Syndicate (Página 2/2)
Escrito por Enrique Luque de Gregorio, el 26/02/2012.

Análisis de Syndicate - Pag 2

En realidad la historia de Syndicate podría haber dado mucho, muchísimo más de sí. Empezando por nuestro personaje, tan plano y neutral como en los juegos de Zelda, lo cual en un título como éste no tiene sentido. Pero aún así el guión mantiene todos los estereotipos más o menos clásicos que se pueden esperar en una obra cyberpunk, con algún que otro guiño al juego del 93.

El desarrollo, completamente volcado en la acción, es el de cualquier shooter de manual, salvo por algunos poderes especiales. Durante el juego podemos llevar a cabo acciones como provocar un suicidio inducido en los enemigos o sabotear sus chips para que salgan de los escondites durante los tiroteos. Otras características que, con algo más de tiempo, podrían haberse explotado más, pero que aún así dan cierta personalidad futurista-tecnológica al lanzamiento.

Estas habilidades no sólo sirven para facilitarnos la vida contra los enemigos, sino también para piratear torretas, mover mobiliarios de los escenarios para cubrirnos o desproteger a los rivales o interactuar con los entornos. Por ejemplo subiendo o bajando ascensores para abrirnos camino por los niveles. Niveles que, más allá de sus luces de neón, su decoración asiática recargada y llamativa iluminación no esconden demasiados atractivos.

Lo que sí supone un gran aliciente es el multijugador del juego. En este caso formado por un cooperativo que cuenta con sus propias misiones, y en el que sí es necesario desarrollar un mínimo de estrategia entre los usuarios para poder avanzar. Curiosamente, no se ha incluido en Syndicate ningún tipo de juego competitivo. ¿De nuevo las prisas?

En definitiva, estamos ante un juego correcto. Que no alcanza el nivel de los shooters más punteros del momento, pero que sí cumple con los mínimos que se le pueden pedir a un juego de acción actual. El resto de su atractivo lo ponen, como hemos dicho, las luces de neón, su ambientación tan de ciencia ficción y el recuerdo -lejano y poco aprovechado, eso sí- del clásico de dieciséis bits. No está a la altura de Deus Ex: Human Revolution, pero tampoco es MindJack.

NOTA FINAL: 7,5


Video destacado: