Artículo para ordenador: Black Fire, la nueva gama de mandos de Ardistel para PS3

videojuegos
Black Fire, la nueva gama de mandos de Ardistel para PS3
Escrito por Toni Piedrabuena, el 27/11/2011.
Ardistel, empresa de Zaragoza dedicada a la distribución de todo tipo de accesorios para consolas y ordenadores, nos ha brindado la oportunidad de conocer su nueva gama de mandos Black Fire para PlayStation 3. Lo más importante de la gama, sin duda, su ergonomía; viendo las fotos que acompañan al artículo quedan claras las intenciones de sus creadores: acercar al usuario de la consola de Sony un controlador con la forma habitual de los controladores de Microsoft en su Xbox.

PlayStation 3 lleva tres generaciones de consolas apostando por la familia Dual Shock. Aunque en los primeros prototipos pudimos ver un controlador de forma peculiar, el matrimonio Sony – Dual Shock ha sido uno de los más clásicos de la industria. Lo recuerdo como si fuese ayer; E3 2006, Ken Kutaragi sacando de su blanca americana el nuevo controller de PlayStation 3: el Sixaxis, con mismo molde, misma situación de la botonería, pad, sticks, con Sixaxis y sin vibración... quedé profundamente decepcionado.

No muchos recibieron la noticia con buenos ojos, Hideo Kojima también manifestó su malestar ante las posibilidades del nuevo timón de PlayStation 3. No tardaron en presentar Dual Shock 3. Eso sí, los que conocíamos el S-Pad de Xbox sabíamos que la fórmula del mítico control de Sony podía ser mejorado de múltiples maneras. Black Fire recoge en 2011 el testigo de aquellos jugadores que pensamos que, quizás, el control podía ser mejor la máquina japonesa.

Mando Black Fire

Especificaciones técnicas: inalámbrico Bluetooth 2.0 (actualizable mediante USB), revestimiento suave, grip acolchado, leds para saber qué jugador somos y el estado de la batería, sixaxis, vibración, turbo, cable de carga y batería incluida (extraible) de 800mAH. A eso añádele unos botones de muy buena calidad, un R2 y L2 muy potables, junto a unos sticks analógicos iluminados por leds rojos de gran respuesta. Funciona a las mil maravillas en todas las obras en la que lo he testado: pasando por la pasividad de un Disgaea 4, la demanda de precisión de un FIFA 11 o la sincronización imprescindible de un Tekken 6. Cero problemas.

BlackFire ha salido al mercado en tres versiones: Controller, Compact y Hardcore, de los cuales el tamaño es la única diferencia entre los dos primeros de la gama. La particularidad entre Compact y Controller con el Hardcore reside en los colores del mando (Naranja, rojo o azul) y la colocación del analógico izquierdo: en el Controller y el Compact está colocado en la posición habitual de los Sony de siempre, mientras que en el Hardcore se ha optado por situarlo encima de la cruceta, todo un acierto, dando más maniobrabilidad a los movimientos que ejecutemos en shooters o juegos de conducción. El hardcore lo he podido analizar en Killzone 3, Uncharted 3 y Gran Turismo 5 para comprobar su funcionamiento y he quedado encantado.

Creo que el mundo de los accesorios third-parties ha cambiado para bien en los últimos años. comprar un mando no-oficial era una auténtica lotería antaño: el ahorro de dinero acompañaba a su rotura, que solía ser prematura y sin previo aviso... y eso por no hablar de sus materiales, normalmente, de una calidad lamentable. Hoy la cosa no tiene demasiado que ver: empresas como Ardistel intentan hacer grandes productos como el que hoy nos ocupa. Ahorramos 10€ si optamos por un BlackFire en vez del oficial. No es mucho dinero, pero apostando por un BlackFire apuestas por una ergonomía y una visión de juego distinta. Elije tu arma.