1. Mundogamers
  2. Noticias

Destiny, el niño bonito de Sony

Activision y Bungie pueden estar contentos
Viernes 17 de Octubre de 2014 por Rafa del Río

¿Quién quiere desarrollos First-Party si puedes convencer a todo el público de que el juego es tuyo y de nadie más? En esta batalla de exclusivas, que ha derivado a presumir de contenidos propios temporales, la jugada de Destiny le ha salido redonda a Sony, puesto que el ciudadano medio ha llegado a pensar que el juego es de ella, más si llega a la tienda y se encuentra con el pack de consola y juego, sumado a los anuncios de la tele. Destiny es de PS4; y luego hay otras versiones.

 

Está genial que una compañía apadrine un videojuego, lo haga suyo y quiera desmarcarse con él de la competencia. La propia Sony declaró que están tratando a Destiny como si fuera un título First Party, importante de cara a las navidades y también en términos de inversión de campaña. ¿Qué se ha conseguido con esto? Romper la barrera del sector y saltar también a la palestra pública. Destiny ha aparecido en los telediarios como un producto valioso a tener en cuenta, caro e interesante; hasta Forges le ha dedicado una tira, llevando a reflexionar acerca de la cultura, el videojuego y las inversiones que se realizan en él. Y lo que opinan los abueletes de nuestro ocio, todo sea dicho.

 

 

Con todo, con el trailer de acción real que se ha hecho, Destiny ha conseguido vestirse de gran producción, de aquellas películas que copaban colecciones de cromos, muñecos, figuritas regaladas en los menús infantiles; es decir: en iconos de un instante, en representantes de un tiempo concreto; y eso está muy bien.

 

Con Destiny se ha movido mucho dinero, quizás no tanto como del que se habla, pero se ha movido. La propia Bungie ha hablado de que, para ellos, este título tiene que trascender del videojuego y tener impacto en la cultura pop. Sí, lo sé, son las mismas palabras exageradas de siempre, similares a las de Romero de revolucionar el género de los shooters y otras tantas excentricidades a las que ya estamos tristemente acostumbrados.

 

Pero lo cierto es que con la campaña que ha habido tras Destiny, con ese sabor a gran producción, a llegarnos con mimo (algo que también comprendemos al poder pasar gratis de la versión PS3 a PS4 y Xbox 360 a Xbone One), pues puede que hasta logren algo cercano a lo que pretenden. Dudo mucho que tengan un impacto severo en la cultura, o que sea recordado como lo fue una película como Jurassic Park, pero los engranajes del marketing se están moviento para él, en gran parte a que Sony le ha tendido la mano y soltado la pasta.

 

Me gusta pensar que, gracias a lo mismo, títulos como el nuevo Tomb Raider, adjudicado esta vez a Microsoft, conseguirá causar un impacto similar, con una campaña cuidada y potente, que también consiga romper los muros de nuestro sector y aparecer en otros, porque nos gusta ver en el telediario cómo hablan de Destiny con (relativa) seriedad. Si es para esto, bienvenido sea el apadrinamiento de títulos, las exclusivas temporales y las palabras grandilocuentes.


<< Anterior Siguiente >>