1. Mundogamers
  2. Noticias

¿Qué fue de los videojuegos basados en películas?

Telltale, baja la mano
Martes 24 de Mayo de 2022 por Rafa del Río

Este mes Xbox Live Gold regala Brave -Indomable- en Xbox One y Xbox 360. Un divertido juego basado en la película Disney-Píxar de la princesa pelirroja que cada vez que dice eso de 'Yo soy Mérida' me obliga automáticamente a soltar un 'Y yo Cuenca. ¡Teruel existe!' para exasperación de mi hija. Pero no nos vayamos por las ramas... Decía que este mes el Gold viene con Brave, un juego de 360 que se ve muy bien en One, y que ahora que la peque ha cogido destreza con el mando y comprensión en el lenguaje del videojuego, está jugando sola mientras yo aprovecho para escribir un poco, recoger la mesa o limpiar la cocina. 

 

Me mola que mi hija juegue a Brave. Me mola porque tiene un mensaje muy sano de feminismo, familia, libertad y lucha por lo que quieres. Me mola porque es un estupendo plataformas que le ayuda a ganar agilidad con el mando, percepción y todo ese rollo coordinación mano-ojo que para los videojugadores es el pan nuestro de cada día. Y me mola porque, después de ver la película, encarnar a un personaje que le gusta y cuyas motivaciones comprende a la perfección es una gozada para la peque.

 

209130BRAVE Screen10

 

¿Qué fue de los videojuegos basados en películas?

Ver a mi hija jugando a Brave me ha hecho preguntarme qué fue de esos videojuegos basados en películas que acompañaban casi de forma forzosa su lanzamiento y que de golpe y porrazo fueron desapareciendo del mercado. Sí, aún nos queda Telltle y su particular visión del aburrimiento convertido en videojuego cuando ya vas por su tercer juego, los Star Wars Battlefront de EA DICE, algunos LEGO de Tt Games y Warner, y LEGO Dimensions, que sigue fiel a su naturaleza televisiva. 

 

Pero eso no es nada si recordamos los viejos tiempos en los que cualquier lanzamiento televisivo venía de la mano de su lanzamiento en formato videojuego. Desde Bichos hasta Minority Report, desde Toy Story a Wanted, o remontándonos, Ghostbusters, Shortcircuit, Howard the Duck, Gremlins y el inefable E.T. de Atari... Desde que empezaron a salir videojuegos y Activision hizo de las suyas, la carrera con el pie atados de película + videojuego parecía un pack imposible de superar. Nulle peli Disney sine videojuego, ninguna película Disney sin videojuego, y ningún película de James Bond oo7 sin su lanzamiento afín. Y no me hagáis hablar de Marvel...

 

209131maxresdefault

The Goonies en Spectrum. Canela pura

 

Una práctica prostituída

Desde el principio de los tiempos, los juegos basados en películas tuvieron distintos estándares de calidad. Desde el clásico formato de plataformas de salto en 2D de Cortocircuito hasta el triste lanzamiento de E.T., la espectacular aventura conversacional de Los Gremlins -antes del también espectacular Gremlins 2 de NES- el divertidísimo plataformas con puzzles de The Goonies o el polémico Ghostbusters de 1984 que, como comentábais el otro día, comenzó la fiebre sandbox con un Manhattan recreado a cuadritos con la posibilidad de mejorar tu coche. 

 

Algunas sagas consiguieron juegos espectaculares como Las Tortugas Ninja, Robocop y Batman, mientras otras se quedaban en las puertas de la gloria como el Regreso al Futuro de Electric Dreams en 1985 o, por mucho que a mí me gustara, Friday the 13th de Domark en 1986. No obstante, por lo general los resultados no eran malos, y la costumbre creció durante los 90 y principios de milenio hasta convertir la práctica en una corrupción del propio concepto del videojuego con lanzamientos de serie z sin ningún tipo de mimo ni cuidado. 

 

La saga 007, que nos había acostumbrado a títulos de altísima calidad, degeneró con un Quantum of Solace que no acababa de tener claro a qué género apuntaba, pero mostraba, eso sí, a un Daniel Craig muy mazado. Los chicos Marvel sacrificaron a los videojugadores en el altar de las ventas aseguradas con títulos como Iron Man, The Icredible Hulk, Captain America y Iron Man 2. Y finalmente Disney, que había seguido trayendo cosas jugables con Brave, Toy Story 3 y Piratas del Caribe, apostaba todo a Disney Infinity y pasaba a la más rentable etapa de los juegos para móviles.

 

209132new ghostbusters 2

Una auténtica joya en NES

 

Una nueva forma de inspiración

Sí, en la actualidad sigue habiendo juegos de películas, pero lejos de ser títulos basados en el lanzamiento del film, son juegos 'inspirados' en una determinada saga o franquicia. Lo que en su momento hicieron Dave Perry y Shiny con el -para mí- espectacular Matrix: The Path of Neo, demostró un camino que pasaba por coger al héroe, al protagonista, su universo, y generar títulos basados en los mismos. Batman Arkham, el maravilloso Ghostbusters: The Videogame de Terminal Reality en 2009, Marvel Avengers o nuestro amigo y vecino Spiderman son algunos de los ejemplos de esta nueva forma de hacer las cosas a las que habría que añadir alguno de los títulos de Star wars en desarrollo si no fuera por la fea costumbre de EA de cargarse a sus estudios cuando la moda en el videojuego cambia. 

 

Me parece genial esta nueva forma de inspirarse en películas y no tengo nada en contra de ella, pero viendo Brave y recordando auténticas joyas del pasado del videojuego 'peliculero' como Aladdin -de SuperNES y Mega Drive, ambos-, el Hércules de la primera Playstation, El Rey León de Mega Drive o el brillante New Ghostbusters 2 de NES no puedo menos que echar de menos esos lanzamientos que a veces, en ocasiones, lograban alcanzar la calidad de la película e incluso mejorarla. Ojalá algún día vuelva la moda, pero eso sí, con ganas de hacer las cosas bien. 

 

¡Nos leemos!


<< Anterior Siguiente >>