Sekiro y Cadence of Hyrule; juegos que son como un junco, como Popó y como un embudo

Rígido en apariencia, flexible de corazón

Sekiro y Cadence of Hyrule; juegos que son como un junco, como Popó y como un embudo

Mientras estaba jugando a Cadence of Hyrule no podía dejar de pensar en lo mucho que me recordaba su curva de aprendizaje a Sekiro. Ambos juegos pedían lo mismo de mí, reacciones similares y comportamientos parejos. Los dos títulos son como  un junco: rígidos pero tremendamente flexibles una vez aprendes a doblegarlos. Me explico.

 

Imaginaos un embudo. Tiene una boca muy ancha que luego se estrecha hasta formar un tubito por el que sale el agua. Los dos juegos tienen un aprendizaje similar reservado para el jugador. Al principio intentamos hacer nuestra la jugabilidad, jugar a nuestra manera, superar los retos como nos apetezca… pero poco a poco vamos pasando por el aro, nos libramos de ejecuciones mecánicas superfluas, y el embudo, es decir, nuestra colección de acciones se reduce hasta que son solo las que el juego quiere de nosotros. Aprendemos a jugar, somos agua, salimos al exterior por el estrecho pitorro y luego somos libres de ser todo lo flexible que queramos dentro de la rigidez que hemos aprendido. Como un junco.

 

Por poner otro simil sobre la mesa, la forma de enseñarnos a jugar que tiene Sekiro y Cadence of Hyrule es también similar a cómo Mr. Popó entrenó a Son Goku cuando llegó a la casa de Dios. Goku atacaba a lo loco, sin pensar, sin haber pasado por el embudo. Popó le obligó a calmarse, a reposar y a no gastar ni una gota de sudor de más por cada golpe. Cuando pasó por el pitorro, aprendió una nueva colección de movimientos que hizo suyos y con los que ganó, por fin, el gran torneo de las artes marciales.

 

 

En Cadence of Hyrule tenemos que ser eficaces. No podemos atacar sin cabeza o moriremos. Tenemos que atender al ritmo, aprovecharlo, hacerlo nuesto, interiorizarlo y jugar solo como el juego quiere que lo hagamos. Lo hacemos, aprendemos (rigidez), y luego podemos matizar nuestro estilo jugable a través de todos los objetos que vamos encontrando (flexibilidad). Lo mismo ocurre con Sekiro, solo que aquí cambiamos un ritmo musical por el ritmo de ataques del adversario. De nuevo, una vez que dominamos esto, tenemos todo el inventario de brazos protésicos para personalizar nuestros golpes.

 

He disfrutado muchísimo de ambos juegos, también de este arco argumental de Dragon Ball porque siempre hay una obligación de cambiar el chip, de ser humilde, de plegarse a los deseos de algo para luego crecer como uno desea. Cuando se comprende lo rígido que es el junco, se entiende que, en realidad, su mayor virtud es lo flexible que es.

20 de Junio de 2019 a las 11:50 por Adrián Suárez Mouriño
2
Comentarios
Comentar
    • Muy deacuerdo con el articulo, estoy empezando el cadence asi que no puedo opinar, pero sekiro te obliga a entenderlo para luego jugar con el y hacerlo tuyo, acepotando los limites que el te impone. QUIERO SEKIRO 2 Maldita sea!
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Dark Souls Remastered Dark Souls Remastered
Regresa la primera entrega de Dark Souls para permitirnos vivir sus desafíos que ya resultaron un gran éxito en la generación anterior. Ahora, tamb...
Dark Souls 4 Dark Souls 4
Informate de todas las novedades de Dark Souls 4 para ps4, videos, imagenes y mucho mas.
Dark Souls III Dark Souls III
Tras su paso por Bloodborne, Hidetaka Miyazaki vuelve al rol de director de la saga multiplataforma de From Software y promete grandes cambios de c...
Ficha
PS4 XOne PC

Género: Acción/Aventura

Lanzamiento: 22/03/2019

Desarrollador: From Software

Distribuidor: Activision

Pegi: Por determinar

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa