Puddle (Página 2/2)
Escrito por Raúl F. Rosso, el 13/02/2012.

Análisis de Puddle - Pag 2

Como les he descrito anteriormente, la cosa va de dirigir por túneles y diversas superficies una cantidad de líquido de forma que lleguemos al final de cada nivel sin que éste se haya mermado a causa de factores externos como el calor o simplemente, haberse quedado atascado en alguna sección del recorrido. No existen desafíos mentales o puzzles enrevesados, de modo que tan solo nos limitamos a girar el escenario con el tacto suficiente para ir superando los obstáculos planteados.

En la progresión de los niveles vamos contemplando un curioso efecto mariposa en el que un acontecimiento tan insignificante como que un vaso de café se derrama al suelo va desembocando en las peripecias del líquido por varios entornos diferentes. Del alcantarillado pasamos a la estructura de un calentador de agua, al jardín o a un laboratorio, amén de algunos inverosímiles lugares en los últimos niveles. El problema viene cuando esa progresión carece de sentido aparente y no es más que una excusa para hacer variar unos niveles que al poco tiempo empiezan a hacerse repetitivos.

Todo esto tiene una explicación. Neko Entertainment, los desarrolladores del juego, realmente crearon Puddle (o más bien una versión primigenia de éste) como un minijuego con el que participar en el certamen de desarrollo de videojuegos para la Game Developers Convenction 2010. De hecho, ganaron el concurso, y gracias a ello obtuvieron el suficiente éxito mediático para acabar publicando en los bazares online de rigor de la mano de Konami. Por eso da la sensación de estar ante una curiosa aunque simple idea que han pretendido estirar tanto que no es capaz de sustentarse durante todo el tiempo que jugamos.

No existen modos de juegos alternativos, y el único elemento que podría haber resultado interesante está totalmente desperdiciado, pues el llamado “modo laboratorio" deja la posibilidad disponer de un potente editor de niveles en una tontería en la que tenemos poquísimo margen de maniobra.

Por todo esto, Puddle no es capaz de funcionar debido a dos motivos fundamentales: El hecho de no suponer un desafío o reto mental más allá de nuestra habilidad con el stick y la incapacidad para sorprender en una sucesión de niveles sin ton ni son que no ofrecen apenas novedades a medida que avanzamos. Una pena.

NOTA FINAL: 6


Video destacado: