1. Mundogamers
  2. Noticias

Las primeras horas de mi vida junto a un Yakuza

Una saga que merece la pena
Lunes 08 de Julio de 2019 por Álex Pareja

Hay muchas razones por las que haber pasado por alto una saga como Yakuza. Su tono, su estilo, su idioma (ninguna entrega está traducida al castellano), su multitud de entregas, las horas que dedicar... pero con la llegada de Judgment me decidí. Antes de dar el salto a este nuevo juego que iniciará una saga, debo intentar zanjar una tarea pendiente desde hace demasiados años. Y sí, las primeras horas de mi vida junto a Yakuza han merecido la pena

 

No es una saga fácil de digerir y el jugador debe poner de su parte. Son obras densas, con una importancia mayúscula en la historia y los personajes (sí, imprescindible saber inglés a un buen nivel), con multitud de tareas que cumplir y con la sensación de que cada juego requiere un tiempo muy amplio de nuestra vida. Yo he iniciado el viaje con Yakuza Kiwami, quizás el movimiento más lógico al tratarse del remake de la primera entrega de la franquicia. Os recomiendo que lo hagáis igual que yo si estáis pensando iniciaros o, como mucho, optad por Yakuza 0. De igual manera, si tenéis alguna duda sobre cómo va el orden de juegos o qué es lo mejor, el bueno de Rafa ya hizo los deberes por aquí con este asunto

 

 

No es un mundo abierto tradicional, sino que está muy enfocado al combate y a la progresión de nuestro personaje. Reconozco que las primeras horas junto a Yakuza Kiwami no fueron fáciles, no llegando a pillar el punto al combate y sufriendo en exceso con los primeros jefes. Os recomiendo que pongáis el modo fácil al comenzar hasta que os adaptéis al sistema de lucha y hasta que desbloqueéis varias mejoras, ahí es cuando poco a poco iréis pillando el punto de este apartado y os empezará a gustar. Hice un esfuerzo después de que me desesperara un poco y me alegro mucho, aunque es otra muestra más que indica lo dicho anteriormente: si no estáis dispuestos a poner de vuestra parte, el juego no os convencerá

 

Sus cinemáticas son estupendas, al igual que el tratamiento de los entornos japoneses y el pequeño mundo abierto del que dispone. Solo se requieren unas pocas horas para que haya quedado enamorado del escenario de Yakuza Kiwami y para que más o menos sepa orientarme a la perfección, conociendo mis bares y restaurantes favoritos. Y este es otro de los elementos que me han convencido: que la bebida y la comida sean útiles a la hora de combatir o completar nuestras tareas, probando platos típicos japoneses y dándose a la bebida con marcas y copas reales. El cuidado hasta el más mínimo detalle llega a asustar. 

 

Yakuza Kiwami

 

Completamente metido en la historia, con fuerza de voluntad para intentar que las primeras horas no me echasen para atrás, he quedado prendado de Yakuza Kiwami. No me arrepiento en absoluto de haber tomado la decisión de acercarme a una de las franquicias que tenía más perdidas de toda mi vida como jugador, y os recomiendo que hagáis lo mismo si os llama la atención. Es un mundo abierto muy peculiar, que conforma una obra repleta de personalidad y de elementos únicos, una combinación perfecta para que se haya convertido en uno de mis videojuegos fresquitos para este verano. Espero que también lo sea para alguno de vosotros.


<< Anterior Siguiente >>