Siempre hay un amigo para los malos momentos

Hasta en forma de juego

Siempre hay un amigo para los malos momentos

Dicen que los buenos amigos te acompañan siempre en los momentos más duros. ¿Y si hay videojuegos que también lo hacen? No, no quiero sonar triste, que sí que tengo amigos. Pero hay ocasiones en la vida en las que ni siquiera tus mejores amigos pueden estar presentes. Es más, mi mejor amigo se mudó a otro país a buscarse la vida, así que está difícil lo de las palmaditas en la espalda. También es cierto que existen momentos en los que tampoco queremos el más mínimo contacto humano, sólo queremos estar solos con nosotros mismos, mirando al techo, leyendo un libro, o, en efecto, jugando a un videojuego.

 

Hoy he estado reflexionando por una tontería. Bueno, os va a parecer una tontería, pero yo estoy muriendo poco a poco. Me han sacado una muela del juicio (la primera que me sacan, faltan dos por extraer. Deseadme suerte), el efecto de la anestesia ya ha pasado y aún quedan por delante tres duras horas hasta que pueda tomarme el antibiótico a modo de sedante. Duele como su p. madre, todo hay que decirlo. Así que, mientras agonizo e intento distraerme del dolor, he probado varias cosas. Para empezar, he visto una película. El Episodio II de la Guerra de las Galaxias, que he decidido hacerme un maratón a modo de repaso. Dios, qué mala es. Aunque anda superará al Episodio I en horror. En fin, aunque he conseguido distraerme un poco con la cutrez mal llevada de El Ataque de los Clones, no ha terminado de servirme demasiado, así que he optado por mi siempre fiel comodín: Pokémon.

 

Y aquí viene mi reflexión: Si cada uno de nosotros tiene un videojuego para esos momentos duros, el mío es Pokémon. Entendiendo “Pokémon” como todo el conjunto que va desde Azul/Verde/Rojo hasta los nuevos Zafiro y Rubí. Cuando mis mascotas habían fallecido y nadie sabía cómo consolarme, lo único que hacía era meterme en mi cuarto, enrollarme cual tallarín en la cama y sacar la Game Boy. Los años han pasado, ha habido más dramas, pequeños y grandes, en mi vida, y siempre he acabado acudiendo al maravilloso mundo Pokémon. Incluso cuando me dejó el amor de mi vida. Y digo incluso porque en aquellos momentos lo que tenía en mis manos era Pokémon Y, que me lo compré para jugar con aquel sucio traidor y su maldito Pokémon X.

Pero, corazones rotos a un lado, a veces los juegos son como las canciones, sobre todo si tienen una banda sonora en condiciones que acompañe. Hay ocasiones en las que los videojuegos también nos recuerdan una época mejor. En mi caso, Pokémon me recuerda a mi dulce infancia, cuando lo único que me preocupaba era que mi hermano no me pillara habiéndole robado su Game Boy. ¡Ah, qué buenos tiempos! Lo bueno, además, de que un título como éste de Nintendo sea mi “juego comodín” para esa clase de momentos duros, es que se trata de un juego medianamente sencillo, que no requiere de mucha concentración pero que a la vez me permite distraerme de la dura vida real.

 

Ojo, que cualquiera podría decirme que en su caso es justo al contrario, y necesita de juegos de acción frenética para poder distraerse de cualquier dolor, físico o a nivel sentimental. Eso ya es gusto o naturaleza de cada uno. En mi caso, como digo, nada como adentrarme en la larga ruta de ser el mejor entrenador Pokémon del mundo. O el mejor criador. O el mejor... eh... ganador de concursos. Sea como fuere, y por mucho que digan algunos que los videojuegos sólo forman asesinos en serie, jugar a videojuegos es una gran herramienta contra la frustración, la depresión o las situaciones tensas, además de producir, por lo general, un estado de bienestar en nuestro cuerpo. Sí, por mucho que se nos suba la adrenalina pegando tiros por ahí. Y, como es lógico, también nos curan los “dolores” de la forma más sencilla posible: distrayéndonos. Vamos, que me he puesto a jugar y a escribir de Pokémon y se me ha olvidado tó lo malo. ¿Qué era lo que me dolía? Bueno, quizás el Ibuprofeno también haya puesto de su parte. Ahora, si me disculpáis, debo capturar a ese maldito Sableye. Por cierto, ¿y cuál es vuestro mejor amigo videojueguil? Que no nos dan palmaditas en la espalda, pero también ayudan.

04 de Enero de 2016 a las 23:04 por Kysucuac
6
Comentarios
Comentar
    • Siempre he visto y escuchado a otros decir que en sus peores momentos se escapaban de la realidad a base de música o videojuegos pero nunca he podido sobrellevar nada mediante este cliché que tantas veces sale en los cómics y en las películas. La razón suele ser miedo, miedo a asociar esas malas sensaciones a esa obra.

      Sé de lo que hablo por que me ha pasado con la música. De por sí siempre he notado que la música me altera cosa mala, maximizando el estado de ánimo en el que me encuentre. Esto quiere decir que no importa que tipo de canción sea, si estoy triste hasta la canción con más marcha del mundo me va a dejar un sabor a despedida, a final amargo y a tiempos pasados fueron mejores. Con los videojuegos directamente no me atrevo porque no quiero asociar ese bajón con lo ese título ya que es 100% seguro que la próxima vuelta que le al juego, al llegar a esa misma parte, voy a notar el regusto de lo que sentí cuando estaba mal.

      por supuesto esto es hablando únicamente de mis movidas emocionales a raíz de otros problemas, cuando siento dolor soy incapaz de hacer nada que me guste porque me obsesiono con lo que me pase en ese momento, como si fuera una tarea pendiente que resolver antes de poder jugar XD.

      bueno ya está bien de montar muros de ladrillo, parezco un viejo aburriendo al personal XD. Gran artículo kysu, muy cercano. Empatizo completamente contigo ;)

      un saludo
    • - No solo te acompañan en esos malos momentos, sino que además quedan asociados para siempre a esos recuerdos igual que nos vienen a la cabeza determinados momentos al escuchar una canción o distinguir un olor. ¡¡¡Ahora siempre que veo a Altair de Assassin´s Creed me viene a la mente aquella ruptura amorosa (a la que se añadía "sufrir" la repetitiva primera entrega de la saga)!!! ;-)

    • La saga Ace Attorney, sin duda, era lanzar un Protesto a mi DS y que mis problemas desaparecieran. Pero vamos que el pokemon plata se ha comido muchas horas de mi vida de frustración.

      Tengo que decir que siempre que leo a Kysucuac me sorprendo del nivel de cercanía que establece con el lector. Es casi como leer a un amigo, terminas estableciendo un vinculo y te obliga a comentar. Que lo de las muelas no sean nada!
    • Yo hace un par de años, cuando me compré mi flamante Nintento DS, en mis peores momentos me acompañaron siempre los animalitos del Animal Crossing. Me gustaba ir al pueblecito y pasear tranquilamente.
    • A mi también me ha dejado la novia con el Dark Souls a medias, cásate conmigo y seamos felices!! La verdad es que en momentos de dolor suelo tirar por series que sé que me gustan, Fullmetal, One Piece, etc, algo más pasivo que un juego ya que no requiere tanto "esfuerzo mental"; pero alguna vez he vuelto a mis viejos Final Fantasy de PSone, en especial al IX. Pokémon es una opción, pero es que si sigo rejugándolo me acabaré sabiendo los diálogos de los entrenadores de memoria XD
Mostrar más comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Pokémon Y Pokémon Y
La sexta generación de Pokémon llega como el primer juego de la serie central en exclusiva para Nintendo 3DS. Tres nuevos iniciales, ...
Pokémon X / Y Pokémon X / Y
La sexta generación de Pokémon llega como el primer juego de la serie central en exclusiva para Nintendo 3DS. Tres nuevos iniciales, ...
Pokémon Edición Blanca 2 Pokémon Edición Blanca 2
Informate de todas las novedades de Pokémon Edición Blanca 2 para ds, videos, imagenes y mucho mas.
Ficha
3DS

Género: RPG

Lanzamiento: 28/11/2014

Desarrollador: Game Freak

Distribuidor: Nintendo

Pegi: +7

Comunidad: Foro

Noticias relacionadas
Ir a ficha completa