Fran Pelayo

Fran Pelayo | Actividad

Aún no lo he terminado, Adrián. Pero pienso exactamente como tú. El sistema de combate contra enemigos normales no está mal pero a la larga se hace más cansino. Es mejor cuando combates contra los enemigos sin turnos. Y ya está. Por lo demás me está pareciendo un juego redondo. Ha sido un sorpresón muy positivo.

Análisis: Análisis Cuphead

17-04-2019 16:20
El port es cojonudo, el juego es uno de los más bonitos de la historia, la música es genial, el control fantástico, es largo, rejugable, los gráficos más suaves imposible y un diseño artístico es una obra maestra... Y le ponemos un 8. Ahí. Con dos cojones. No entro mucho en esta web pero cada vez que lo hago dais más pena.
Pues a mí me está encantando. No puedes soltar el mando. Vicio puro.
Sí sí, mucha "genialidad" pero luego le pones un 8´5, la misma nota que a otro juego 'genial' como lo fue en su día el Street Fighter V. Lo siento pero no resultas creíble.
https://www.mundogamers.com/analisis-street_fighter_v_arcade_edition-ps4.1093.htmlMisma nota del mismo analista a un juego que también era un desastre en el online al inicio peeeero que no ofrecía absolutamente nada más. Todo lo contrario al Smash, que es una salvajada. Algo huele mal aquí.
El caso es meter mierda gratuitamente, como siempre. Que no hay novedad en los espíritus??? Cuando ha existido esa profundidad jugable que aportan los espíritus y los desafíos para conseguirlos?? Los trofeos estaban bien pero no pasaba de algo estético o informativo. Este método asegura muchas más horas. Bravo por Samurai.
Pues tampoco estoy de acuerdo en absoluto. El título se deja jugar igual que en las otras versiones, es un portento técnico para el hardware que es, está muy bien adaptado el control por movimiento y luce genial tanto en dock como en portátil. Así que yo creo que es todo un acierto por parte de Bethesda y Panic Button.
Claramente este. En todo. Porque ya contiene al otro (salvo las animaciones de Udon). Y todos los demás. Además de un modo Museo impresionante. Para mí, que los jugué en las recreativas,es una joya de un valor incalculable.