1. Mundogamers
  2. Noticias

¿He escogido bien el nivel de dificultad?

Modos que estropean la experiencia de juego
Viernes 19 de Diciembre de 2014 por Adrián Suárez Mouriño

La existencia de los modos de dificultad es algo que me sigue fastidiando. Tener que decidir de qué manera sumergirse en el juego, y cómo de amable será este contigo, es una extraña manera de retorcer el título hasta adaptarlo a tus necesidades; y luego lo de siempre: ¿qué significa fácil, difícil o muy difícil? Y una vez que escoges tu modo de juego: ¿me estoy perdiendo algo si juego así?

 

Aborrecí Dragon Age II, me pareció fácil y con unos combates sin gracia; pues bien, más tarde descubrí, gracias al aviso de un amigo, que si lo juegas en modo difícil y con mago, que entonces sí, que el título cambia, se vuelve interesante y disfrutarlo es todo un placer. Pues me toca las narices verme en la tesitura de acertar o fallar a través del primer menú, y arriesgarme a no disfrutar del juego original tal como los desarrolladores lo concibieron.

 

 

Far Cry 4 es un videojuego fácil y complaciente en su modo normal, ¿y a qué te lleva eso? A sentir que el mundo es tuyo, que eres superior y a saltarte normas naturales y reglas, puesto que no van contigo. ¿Ir a cara descubierta contra una horda de soldados? Tú puedes hacerlo. Al final te conviertes en una especie de niño con síndrome de emperador, el mundo es tuyo y nadie te va a decir que no. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando las cosas se complican? Pues que exploras, exprimes y buscas los resquicios por los que puedes colarte a través de las normas que ahora sí respetas porque no te queda otra, y disfrutas más del juego, porque tienes que colaborar con él, no pasarle por encima, para llegar al final.

 

Dragon Age Inquisition llega aquejado de lo mismo. El último de Bioware es un videojuego fácil incluso en su modo difícil; claro que él apaña con aquello de introducir ciertos enemigos que están por encima de tu nivel y que se te plantan delante si te descuidas. En Dragon Age Inquisition, con los enemigos normales no exprimes ni la mitad de las cosas que tiene el juego, pasas por encima de él porque con eso ya llega para avanzar. Sin embargo, cuando te metes por donde no debes y la dificultad se dispara a causa de los rivales duros que te encuentras, el videojuego gana enteros. Entonces sí hay que emplear todas las posibilidades de su control, huir para replegarse, cambiar entre personajes, etc, etc.

 

La elección de un modo u otro de dificultad no tendría que afectar a la manera de enfrentarse a un videojuego. Los diseñadores deberían habilitar atajos en el interior del juego para los que quieren avanzar cómodamente y sin romperse la cabeza, y no premiar a estos que los que los emplean; por ejemplo, no dándoles un logro tras superar ese escollo así, dejando estos para los que juegan en difícil o como los diseñadores concibieron el título.

 

Porque ¿cuándo es mejor Far Cry 4, por ejemplo? Pues cuando te empeñas en jugar de manera sigilosa, atacando campamentos sin querer ser descubierto; es decir provocando que el título se dificulte, lo que es es un acierto porque el juego lo permite y premia en consecuencia, algo que habría que implementar en más tramos del juego y en otros en general; eso sí, retirando lo de elegir nivel de dificultad.


<< Anterior Siguiente >>