El Nota

El Nota | Actividad

Muy buena nota. De todas formas, creo que el problema de estos juegos no es incorporar puzzles, sino que sean estúpidamente obvios.Lo que quita de la experiencia, en realidad, podría no ser tanto el diseño del puzzle en si sino el COMO contrasta con su entorno, quitando de la experiencia. En pocas palabras, se siente como si te sacaran de una película para jugar al Hugo.
Toda la razón. Durante todo el artículo había una voz en mi cabeza que me decía "Nombra a The Last of Us, Nombra a The Last of Us"Es un doblaje que trasciende más allá de la discusión latino/español, porque como dijiste "Es sublime"
Yo creo que, luego de la segunda entrega de FNAF, Scott Cawthon ya no buscaba hacer un buen juego, sino interactuar con su fanbase. Es decir, ya llegando a FNAF 3 la narrativa era casi inexistente, habían solamente un monton de pistas tiradas por ahí y la gente que solo venía por el hype jugaba un par de partidas y se iba (Ese es mi caso). Entonces, si lo miramos desde esa perspectiva, los juegos de FNAF ya no eran exactamente juegos comunes, sino ARGs. (O sea, Juegos de Realidad Alternativa). Lo que hacía Scott era armar un puzzle, algo que interesara a su misma fanbase, y luego esperar cuando lo lanzara. Cosa que era genial para la gente que seguía la saga, pero completamente inentendible para el resto. Es por ESO que gente como Game Theory está, no se si decir obsesionada, pero intrigada en resolver el próximo puzzle, romper el próximo juego como si fuera un huevo de pascua para sacar todas las cosas que Scott le había metido dentro. La saga ya terminó, Scott dio sus gracias en su página y los fans son felices. Tal vez es fue vil truco publicitario formado para armar una saga de juegos con poco sentido, y definitivamente no hace avanzar al medio como arte, pero si de algo estoy seguro es que fue un fenómeno muy curioso mientras duró. Otros creadores, como Edmund McMillen, ya se subieron al carrito de los ARGs por gusto (Vean, sino, el caso de The Keeper). En parte se siente mal porque cambia la mira, ya que no apunta a hacer algo especial u original. Sin embargo, sería un poco triste que desaparecieran, porque son historias que armamos entre todos, junto con el autor.
Mucha razón. Es difícil entenderlo con un medio que está creciendo (sobre todo en uno que intenta buscar el respeto del público general): La narrativa es opcional. Hay muchos otros aspectos que también pueden ser destacados: Sistema jugable, originalidad de concepto, estética, sonido, entre otros. Y esto no pasa sólo con videojuegos, porque hasta el día de hoy existen obras literarias que no poseen la narrativa más exquisita, pero sorprenden por su originalidad o vocabulario.Lo más importante, tu artículo me hizo recordar a una frase de Extra Credits (Y pido disculpas por la falta de exactitud): "Las figuras más recordadas de la historia de los vídeojuegos son un fontanero que consume hongos y un erizo azul que rueda" Hay belleza mas alla de la historia.
Muy buen post Dayo. La situación que describis me hace acordar a la obra de Luigi Pirandello: "Seis personajes en busca de un autor", donde el punto central de la obra es la incapacidad de los actores de representar fielmente a los verdaderos personajes, una vez que estos se materializan en el teatro. Es una muy buena obra teatral, y no me gustaría spoliarte nada acerca de ella, pero te la recomiendo encarecidamente si queres expandir tu perspectiva acerca de este tema.
Solo tengo una incógnita con el accionar de Nintendo: Siendo esta una compañía tan apegada a sus Ip's, me pregunto como no se les ha ocurrido todavía promocionar sus nuevos juegos en base a ellos. Entiendo que ciertos fanáticos podrían ser reacios con estas referencias, y ciertos juegos no dan pie a esa conexión; sin embargo, no veo por qué no usar ese método para respaldar nuevos títulos (Solo imaginen que al conductor de Borderlands 1 golpeando un muñeco de Mario en la camioneta, de la misma forma que lo hizo en la introducción del juego)