Dragon Age II: Legacy
Escrito por Víctor Junquera, el 31/07/2011.

Análisis de Dragon Age II: Legacy

Fans de Dragon Age decepcionados con la secuela, podéis estar tranquilos, guardar las antorchas y volver a recuperar la fe en BioWare, porque han sabido estar a la altura de lo que prometían tras recibir las críticas al tal vez prematuro Dragon Age II. El feedback de los usuarios es importante, pero nadie mejor que las propias desarrolladoras para darnos más de lo que queremos. De no ser así, en vez de estar yo escribiendo esto y vosotros leyéndolo, tendríamos que ser los guionistas y diseñadores de niveles, y repito, nadie mejor que quien ya está en ello para escuchar, aprender y rectificar.

Y no es que el primer DLC -sin contar El Príncipe Exiliado, incluído con la compra del juego- sea una bajada de pantalones para contentar a las masas, en ningún momento da la impresión de serlo, ya que por esas, nos meterían a Morrigan y Flemeth hasta en la sopa, pero una vez más, ni una sola mención a las brujas, pero sí empiezan a relacionar a Hawke con los Guardas Grises, ahondando un poco más en uno de los grandes misterios que nos introdujo la expansión de El Despertar del primer Dragon Age, algo en relación con cierto Arquitecto...

Cabe empezar por decir que Legacy es una misión post-partida a la que acceder desde la mansión de Hawke, contenido al que no podrás acceder si tienes una de esas partidas buggeadas en las que la escena final "se repite" sin límite sin permitirte volver a tomar el control de Hawke. Una pena no haber podido jugarla como Pícaro, pero menos mal que aún teníamos por ahí partidas acabadas como Guerrera y Mago.

Legacy es una nueva historia que Varric cuenta a su interrogadora con su desparpajo habitual y alguna que otra floritura como recurso narrativo, algo bastante importante que decidió pasar por alto, que comienza como la implicación real de los enanos del Cártel en la trama y termina por convertirse en una odisea contra demonios y enjendros tenebrosos bajo tierra donde varias facciones se verán enfrentadas para conseguir sangre de Hawke, y realmente, de cualquier Hawke, lo que proporciona multitud de diálogos adicionales si consigues que Bethany continúe en tu equipo, o Carver en caso de que tu Hawke o LadyHawke sea mago/a. Importante también una escena extra para Varric, en relación a su amada Bianca, por hacer que te acompañe.

Sin desvelar detalles importantes de la trama, vemos que los fines del Campeón de Kirkwall y del Guarda Gris de Ferelden no distan tanto como nos hizo entender un totalmente independiente Dragon Age II (salvo por guiños puntuales), y que el Arishok era una amenaza menor en comparación con lo que veremos en el futuro de la saga.

Además de dar un gran paso en la trama del universo Dragon Age, no sólo se centra en avanzar con Hawke, sino en retroceder a su pasado y a los misterios de su familia, que no son pocos, y entre tres horas de secretos y un par de importantes decisiones, BioWare nos da secuencias de combate de calidad, contra un buen número y variedad de enemigos a la altura que hacen que vuelva la estrategia y no el simple machacabotones, con un puzle complejo a resolver (algo escaso en DA:O, pero totalmente desaparecido de DAII), no necesario para avanzar pero sí para conseguir todas las partes de un poderoso conjunto de armadura, variedad de situaciones y un combate final considerablemente más épico e intrincado que cualquier jefe de Dragon Age II, todo esto en una mazmorra en varias partes bien amplia y sin caer en la repetición en ningún momento, digna de los Caminos de las Profundidades de Origins.

BioWare siempre escucha, y aunque con el cambio a Dragon Age II ganásemos a grandes personajes como Varric, Merrill o el propio Hawke, sabemos que no fue un acierto pleno, pero prácticamente todas esas carencias criticadas han sido suplidas en esta primera expansión, y esperamos que las siguientes sigan la misma tónica, y que tarde o temprano se desvele el único gran misterio que deja DAII en el aire desde su comienzo en la conversación con Flemeth. Por el momento, 9,99€ u 800 puntos son un pequeño precio a pagar por recuperar la fe en una saga de una forma tan placentera mientras vemos, no qué le pasa a Kirkwall, sino cuál es el devenir de Hawke, que es a lo que hemos venido.
Dragon Age II: Legacy
Ficha técnica

Salida: 27-07-11
Precio: 9,99€ / 800 Microsoft Points / BioWare Points
Dragon Age II: Legacy
Dragon Age II: Legacy
Dragon Age II: Legacy
Dragon Age II: Legacy
Dragon Age II: Legacy