The Red Strings Club es un videojuego terriblemente bien escrito

Culto y profundo sin caer en la soberbia

The Red Strings Club es un videojuego terriblemente bien escrito

The Red Strings Club está siendo una de las sorpresas más gratas a las que me he enfrentado en los últimos meses. Seguramente ya habréis visto que el equipo español de Deconstructeam ha conseguido poner de acuerdo a la prensa nacional e internacional para alabar a su título, después de que Gods Will Be Watching levantara opiniones más variopintas. En breve tendréis un análisis en esta casa donde también valoraremos esta nueva obra, pero no quería dejar pasar la oportunidad de contaros algo que este videojuego hace terriblemente bien. 

 

Se trata de lo bien escrito que está, un arte al alcance de muy pocos. The Red Strings Club es un juego en el que debemos tomar decisiones en base a las suposiciones que nosotros vayamos obteniendo a través de la información que los personajes nos vayan proporcionando. Lo bueno es que muchas de estas valoraciones, suposiciones y decisiones se basan en cuestiones morales muy bien llevadas. El título pone sobre la mesa varias cuestiones que se sienten lejanas y a la vez cercanas en el tiempo; es una obra situada en el futuro pero cuyos dilemas morales son plenamente comprensibles en nuestros propios días. 

 

 

Se suceden las conversaciones con un aire muy culto, filosófico en ocasiones. Y es muy difícil que este tipo de diálogos se solventen bien en un espacio como un videojuego, ya que debes ser lógico y coherente con los personajes y el mundo. Es decir, no es del todo creíble que un barman se ponga a hablar sobre dilemas morales en cuanto al márketing agresivo con una clienta que acaba de salir del trabajo, utilizando palabras y construcciones del más alto nivel lingüista en ocasiones, pero The Red Strings Club sabe cómo conseguir que desde el primer momento esta atmósfera sea totalmente verídica. Es un título que consigue ofrecer un nivel de lenguaje alto, con temas muy profundos, sin caer en la soberbia.

 

El bar y el propio barman son especiales, ya que no se preparan bebidas al uso y los clientes ni siquiera pueden pedir la que quieran, sino que son analizados por este "broker de la información" y realiza un cóctel (o lo realizamos nosotros, mejor dicho) que desata unas emociones u otras en los clientes. Después de eso, comienza el diálogo, las preguntas, las respuestas y las cuestiones superiores. Es un lugar inherentemente emocional, culto e incluso filósofico, por lo que es lógico que sus clientes y su encargado se dejen llevar por estos temas y utilicen un lenguaje en ocasiones refinado

 

También hay lugar para más tipos de personajes y todos están increíblemente bien definidos en sus formas, palabras y acciones. The Red Strings Club me está pareciendo una auténtica maravilla y ya estoy comenzando a cimentar mis pensamientos generales para poder plasmarlos en el análisis. De momento, no hay nada reprochable a este aspecto concreto del juego: Deconstructeam, enhorabuena por saber escribir tan bien en un videojuego.

24 de Enero de 2018 a las 10:30 por Álex Pareja
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Gods Will Be Watching Gods Will Be Watching
Gods Will Be Watching es un juego "Point 'n' Click", perteneciente al género del Thriller, centrado en la desesperación, el compromis...
Ficha
PC

Género: Aventura Gráfica

Lanzamiento: 22/01/2018

Desarrollador: Deconstructeam

Distribuidor: Devolver Digital

Pegi: +12

Comunidad: Foro

Noticias relacionadas
Ir a ficha completa