dasangon

dasangon | Actividad pag. 3

Personalmente, creo que el que Switch viniera para "matar" a 3Ds (aunque sea vía una revisión), era algo cantado. Es además la decisión lógica si Nintendo quiere dotar a la larga a esta consola de fondo de catálogo.
Me gusta el artículo, pero con perdón, lo que me chirría un poco es el titular del artículo... Es el típico caso de artículo que queriendo defender justamente lo contrario, puede tener justamente el efecto no deseado de culpabilizar mayormente a un "agente" en particular.
Lo digo desde el respeto... Dark Souls en Switch es una cosa, pero pedir remaster del original, aduciendo temas de jugabilidad... No sé, es que precisamente para eso están Dark Souls 2 y dark Souls 3. Remasterizar el primero tocando la jugabilidad es... ¿convertirlo en otro juego?
La monetización es algo que está ahí y es lógico que exista dado que el mercado evoluciona y cambia. Si estas cosas llegan es porque el mercado la acepta o incluso las pide; para mi, mientras el modelo sea claro y transparente no debería suponer un problema, tuviera el precio que tuviera y fueran cuales fueran las ventajas de pagar por extras. Pero ese es justamente el problema que a veces los modelos no son claros, y cuando se "huele" lo que no se cuenta... Catacrac, ruptura entre usuario y compañía.
¿Derecho a firmar? Pues claro, pero de ahí a "fagocitar" todo el mérito como pasa con este creador hay un mundo. Justamente en la industria japonesa hay montones de ejemplos de casos opuestos, en los que el nombre del creador principal va casi inseparablemente acompañado de los creadores de la música, los grafistas, etc. Y sinceramente, me parece muy complicado hablar de "videojuegos de autor" cuando hablamos de juegos como los dirigidos por Hideo Kojima, que seguramente serán el resultado de la suma del trabajo de decenas e incluso cientos de personas sin cuya competencia y dedicación sus juegos nunca podrían haber sido realidad. Es lo mismo que en el cine, ni Spielberg, ni Scorsese, ni Nolan ni nadie a ese nivel hace cine de autor, porque justamente sus obras se convierten en monstruos a nivel de producción tan grande que difícilmente son el resultado principal o exclusivo de ese "autor", sino de la valía de todo su equipo en todos y cada uno de los apartados involucrados.Hay unos cuantos ejemplos de creadores a los que llegamos a "endiosar" en su momento álgido y después nunca (o de momento) volvieron a estar a la altura cuando se vieron rodeados de otros equipos y/o condiciones: Warren Spector, Molyneux, Cliff Bezinsky,etc.Supongo que Death Stranding es la "piedra de toque" para poder juzgar más en profundidad; personalmente pienso que quizás "se la esté jugando" demasiado.
Me parece que el artículo hace una reflexión más que acertada, y a la a que además podríamos añadir otros conceptos como la amistad, el remordimiento, el deber... Todos ellos son conceptos totalmente centrales en otros medios como el cine y la literatura, donde no tenemos ningún problema en reconocerlos como motores principales de las historias y de la acción que se nos muestra.Muchos dirán que la necesidad de que un videojuego sea eminentemente jugable va en contra justamente de desarrollar planteamientos narrativos que no caigan en la famosa disonancia ludo-narrativa, pero es las pocas veces que se consigue (ejemplo Spec Ops, donde la obsesión por el deber torna en obsesión y más tarde en.... lo que torna) cuando el videojuego consigue realmente sobresalir.A mi me encantaría ver un juego AAA con las narices para explorar cualquier tipo de amor (de pareja, paterno-filial, etc.) de forma central y seria. Creo que haría evolucionar ostensiblemente el medio.
¿En serio estamos DEMANDANDO un remaster? No nos quejemos después de que no se esfuercen en darnos cosas nuevas, si desde la propia prensa se apoyan estas políticas.
Como padre, yo el problema lo reduciría a que en general, hay que jugar con los niños, da igual si es un puzzle o un videojuego. Hay que crear un vínculo que permita enseñar a través del ejemplo y la interacción directa. Pero claro, queremos tener hijos y seguir teniendo todo el tiempo que teníamos para nosotros mismos antes de tenerlos...