Final Fantasy XIII-2 (Página 1/3)
Escrito por Víctor Junquera, el 07/02/2012.

Análisis de Final Fantasy XIII-2

Pensar en una secuela directa de un Final Fantasy de la saga central nos hace ir directamente a ese rincón apartado de nuestra memoria en el que aparece aquello que queremos olvidar pero, curiosamente no podemos, como las YuRiPa de FFX-2. No temáis, porque la continuación de Final Fantasy XIII no tiene nada que ver con aquel esperpento, más allá de querer dar un happy ending a una historia cerrada de forma agridulce (si comparamos la desaparición de Tidus con la desaparición de Lightning), y esa extraña obsesión por los atuendos cambiantes que hacen que las protagonistas lleven vestiditos de idols incluso cuando es para enfrentarse a todo tipo de monstruos.

Final Fantasy XIII-2 llega, no como una expansión cualquiera con ánimo de hacer algo diferente en la saga, sino como una forma de enmendar los errores de Final Fantasy XIII. ¿Lo consigue? Tenemos que adelantar que sí. Pero también hay que decir que es el extremo opuesto. Donde XIII fallaba, XIII-2 supone un gran acierto, pero éste no llega siquiera a igualar los puntos fuertes de XIII.

No os vamos a contar la historia de Final Fantasy XIII, ya que ni siquiera es necesaria para comprender su continuación. Quienes tengan curiosidad tienen todo un resumen en texto en el menú principal, pero lo que necesitamos recordar, nos lo dicen claramente a través de los muchos flashbacks que se van intercalando en la historia. Lo único que hay que saber es que Serah, la protagonista, espera al regreso de su hermana Lightning, y si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña, en una peregrinación en la que ayuda un chico del futuro, Noel, un misterioso chaval con cierto parecido a Sora de Kingdom Hearts, que actúa por sus propias motivaciones, tan originales como salvar el mundo porque una Lightning vestida de valkiria le dice que es posible.

A estas alturas muchos conocen ya los muchos puntos negativos de Final Fantasy XIII, y XIII-2 no se salva de algunos de ellos e incluso añade algunos más. Empezando por la trama, donde XIII aún tenía el beneficio de ser un universo completamente nuevo con infinidad de incógnitas y al menos tenía un desarrollo claro con unos personajes bien asentados y un fuerte personaje principal como era Lightning, aquí el desarrollo es mucho más difuso. En Final Fantasy XIII-2 no hay mayores incógnitas que saber cómo cambiará una u otra época con los saltos temporales y aquí sólo podemos achacar las culpas de los problemas a un único villano que conocemos desde un principio, sin organizaciones elaboradas como Sanctum ni dilemas entre fal'Cie, l'Cie, habitantes del Nido o de Gran Paals,... Falta algo para darle interés, y desde luego, Serah no es Lightning.

Por otro lado, la simplificación de determinados aspectos trae sus ventajas y sus desventajas. Combatir sigue siendo el mismo ejercicio de repetición y machaque del botón X o A, con cambios de formación como única distracción, y esta vez contamos además con que no tendremos que organizar grupos ni adecuar a hasta seis personajes para nuestras estrategias, sino que sólo manejaremos a Serah y Noel (aunque podremos cambiar de líder en cualquier momento), complementando el grupo con una bestia domesticada con un rol único en vez de los seis a elegir. El problema de esta simplificación viene en el Crystarium, el mapa de habilidades que nos hace subir nivel, que esta vez es universal para todas las clases que queramos ir potenciando y, la verdad, no hay que pensar mucho a qué clase asignar puntos, mientras que esos monstruos son potenciados mediante objetos.
Ficha técnica

NOTA: 8
Salida: 03-02-12
Género: RPG
Desarrolladora: Square Enix
Distribuidora: Warner Bros. Interactive
Plataformas: PS3, 360 (versión analizada)
Edad (PEGI): +16
Precio: 69,95€


Video destacado: