Si recurrimos tanto al pasado es porque algo falla en el presente

La ola del retrogaming

Si recurrimos tanto al pasado es porque algo falla en el presente

Es bonito rememorar el pasado y recuperar hábitos y tendencias de un tiempo que no volverá para así recuperar sensaciones que se han perdido en el tiempo y no han perdurado. Y por eso está a la orden del día el retrogaming, la scene más sórdida y las ansias por preservar y estirar la vida útil de máquinas que deberían estar ya más que enterradas. O no, qué puñetas, que el que tuvo, retuvo y no hay que darle la extremaunción a una consola por el mero hecho de que haya otras nuevas.

 

A lo largo de estos últimos días me he dado cuenta de que si se tiene que echar mano tan a menudo de sensaciones de antaño es porque algo falla hoy en día. Por decirles algo, ahí está GunLord, un descerebrado juego de acción y disparos lanzado en pleno 2012 para Dreamcast y Neo-Geo. O sin salir de casa, la obra patria de los chicos de 1985 Alternativo con su revisión de Oh Mummy para Megadrive. Y ya no hablemos de utilizar imaginería audiovisual desfasada por puro placer independientemente de la plataforma utilizada. Que el otro día el altruista desarrollador independiente (¡y malagueño!) Locomalito va y saca Endless Forms Most Beautiful, un remake de un juego que una oveja descarriada ha desarrollado para Spectrum… ¡este mismo año! Lo que yo les diga, todas estas ganas por montarse en el Delorean no son fruto de la casualidad.

 

 

Y los bazares de descarga digital están llenos hasta arriba de ediciones HD, recopilatorios de juegos clásicos, revisiones para smartphones de juegos de 16 bits, inclusión de los juegos predecesores en secuelas de años posteriores… Y la gente se pone camisetas con el monigote del Pitfall, pega en la pared de su dormitorio vinilos de Space Invaders y engaña a su mujer para poner en el salón una máquina recreativa. El pasado está ahí, más presente que nunca llegando incluso al punto de que los que no trataron con todo aquello en su infancia empiezan a tener un a afinidad por el retrogaming que no se sustenta en la nostalgia, y eso es un dato muy gordo.

 

Somos como ese viejo soldado que disparó en Vietnam y ahora vive en un cochambroso piso de alquiler, con mugrientas medallas conmemorativas sobre la mesa todo el día y revisando una y otra vez viejos álbumes de fotos. Si no entiende ni aprecia el presente es mejor quedar anclados en aquel tiempo en el que nos sentimos vivos.

 

 

Al menos nosotros para sanar nuestro malestar no necesitamos ir al supermercado con un montón de C4 bajo la gabardina, y con este revival digital que estamos viviendo podemos sobrellevar nuestro pesar. Aún así, y más allá de ponerme a compararnos con tipos que han perdido la chaveta habría que autoanalizarse y buscar el motivo de todo este asunto. La nostalgia propiamente dicha siempre ha existido, pero no a estos niveles de añoranza. Miren su estantería de juegos de Xbox 360 y Playstation 3. ¿Sienten pasión? ¿Recordarán cada pedacito de experiencia dentro de diez años? Me temo que no. Puede que sea porque nos hacemos viejos o porque hemos perdido la capacidad de sorprendernos. O insisto, tal vez es que algo falla aquí.  

14 de Julio de 2012 a las 11:38 por Raúl Rosso
3
Comentarios
Comentar
    • Tengo 30 justos, viví la agonia del ZX Spectrum de Lord Sinclair y siempre estuve en el bando terminal y perdedor de las consolas (Master system, game boy verdetocha, megadrive cuando ya se oteaba por el horizonte la PSX) pero nunca he perdido la ilusión por experimentar cosas nuevas y continuamente me sorprendo de hasta donde está llegando las posibilidades y los medios en éste nuestro campo digital. Pero como todos, siento añoranza por esa edad dorada (no ya del software español) cuando todo era realmente nuevo y las horas pasaban volando mientras uno trataba (infructuosamente) de saber que diantres habia que escribir en la consola de comandos para continuar "La Aventura Original", o repetir hasta el hartazgo la mítica fase cabrona del Battletoads de NES, o tirar directamente el mando por la ventana cuando "Fatal Rewind" te troleaba sádicamente puesto que entonces no habia parches y los bugs hacian ciertos títulos imposibles de acabar.

      La generación actual, jamas tendrá eso; solo un gamertag lleno de puntos y una lista de trofeos kilométrica para mayor gloria de sus egos.

      En efecto nos hemos hecho viejos sin darnos cuenta, pero también falla algo y todos sabemos que es, aunque ninguno sabe expresarlo.
    • Es cierto, Raúl. Coincido casi al 100% con tus palabras. Tengo 38 "añitos" recién cumplidos y como deben de estar suponiendo -muy correctamente- he visto correr mucha agua debajo del puente... Verdaderamente creo que, más allá de honrosas excepciones, los protagonistas de esta generación deberían ejercitar la mirada hacia épocas pasadas, volver a las fuentes a fin de no repetir viejos errores y retomar caminos que aún tienen mucho para regalarnos a todos los usuarios... En fin, divertirnos y desafiarnos por igual. Respetuoso saludo desde Argentina.
    • Estoy 100% de acuerdo contigo, y supongo que los que pasamos o nos acercamos a la treintena pensaran igual.Aunque hay algunos juegos que si me acordare de aqui a unos cuantos años, son pocos, y mas que por su jugabilidad es por su espectacularidad por los grafricos y los momentos tan "wollywoodenses" que nos ha birndado esta ultima generacion de juegos.
      Yo la verdad es que me divierto mucho mas con mis "cacharros" antiguos que con los nuevos.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....