1. Mundogamers
  2. Noticias

La maternidad en el videojuego

Ser madre nunca fue fácil
Viernes 22 de Diciembre de 2017 por Kysucuac

Yo nunca tendré hijos. No, no es una decisión tomada a la ligera. No, no es algo que vaya a cambiar con los años. No hay ningún tipo de reloj biológico que vaya a activarse en algún momento. Nunca tendré hijos, es mi decisión y la mantendré siempre. A no ser que consideremos que mis gatos cuentan como hijos. En tal caso ya tengo dos hijos, y subiendo. Aunque la maternidad sea algo que se me escapa biológicamente, sí es un concepto que conozco de cerca y que ahora quiero incluir en el conjunto de temas que he estado sacando este mes (ya sabéis, la trilogía de la vida sobre el Amor, la Muerte y el Sexo). ¿Qué ocurre con la maternidad en el videojuego?

 

Si nos fijamos, la paternidad como concepto, y la figura del padre en general, es muy común en el videojuego. The Last of Us, BioShock Infinity, The Walking Dead… Incluso God of War. Nos encontramos con una gran cantidad de títulos que utilizan la figura del padre como un recurso narrativo más. Cuando pensamos en figuras maternas, no son tantos los ejemplos que se nos vienen a la cabeza, y hasta se llega a reforzar la idea de que la mujer tiene que elegir entre la maternidad o la aventura.

 

Si mantenemos la idea de que de los videojuegos podemos aprender muchas cosas relacionadas con nuestra vida, de la maternidad sólo he aprendido que las madres mueren después de dar a luz al héroe. O quizás eres ese recuerdo que queda en los protagonistas de alguna historia, esa adorable madre que murió, enferma, desvalida, y a la cual recuerdan porque, en fin, qué leñes, tú les diste la vida, que ya es bastante.

 

205090cayne 3621361

¿Tan difícil es hablar de una madre?

El tema de la maternidad, en su idea más pura, es tratado en pocos juegos. Y he querido sacarlo ahora porque entre mis juegos del año encontramos CAYNE, un spin off de STASIS cuya protagonista está embarazada. Ser madre es lo que Hadley quiere evitar a toda costa, y la idea del aborto la acaba llevando a unas instalaciones de lo más espeluznantes. La figura de la madre, en este caso, es un añadido: Hadley lucha por su vida y, de paso, por su bebé, del que estaba intentando deshacerse. Pero, ¿es una clave narrativa?

 

Nos encontramos aquí con un tema parecido al del Amor. Parece como si la maternidad fuera una pieza imposible de encajar en el puzle de la narrativa. Lo mejor es despachar a la figura de la madre nada más empezar el juego. ¿Acaso alguien ha visto alguna vez a la madre de Sora en Kingdom Hearts? Esta pobre madre, llamando a su hijo para cenar, no le importa un comino a nadie. Cuando las Islas del Destino son destruidas y Sora debe restaurar el equilibrio de todo, lo único que le preocupa es saber dónde están sus amigos, a tomar por culo la madre, porque, total, pa qué.

 

La otra opción, nada recomendable tampoco, es crear la figura de la madre monstruosa. Esa criatura que hay que destruir porque está gestando a sus vástagos endemoniados que van a acabar con el mundo. Sí, como la reina Alien, pero en videojuegos. Dante’s Inferno, Bloodborne… ¡y Catherine! ¿O no os acordáis del bebé monstruoso que aparece en la pesadilla de Vincent? Claro, porque el hombre es el único que puede tener miedo a los bebés, una madre está para eso. Y luego a los cinco minutos se muere, para no restarle demasiado protagonismo al héroe. A veces parece que la maternidad está corrupta, no es algo positivo, ni algo que pueda reflejarse de forma bonita y precisa en los videojuegos.

 

205091ana screenshot 004 

¿Puede una madre ser la protagonista?

Aunque estamos dando grandes pasos hacia la igualdad en el videojuego (mientras algunos títulos se empeñan en caminar marcha atrás, pero eso ya lo entenderéis con otro artículo que tengo pendiente), parece que el padre puede salvar el mundo, la madre no. La madre debe ser un simple recurso trágico, como mucho una forma de motivar al protagonista.

 

Pocas veces veréis a una madre salvando el mundo, porque la relación que importa es la del padre con el hijo/a, y no la de la madre. Una madre no puede vivir aventuras, cumplir misiones o proteger a sus hijos del peligro. Incluso entre los pocos ejemplos que encontramos hay matices, como es el caso de Bayonetta protegiendo a Cereza. Hemos dado un paso hacia la mujer como protagonista del videojuego. Ahora queda dar uno, o dos pasos más, para poder ver a la madre como protagonista. ¿Será posible?  


<< Anterior Siguiente >>