Artículo de juegos: Dragon Age Legends y Facebook

videojuegos
Dragon Age Legends y Facebook
Escrito por Víctor Junquera, el 30/03/2011.
Bien es sabido que quienes consumimos videojuegos, casi más como forma de vida que como afición, tanto en PC como en consolas, somos reacios a ese movimiento masivo que ha arrastrado a millones de personas a ese nuevo concepto de juego social que inunda los perfiles de Facebook de todos tus amigos y amigas con peticiones para adoptar una oveja perdida, para compartir sus cafeterías, para pedir una hortalizas para plantar, o para que les dones materiales que les ayuden en la construcción de sus castillos virtuales.

Eso no es lo que nos gusta, no es esa ambientación de ciencia-ficción plagada de detalles que hace volar nuestra imaginación, no es esa trama digna de las mejores películas de suspense, no es esa jugabilidad perfecta de dos botones ni esa sensación que nos inunda cada vez que escuchamos el clásico tema del 1-1. Pensamos: "Si quiero una granja, juego al Harvest Moon. Si quiero competición con mis amigos, nada mejor que un cara a cara al FIFA. ¿Interacción social? No, gracias, ya tengo el WOW". Porque en el fondo, todo lo vemos como una versión modificada de Animal Crossing.

Pero para todo hay una excepción, y aunque ha tardado años en llegar, Dragon Age Legends pone fin a ese tipo de juegos que parecen no llevar a ninguna parte, e incluso podría marcar el inicio de un nuevo género, algo así como meter la palabra "Social" entre cualquiera de las palabras de MMORPG. Y es que esta creación de EA2D y BioWare no es el primer intento de llevar una franquicia de éxito al ámbito social, pero sí el único que nos da los suficientes motivos como para jugarlo, más allá de los incentivos que pueda dar para determinados videojuegos de consola y PC.

El caso del que hablamos es Assassin´s Creed: Project Legacy, una aventura textual con elementos sociales y administración de recursos con la que podíamos conseguir un par de objetos para Assassin's Creed: La Hermandad. Dragon Age Legends, por el contrario, es un RPG de combates por turnos que cuenta con todas las cualidades de un juego "real" , además de, por supuesto, esos incentivos para Dragon Age II en forma de cinco ítems exclusivos por jugar asociando la cuenta de Electronic Arts.

Además, el bonus es recíproco. Por jugar a Dragon Age Legends disfrutaremos de recompensas en Dragon Age II, pero si tenemos una cuenta de EA bien surtida de títulos registrados, también obtendremos premios para nuestro personaje de Legends en forma de armaduras exclusivas, tales como la de Sir Isaac o la de N7, por tener registrados Dead Space 2 o Mass Effect 2 respectivamente.

Por el momento, cuenta con un gran problema al que los usuarios habituales de juegos de Facebook ya estarán acostumbrados, pero no tanto esos que gastamos los correspondientes 70 euros en una novedad y luego nos sangran tanto los ojos como la cartera al ver que van anunciando DLC de pago, y resulta molesto que para agilizar muchos procesos nos den constantemente la opción de pasar por caja y desembolsar una cantidad de dinero (real) concreta por objetos, o por el abundante dinero (ficticio) necesario para comprar mejoras realmente tentadoras.

En interfaz jugable, es un RPG a todas luces, con una personalización de tu protagonista considerablemente amplia, con intercambio de equipamiento como en los Dragon Age grandes (armas, yelmo, coraza, accesorios,...), subida de niveles con el consecuente reparto de puntos en estadísticas y nuevas habilidades, y combates por turnos dictaminados por la agilidad de cada personaje o enemigo, en el que cuentan tanto el arma a usar (con dos para elegir y cambiar en combate, como en Dragon Age II y Origins) como la posición de los contendientes en el mapa, además de tener que utilizar objetos y ataques especiales para hacer daño adicional, recuperar vitalidad o maná, inutilizar a los enemigos,... No os contaré ninguna novedad sobre lo que es un RPG a estas alturas.

Pero tras esta capa de juego real, hay muchas de juego social, ya que también tendremos la opción de crear nuestro propio castillo, y que nuestros amigos entren a verlo, y de paso, a recoger alguna que otra recompensa. Pero ser un buen administrador del castillo tendrá sus frutos, y es que tendremos que ir ampliándolo y llenándolo de empleados que trabajen en pociones, ungüentos, bombas y demás items que usar en combate, pero claro, no los harán al instante, sino que tendremos que esperar. Porque una de las máximas del juego social es que Roma no se construyó en un día, así que sumar una poción a nuestro inventario podría llevar media hora, o podríamos esperar diez horas por un pack de 5, pero mucho más económico.

También habrá que esperar por avanzar por el mapa, ya que cada unidad tarda un número concreto de horas en poder volver a estar disponible para combatir, pero claro, cuantos más amigos usuarios del juego tengas, más veces podrás entrar en combate sin tener que esperar, ya que aunque el propio juego hace que te acompañe una serie de personajes (incluyendo a Hawke si tienes registrado Dragon Age II), se quedan cortos en tres o cuatro combates, y lo ideal es utilizar a tus amigos para que, además, se lleven un premio tras la victoria, y ellos hagan lo propio para rellenar tus arcas en tu ausencia.

Interacción social, un RPG real, una cierta forma de juego online, recompensas para los jugadores de Dragon Age II, y por supuesto, un negocio para EA. El experimento no está nada mal. Por el momento Dragon Age Legends está en fase de beta abierta, y se echan en falta cosas, como la aparición de Coronas como tesoro, otro tipo de moneda que por el momento, sólo se puede comprar con dinero real, y aunque por un momento den impresión de sacacuartos, están en ello, y próximamente podremos hacer prácticamente de todo, de forma 100% gratuita.

Para acceder a Dragon Age Legends, el primer juego de Facebook que merece la pena seguir, simplemente haz click en este enlace.