dasangon

dasangon | Actividad

"Y de repente se dieron cuenta que lo que tanto disfrutaron les llenaba la panza, pero no les llenaba el alma".
Ufff... Entiendo que hay que tirar por lo E-sports, pero este artículo roza el amarillismo. Con todos mis respetos, el "salseo" no le pega nada a esta página, y ver que se utiliza un artículo para alimentar cierta rumorología... eso...que no me pega nada en MundoGamers, donde vengo a leer otro tipo de cosas.
El título del artículo está entre ser una genialidad o una ordinariez, así que...me encanta.
En primera partida y a dos CDs (que es como tenía que jugarse) el original llegaba a las 10 horas fácilmente sin despeinarse. Evidentemente, segundas vueltas en las que te conocías los escenarios y los puzles, duraban menos, pero en la primera vuelta difícilmente tardabas menos de 5 horas por CD...
Sagas como DMC no son precisamente juegos de nicho, y por lo tanto son muy susceptibles de evolucionar para adaptarse a los gustos del mercado en cada momento. Si nos ponemos puristas, cualquier continuación devalúa entonces la saga que sea, porque la tendencia siempre es a hacer la jugabilidad original más accesible.
Siento decir esto, pero no me gusta el artículo, lo percibo tendencioso, y sinceramente, no esperaba encontrar algo de este estilo en una página de videojuegos, ya que nada más y nada menos creo que se extiende la sombra de la duda sobre el colectivo de las ONG. En este sentido, tampoco estoy diciendo que la opinión que se transmite se acerque o aleje de la realidad (pues sinceramente, no tengo ni idea), pero sí que me parece que si se quiere hacer periodismo de altura sobre videojuegos, no estoy seguro de que hacerlo a través de temas en las antípodas del ocio electrónico sea lo más adecuado.
Un artículo muy interesante. Creo que los que somos "jugones" de corazón usamos los videojuegos como una manera de evasión. Yo ahora mismo, por las responsabilidades laborales y familiares no juego tantas horas como jugaba hace 10 o 15 años, pero las disfruto mucho más. Para mi ha pasado de ser una costumbre a una recompensa y una manera de "ser yo" de un modo totalmente íntimo y personal. Claro que, como apuntas, los juegos adecuados son también un poco la clave. Durante enero he rejugado Vanquish y ahora estoy terminando Bayonetta, juegos que pese al frenetismo que es su base, son a la vez armónicos y fluidos, con un sentido de la diversión y la evasión como poco títulos.
Podría titularse "Cumbayá videojueguil en los tiempos de twitter". Me ha gustado el artículo sobremanera.