Voez o cómo fallar al ponerle corazón a un juego de ritmo

Cuando el diseño artístico es insuficiente

Voez o cómo fallar al ponerle corazón a un juego de ritmo

Cuando llegó a mis manos Voez estaba convencida de que había encontrado mi nueva adicción. Soy una absoluta fan de los juegos que me permiten partidas casual y Nintendo siempre me ha dado más de una satisfacción con este tipo de formato. Así que armada con mi Nintendo Switch en la mano, descargué directamente Voez desde la eshop y me preparé para sumergirme en horas de autodestrucción y ojos secos y arenosos.

 

Pero eso no ocurrió. Dejadme que os explique por qué.

 

Voez es el primer juego de ritmo musical que se lanza en Nintendo Switch.​ Se trata de seguir el tempo de la música empleando la función de la tableta portátil y dejando de lado por completo los Joycons. El juego cuenta con más de 110 temas de todos los géneros musicales​ creados por grandes artistas de Japón y Taiwan.

 

Lo primero que pensé al ver el diseño del tráiler y de los títulos del Voez era que por fin me encontraba con un juego que trabajase las ilustraciones.​ Estaba deseando saber más de las chicas que aparecen en el diseño, con unos escenarios tan trabajados que recuerdan al Root: Letter (la aventura gráfica para PS4) con un toque a lo Haibane Renmei (el anime). Esta primera promesa de encontrarnos frente a un juego con una historia trabajada detrás, aunque se trate de un slice of life, no se cumple. Y mis expectativas cayeron en picado.

 

Está claro que un juego de ritmo no tiene por qué tener historia. Lo comprendo. Pero entonces… sinceramente ¿a qué viene el tráiler? ¿Por qué me muestran, empleando exactamente la misma metodología que emplean en los animes, a una serie de personajes en su vida cotidiana? ¿Qué tiene que ver con el juego? Nada. Un extra histórico y nada más.

 

Voez

 

La jugabilidad no se diferencia demasiado a la saga de Hatsune Miku. Tras pasar un primer nivel tutorial extremadamente fácil, se nos desplega un catálogo de 110 canciones​ a las que tendremos acceso. Esta inmensa cantidad de opciones me despistó por completo. ¿Dónde está la dificultad gradual de este tipo de juegos? Recuerdo la satisfacción que me daba ir desbloqueando los caminos en Osu! Tatakae! Ouendan! o incluso en Piano Tiles de Android e Iphone. Los primeros niveles eran algo más aburridos por su simpleza, pero el camino dirigido, gradual, me aportaba un desafío.

 

Y sobre todo, la satisfacción de ir avanzando.

 

En Voez sin embargo no obtengo ninguna recompensa por encadenar 70 notas seguidas​ sin cometer ni un solo error. No hay ningún elemento gráfico que me diga con un simple golpe de vista: ok, has completado esta canción. No hay nada que me impulse a seguir jugando ​más que el hecho de no aburrirme mientras estoy en la parada del autobús o esperando a que Noctis atraviese la mitad del desierto para montarse en un chocobo.

 

- Pero vamos, no seas tan dura, Ren - me dije.

 

Cuatro o cinco partidas más. Las canciones son de géneros muy variados, pero como el propio videojuego no me impone retos, ni misiones, ni quest ni un camino a seguir, escojo la primera que veo. El diseño del título de la canción es muy atractivo y trabajado y trata de seguir la temática del género musical, pero no es suficiente. Como no conozco a los artistas, me da igual jugar una que otra. Y terminar las canciones no reporta ninguna gratificación de ningún tipo.

 

Voez

 

Tras navegar un poco más, descubro que realmente Voez cuenta con una historia dividida en cuatro niveles que se irá desbloqueando conforme termine pequeños retos. Pero no es suficiente para mí. No lo es porque tratándose de un juego de ritmo, carece de la dificultad que tiene Rythm Heaven o de la personalidad con la que me enganché al Elite Beat Angels.

 

Voez es dulce, tranquilo, como una tarde de verano en la que realmente no tienes nada mejor que hacer que sorber limonada de una pajita y dejar las horas pasar.

 

No tiene una historia detrás que lo convierta en un gran juego, ni una jugabilidad que destaque por ser novedosa y potente. No cuenta con los bonus ni la UI necesaria para emocionarte cuando llevas una buena racha, coges una nota complicada o simplemente descubres que llevas el jazz en las venas. 

 

Voez

 

Voez no es más que un juego de móvil bien adaptado para Switch con un diseño de pantalla preciosista y muy trabajado ​que honra enormemente a sus desarrolladores, Rayark Inc, pero que a mí, personalmente, no me convence.

 

Le falta algo más. Le falta la emoción de estos juegos de ritmo​, la tensión por tener que repetir un tema de forma incansable para que pueda avanzar a la siguiente fase. Le faltan personajes identificativos con los que podamos reírnos o admirar como ocurre con los afro del Elite Beat Angels. Le falta un no se quoi, que según mi modesta opinión como fan de este género, hará que caiga en el olvido.

24 de Marzo de 2017 a las 10:30 por Rebeca Escribano
3
Comentarios
Comentar
    • Gran artículo. Llegué a dudar si pillarlo, porque en su día, los Ouendan me viciaron muchímo. Grandes juegos de tronos. Salvar al mundo de un meteorito con estudiantes "cheerleaders" de instituto japo mientras realizas tareas menos glamourosas discutiendo con el Señor Roca no tiene precio!

      Tarsaludos!
    • Bienvenida Rebeca, te iré leyendo por aquí. Por cierto, ya que te gustan los juegos de ritmo, ¿me permites una recomendación? No es ningún juego que invente nada nuevo, pero sí tiene una dificultad desafiante, tiene las señales que te van indicando si vas bien o mal, incluso distorsionando la música si fallas una nota (que no es lo mismo que si la pierdes, ojo con eso). Tiene historia centrada en su personaje (Chopin resucitado) aunque es un tanto absurda (pero puede soltarte alguna carcajada). La saga se titula Frederic y tiene dos juegos y una remasterización del primero (incluyendo modo multijugador online) y está para PC y tablets. Los juegos son Frederick: Resurrection of Music y Frederic: Evil Strikes Back. En esos juegos jugamos como Chopin resucitado y nos enfrentamos en duelos musicales a músicos modernos como Eminem, Freddy Mercury, Kiss, Lady Gaga y King África. En el primer juego la música son versiones de temas de Chopín pero con otro estilo musical (la fase de Japón es mi favorita), aunque en el segundo juego es solo música inspirada. ¡Te lo recomiendo mucho, dale una oportunidad, en ofertas de Steam sale tirado de precio! :D De hecho tienes dos días para pillarte el Resurrection of Music remasterizado por 59 céntimos ahora mismo. :P
      • 25-03-2017 13:06
    • Bienvenida Señorita Pérez, veo que ya entendió muy bien el protocolo de MundoGamers! Jaja

      Muy buen análisis, se ve que la estructura del juego es lo que falla sobretodo. Yo jugué a OSU! y puedo entender el encanto que puede tener ir avanzando poco a poco desbloqueando nuevos modos de juego, ritmos, etc. Aunque nunca les agarré el gusto, creo que tienen su gracia. (En el modo online me destrozan vivo)

      Bueno en fin. Espero leér más cosas como ésta de usted y poder tener familiaridad como con los otros redactores (o no) pero bueno, un saludo =)
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....