1. Mundogamers
  2. Noticias

La plaga de World of Warcraft cumple 11 años

La Sangre Corrupta que diezmó los servidores
Miercoles 14 de Septiembre de 2016 por Bruno Louviers

El 12 de septiembre de 2005, hace 11 años y dos día, World of Warcraft era un lugar tranquilo. El MMORPG era todavía un bebé en comparación con el mastodonte en el que se ha convertido hoy y, aunque ya tenía una burrada de jugadores, no tenía todavía una expansión siquiera, sus gráficos eran patateros y su funcionamiento era bien distinto al de hoy. Y en lugar de eventos creados por Blizzard para animar a sus jugadores y probar cosas distintas, había bugs como el que se dio a conocer el día 13 de septiembre de 2005.

 

Ese día, los jugadores del WoW estaban encantados de la vida poqrue había una nueva zona, Zul'Gurub, y una nuevo jefe de raid llamado Hakkar. Nuestro amigo Hakkar tenía una habilidad llamada Sangre Corrupta que drenaba puntos de vida y que se contagiaba entre jugadores rápidamente. Este hechizo debía durar solo unos instantes, pero, por un bug en la programación del juego, el efecto de ese ataque se alargaba infinitamente. Así, los jugadores no paraban de perder vida y de contagiar a los incautos con los que entraban en contacto.

 

Este es Jakkar

 

Esto se conoce a día de hoy como el Incidente de la Sangre Corrupta, una epidemia accidental que diezmó los servidores de World of Warcraft en 2005 y que Blizzard tardó una semana completa en solucionar. La imagen de cabecera que veis no es una broma: los cadáveres se amontonaban en el juego a cientos y el espectáculo era digno de una película de terror, porque escapar a los efectos de la enfermedad era imposible, a menos que jugaras en un servidor pirata, donde la raid y Hakkar no habían llegado.

 

En total, se sabe que tres servidores del juego fueron afectados por la epidemia. Los foros estaban histéricos perdidos porque la gente moría sin poder remediarlo y porque el juego no iba bien y Blizzard acabó por cerrarlo para acabar con el problema. Eso sí, las respuestas de los jugadores fueron interesantísimas: los personajes curativos eran fundamentales y algunos se crearon nuevos personajes para indicar a la gente qué zonas no habían sido infectadas. Por supuesto, otra gente se dedicó a intentar esparcir la enfermedad todo lo posible. 

 

 

Hasta que Blizzard solucionó esto, la gente abadonó las ciudades y se fue al campo, a intentar susbistir hasta que pasara la peste. Algunos encontraron una solución: invocar una mascota y pasarle la enfermedad a ella. Al final, todo se resolvió mediante parches y los dos millones de jugadores del WoW por aquel entonces pudieron volver a una vida normal. El asunto, sin embargo, es considerados por muchos el primer evento mundial del juego. 

 

En 2008, la compañía intentó homenajear este asunto con una plaga nueva que duraría una semana y que no haría mucha gracia a nadie. Fue una invasión de zombies previa al lanzamiento de la segunda expansión, Wrath of the Lich King, aunque la probabilidad de infectarse era mucho menor que con la Sangre Corrupta. 

 

¿Lo más interesante de todo esto? Que fue la primera epidemia digital jamás vista en un videojuego y que epidemólogos de todo el mundo pudieron datos y estadísticas y mucha información a Blizzard para investigar el asunto y poder establecer estudios y patrones nuevos para solucionar posibles epidemias en el mundo real. 


<< Anterior Siguiente >>