cosmicom

cosmicom | Actividad

No saldrá ni este año ni el siguiente, ni el siguiente. Para 2023 quizás.
Yo he aprendido a disfrutar de los videojuegos dejando de fumar; en vez de dar una bocanada de humo, pensaba "voy a dar una bocanada de aire", o si estaba jugando, lo hacía pensando en el juego, en su atmósfera, etc.
Quien sí necesita del E3 y de las demás formas de márketing son las revistas de videojuegos, que es donde obtienen más visitas e interés (y por lo tanto ingresos), y los fans de sony que tienen en el E3 su fiesta.Pero si todos estos justifican a Sony en su estrambótica decisión, pues perfecto, que sea el E3 fiesta de Xbox y otras compañías.
La tercera compañía más grande del mundo es Microsoft, que se dice pronto. Veremos quién humilla a quién en el E3.
Por otra parte, Sony no necesita tampoco del E3, ni de exclusivos, ni de hacer la PS5 retrocompatible, ni de hacer un game pass como en la xbox; es la marca dominante del mercado, ¿para qué invertir más cuando ya de fábrica es la más vendida?
Ghost of inushima, death stranding o the last of us 2 no saldrán el año que viene, si acaso el siguiente, como poco.Recuerdo cuando el "E3 del triplete", allá por el 2015, todo el mundo estaba con humo en la cabeza, yo creo era el único que señalaba que Final FAntasy VII no saldría ni en el 2016, ni en el 2017... sino que habría que esperar a la década siguiente. (debido a que todavía no había salido el FFXVII, y todavía estaba en desarrollo el Kingdom Hearts III).Si sony no va ni a la playstation experience, ni al E3, es porque no tiene nada que enseñar; sus desarrollos no progresan ni se concretan, y para hacer el ridículo lo deja para otro año. No hay que darle más vueltas.
Lo de Rockstar es un acontecimiento, cada vez que sacan un juego, lástima que cada vez se demoran más y más, por el trabajo monumental que suponen las nuevas tecnologías.
Microsoft al parecer quiere diversificarse en su oferta de juegos exclusivos, como prueba la compra de estudios desarrolladores de gama media; al tener en cuenta que, de ahora en adelante, los exclusivos vendrán para el game pass, no prestarán tanta atención al poderío gráfico, por lo menos no como hasta ahora, sino que buscarán otros valores que ofrecer, lo que es buena noticia. Exigir el máximo estándar gráfico es malo cuando las compañías no son Rockstar o Ubisoft.