y me pone el tiempo que me ha llevado, no me lo creo. Se me pasan en un suspiro y tardo más que la construcción de la Sagrada Familia.
Pues se hace lo mismo, pasas los que se pueden y coges los nuevos. Quizá demasiado casual, no?
Ah, pero jugáis con animaciones? Yo creía que eso solo valía para hacer los combates más lentos...Yo que soy de completar Pokedex veo innecesario tener 1000 bichos en el juego. Repito, me gusta completar, pero no hace falta que sean todos sino que sean todos los del juego. Que todos sería estupendo... puede ser, aunque también es más perdida de tiempo a cada generación que pasa al ser más (y admitámoslo, a la mayoría no los queremos pa ná)
Muy buen texto Rebeca!