Avance Disney Universe

videojuegos
Disney Universe
Escrito por Redacción, el 05/09/2011.

Avance de Disney Universe

Si un día hubiesen preguntando a tu ‘yo’ infantil hace 15 o 20 años sobre cual hubiese sido su sueño húmero en materia de crossovers, no sería ni Marvel contra Capcom, ni Tekken contra Street Fighter, ni Super Smash Bros y ni siquiera ese apropiamiento por parte de Squaresoft del universo de Mickey, Pluto y Cia. Querrías lo mismo, pero junto. Querrías Disney con Disney. Probablemente, el juego que hubieses deseado fuese este Disney Universe.

Sencillo, con alma coopeartiva, torpe en sus peores momentos y con destellos de lucidad ocasional, Disney Universe se alimenta de si mismo para convencer. Sorprende la reacción de ver a nuestro personaje morir en el universo de Piratas del Caribe al tocar el agua, para acto seguido descubrir que debemos transformarnos en zombis para poder caminar bajo el mar. Son leyes incomprensibles, pero cualquier niño contagiado por la cultura Disney valorará como merece.

Es la primera vez que se cruzan los universos de Disney de Pixar de una forma tan directa. Disney, recelosa de sus franquicias y Pixar, orgullosa de si misma, nunca han visto una oportunidad tan inocente de poder llevar a un Wall-E de pega por la madriguera del conejo, y parece increíble que este fenómeno puede pasar inadvertido.

La mecánica de Disney Universe resulta una mezcla calculada entre la simplicidad cooperativa y LittleBigPlanet, el diseño de un plataformas tridimensional de los 90 y la accesibilidad de la saga Lego. Sin su disfraz de franquicia, la personalidad de DU se desvanece, pero adornarse de los universos de Wall-E, El Rey León o TRON es un lujo que no debe desperdiciarse.

Los niveles, estructurados bajo estos universos (confirmados también la Alicia de Tim Burton o el imaginario de Monstruos S.A.) se dividen entre exploración y acción, puzles y plataformas, vamos, el sota-caballo-rey de los juegos infantiles.

En este marco, las diferentes ambientaciones funcionan para alternar los ritmos de juego, el nivel de Piratas del Caribe es mucho más sesudo, mientras que, por ejemplo, el inspirado en El Rey León obliga al jugador a ser más metódico y explorar de forma más minuciosa el escenario. Su sencillez no es tan pasmosa como puede parecerlo, ya que existe el factor de competición entre los cuatro jugadores, aunque alguna que otra plataforma traicionera, estalagmita punzante a destiempo y saturación de enemigos, puede apurarte de forma inesperada.

Los disfraces de cada personaje (varios de cada universo y algunos extra) son el codiciado reclamo para seguir jugando. No funcionan como atributo especial, simplemente son un skin como en LBP. De hecho, DU no huye de su principal función, ser un juego de recolección de objetos por el escenario, como lo fueron los plataformas que añoramos en la infancia como Banjo-Kazooie o Spyrow, como los juegos que soportamos ya de adultos también, como El Capitán América de Sega.

Aún queda demostrar como se comporta para un solo jugador sin el factor social, si los niveles son lo suficientemente jugosos para obligarnos a rejugar los niveles de forma tan insistente para desbloquear los nuevos mundos y si la falta de refinamiento a la hora de dibujar plataformas o combates finales ayuda al factor caos del juego, o entierra al jugador metódico.

Falta descubrir, en definitiva, si Disney Universe puede sobrevivir sin su máscara, si tiene suficiente identidad como para gustar al jugador adulto. Al pequeño, con el nombre y la portada, ya lo habrán conquistado de por vida. Porque El Rey León o Aladdin pueden haber marcado a una generación, pero Wall-E y Monstruos S.A. están enamorando a una nueva.

Ficha técnica

Salida: Octubre
Edad (PEGI): +3
Plataformas: PS3, 360, Wii y PC
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe
Disney Universe