Yakuza 6, cuando un videojuego crece contigo

La mejor forma de jugar Yakuza 6

Yakuza 6, cuando un videojuego crece contigo

Yakuza 6: The Song of Life llega finalmente al mercado europeo, y yo, como seguidor de la serie y espectador de las aventuras de Kiryu desde aquel primer Yakuza de 2006, siento que una etapa importante de mi vida como videojugador se escapa entre mis manos. Habrá nuevos Yakuzas, por supuesto, nuevos juegos de la compañía, spin-offs y puede que, con el tiempo, hasta terminemos por ver llegar ese giro de tuerca a la época de la restauración Meiji con Yakuza Ishin. Ahí vienen también los Kiwami, esos remakes gloriosos que devuelven la vida a unos primeros capítulos que ahora se ven mejor. Pero eso no quita para que el protagonista de la saga, la figura de Kiryu, prometa una despedida que sin duda va a dejar un hueco en mi pequeño y negro corazón de videojugador.  

 

Es difícil, muy difícil, explicar lo que la saga Yakuza significa para mí, especialmente si tú, lector que lees estas líneas, no tienes un juego afín en tu memoria. Yakuza no es importante para mí porque me descubriera el mundo del videojuego, porque fuera el primer título que jugué en una consola determinada ni porque me demsotrar un nuevo género en el que basar mi vida. Lejos de eso, la importancia de Yakuza, de Kiryu, responde directamente a una mala etapa de mi vida, un puñado de decisiones mal hechas y un camino de redención que, como el de Kiryu, terminó por llevarme al lugar de descanso en el que quería vivir. 

 

209320original

 

El código de honor del Dragón de Dojima

Yakuza es una saga a coger con pinzas en muchos aspectos. Presenta una sociedad desestructurada, plagada de los peores elementos propios de toda cultura, de odios, de fobias y de gente capaz de lo que sea por medrar. Entroncado esto en la rígida cultura nipona del trabajo y el intento de Kamurocho de ser una vía de escape, el resultado final es un laberinto de vicios sin cumplir, de ambición sin medida y de dolor. En contraposición tenemos a Kiryu, un anti-héroe anacrónico, resto de una yakuza que ya no es la que era hace décadas, huérfano, despojado de sus seres queridos y necesitado de aceptación. 

 

La magia de Kiryu como personaje es que, envuelto en un mundo que parece sacarle años de ventajas, su postura ante la vida es la de no juzgar, la de ayudar, la de involucrarse siempre en el bando de la persona más débil, de la víctima, del necesitado, sin necesidad de hacerse preguntas que justifiquen sus actos ni de montarse en la moto de los bandos buenos y malos, positivos y negativos. Kiryu no pregunta, no lo necesita, allá donde haya una injusticia mete las narices, porque las cosas al final no son blancas y negras, pero todos los tonos de grises justifican que nadie debe ser agredido ante sus ojos. 

 

209321yakuza 6

 

La evolución de un personaje

Esto puede sonar ñoño, lo es, pero en un momento de mi vida en el que me encontraba radicalmente perdido a muchos niveles, Kiryu supo ayudarme a enfocar la vida con esa compleja sencillez. La sencillez de no tratar de mantener el ritmo de un mundo que no se preocupa por qué es lo que realmente deseo, la sencillez del actuar bien, sin más historias, cuando así debes hacerlo. De la mano del Dragón de Dojima supe superar momentos complicados, y de mi mano, Kazuma Kiryu ha ido evolucionando como persona y personaje en estos últimos años, huyendo de las indicaciones de una yakuza que no deja de ser una organización criminal y confiando en sus amigos, en su familia y en la gente que lo quiere y depende de él.

 

Pasado mi pasado, de vuelta a mi camino, cada nueva entrega de Yakuza ha sido el reencuentro con un viejo amigo y la vieja pandilla. Con ese Goro Majima que terminó por convertirse en uno de los mejores personajes y compañeros de Kiryu, un Saejima Taiga que cobró sentido en su peregrinaje en la montaña, un Daigo Dojima que terminó convirtiéndose en lo mejor que pudo pasarle al clan Tojo y, por supuesto, Haruka, el sentido de la vida de Kiryu y de su retirada, por primera vez y para siempre, a una vida más sencilla y feliz en Okinawa. 

 

Hoy quería hablar de que Yakuza 6 es el mejor Yakuza de la saga por varios motivos, pero al final me han podido los recuerdos y los sentimientos y he necesitado escribir esto antes de, mañana y con el análisis ya publicado en la web, volver a convertirme en este profesional del videojuego que os habla de cosas que van más allá de su pasado y sus mierdas personales. Por hoy, sin embargo, me he visto obligado a reconocer a SEGA este punto: el de haber creado un personaje que ha sabido ayudarme y evolucionar de mi mano, que ha logrado con sus logros animar los míos y que me ha demostrado que, al final, lo único que importa es estar bien contigo mismo, ser fiel a lo que quieres y no dejarte arrastrar por los objetivos marcados por alguien ajeno a tus necesidades. Gracias, Kiryu, por crecer conmigo. Siempre habrá un lugar en mi corazón para tus aventuras, para brindar en el Bantham y cantar el Bakamitai. 

 

¡Nos leemos!

15 de Marzo de 2018 a las 09:30 por Rafa del Río
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Max Payne 3 Max Payne 3
La tercera entrega de Max Payne llega marcando un carácter muy diferente, mucho más luminoso pero con una historia igual de oscura. Nos volvemos a e...
Sleeping Dogs Definitive Edition Sleeping Dogs Definitive Edition
Uno de los mejores sandbox de Xbox 360, PlayStation 3 y PC vuelve en una edición remasterizada para la nueva generación y con extras....
Sleeping Dogs Sleeping Dogs
Wei Shen se embarca en una historia de venganza contra toda la mafia china en el juego que anteriormente se conocía como True Crime: Hong Ko...
Ficha
PS4

Género: Acción

Lanzamiento: 20/03/2018

Desarrollador: Sega

Distribuidor: Sega

Pegi: +16

Comunidad: Foro

Noticias relacionadas
Ir a ficha completa