Salones recreativos con juegos de smartphone

Una senda un tanto extraña

Salones recreativos con juegos de smartphone

Es obvio que el arcade no pasa por su mejor momento, pero tras pasar la tarde en el centro comercial de La Maquinista en Barcelona he podido ver algunas nuevas adquisiciones que me han hecho reflexionar. Dejando de lado algunas máquinas de videojuegos más tradicionales, me ha resultado sorprendente ver la adaptación de algunos éxitos de smartphone y web a los salones recreativos del siglo XXI. Eso me ha sorprendido tanto como su aceptación durante el rato que estuve observando desde un rincón como un voyeur.

 

El primer shock radicó en la propia idea de llevar esas experiencias a máquinas recreativas, pero el concepto redemption de esos muebles (juegos que dan recompensas canjeables por premios en mostrador) invita a los jugadores a adentrarse a la práctica de títulos que, normalmente, ya conocen y dominan de experiencias en otros sistemas. En el caso de La Maquinista, hablamos de Doddle Jump, Ninja Fruit y Bejeweled. La primera cuenta con una palanca y botón de tamaños enormes, con una presentación realmente estupenda: la pantalla está en vertical y vemos toda la acción; la segunda es la acción táctil-frutera-ninja de móviles y tablets llevado a una enorme televisión de 32 pulgadas; la tercera, un multi-mueble para varios jugadores.

 

DOODLE JUMP Arcade

Éxito en web, movimiento en los salones

 

La situación actual del arcade es discutible, y los pocos que aguantan en España están situados en zonas comerciales de grandes dimensiones o lugares de turismo, sacando sus máximos beneficios durante el verano y las visitas de turistas. El hecho de que firmas de éxito saquen versiones recreativas de sus éxitos resulta interesante dada la situación del negocio, pero no quita que esos juegos interesen prácticamente poco a la parroquia que desea un milagro en esa industria con la llegada de nuevos muebles y experiencias lúdicas tan buenas o mejores que las de antaño.

 

Ayer pasaba por una Apple Store y me sorprendía ante la cantidad abrumadora de niños que toqueteaban iPads y juguetitos Apple: ¿es ese el camino del entretenimiento del futuro? No lo sé, pero no cabe ninguna duda que la aparición de esos juegos en salones de ocio y esa aglomeración en las tiendas de la firma de la manzana tienen una mínima relación. Los niños, que han nacido en otro siglo distinto al nuestro, no tienen arraigado un sentimiento romántico por esas salas en las que las partidas a juegos que tienen más años que ellos cuestan un euro: lo que juegan sus colegas está gratis en una sala con gente simpática que te atiende y te ofrece iPads.

 

bejeweled

Una multicabinet sin excesivos alardes

 

Admitámoslo: la presentación de esos salones y sus precios son surrealistas. El GP 500 de Namco, uno de los muebles más clásicos de Barcelona, está la partida a un euro. El problema, claro, es que es una máquina de 1999. OutRun2 SP, uno de los últimos y mejores arcades que ha parido Sega, tiene la pantalla quemada y también cuesta un euro la partida. Nosotros lo justificamos ante lo magno del mueble y su indudable calidad técnica, ¿pero cómo se lo cuentas a un niño o adulto que el nombre de Yu Suzuki le suena a 'quién es ese chino'? La presentación es casi tan lamentable como esos precios, que no invitan a nadie y que no convencen a nadie más que los locos de siempre.

 

Hemos pasado por muchas hipotéticas revoluciones en máquinas recreativas en los últimos años, y todas han terminado siendo auténticos fracasos. Seguro que recordaréis el caso de las Photo Play: algunas empresas decidieron lanzarse a sacar máquinas con funciones táctiles para jugar a juegos de habilidad, puzzle o trivials. El negocio comenzó bien, pero muchas firmas comenzaron a sacar sus propias máquinas, los jugadores dejaron de jugar y acabaron cogiendo polvo en las esquinas de los bares. Algunas llevas sin actualizar desde hace años, y las que dicen tener funciones con la red, rara vez la han tenido alguna vez. Muchas han caído, y seguirán cayendo.

 

Cuestión de épocas, pero no cabe la menor duda que MLG y sus New Park – Golden Park necesitan un lavado de cara. Ese lavado pueden ser esas nuevas máquinas, pero no creo que la cara, al menos en el tradicional concepto de salón recreativo, quede excesivamente limpio... pero algo es algo... ¿No? En realidad no lo sé. En Japón la cosa va relativamente bien y el negocio vive con salud moderada, pero no impide que el nuevo Art of Fighting recientemente lanzado no sea lo que podríamos imaginar:

 

El pachinko daría para un artículo de varios capítulos. Gracias a los amigos de Grunfo por el chivatazo

25 de Febrero de 2013 a las 09:30 por Toni Piedrabuena
4
Comentarios
Comentar
    • Cuando estuve en Tokio me pasé por unos cuantos centros Sega (unos recreativos de varios pisos) y flipé viendo máquinas que no me sonaban de nada que además estaban conectadas en red para jugar con jugadores en cualquier otra parte (de Japón imagino). La variedad era asombrosa máquinas de todo tipo y todas con su público.

      Eché una partida a un Dragon Ball vs y me sorprendió ver las facilidades que daba la máquina. Sin tener ni idea de cómo jugar estuve como media hora jugando hasta que mi mujer se hartó de mi y dejé la partida a medias... curioso. Imagino que entraría en el modo práctica o algo así, pero eso en España sería impensable.

      Eso sí, lo que más que llamó la atención eran las Pachinko, centros enormes con máquinas de esas de bolas en las que los japoneses fuman como cosacos (raro porque no se fuma ni en la calle porque está prohibido) y se dejan los cuartos. Alucinante.
    • Sí en algo era claramente superior el PhotoPlay a las recreativas habituales era que en los records podías dejar algo más que 3 iniciales. Las chicas copando los registros del Mahjong con nombres como "PATRI Y CARLA SUPERAMIGAS 1654680 puntos" y el trivial de autoescuela de los chicos con "ROBER Y SU POLLA BONITAAAAA 55481 puntos".

      True Story
    • HOLA, HOLA, HOLA, ALOOO, ALOOO, ALOOOO, WELCOME, HOHOHOHOHOLA, A-A-A-A-A-A-A-ALO, WEL-WEL-WELCOME.

      Es para flipar la de gente que se pasó al PhotoPlay: era un imán de nenas, pero perdimos lo digno de echar un buen vicio a un videojuego digno.
    • El viernes estuve en el centro comercial Splau con un amigo para que conociera el sacrosanto templo de la gula "Muerdelapasta" y mientras hacíamos tiempo a que se disipara la tremenda cola, bajamos al recreativo de la planta baja. Sentí mucha pena. Aquello era un hervidero de máquinas de gancho, moneduchas y PSP y 3DS colganderas. También había futbolines, pero estaban menos iluminados que el estadio del Rayo en una visita del Madrid. Y si no eran esas máquinas de "tire su dinero", estaban las que directamente te daban tickets para cambiar por productos comprados en un chino, antes conocidos como "Todo a 100".
      Aun así, al dar la vuelta estaban los arcades de corte clásico: Ahí estaban la mítica máquina de pulsos, con esa mano robótica gastada de tanto usar. Y a su lado la de golpear la bola y que midieran cuan grande tiene la... fuerza del brazo, para impresionar a la chica. También hay una cabinet de Deadstorm Pirates, estilo Time Crisis para parejas. Seguramente a 1€ por cabeza y para conducir, un Fast & the Furious. Lástima que con la de buenos juegos que hay de conducción, tengan que hacerse ver con el de tan manida saga.
      La única que me tocó la patata fue una antigua, de pistola. El clásisiquísimo Point Blank, genial como siempre, pero no al precio que estaría dispuesto a pagar, obviamente,por un juego de Playstation 1.
      Pero si uno me llamó la atención, fue una de esas máquinas que atentan contra todo concepto arcade. La de meter el dinero y juega durante 5,10,20 minutos si metes 0.5,1 o 2€ (sí, la progresión es lineal, pero lo ponía en pantalla) a juegos como Burnout Paradise, pero a 10fps o Gran Tefht Auto San Andreas con un mando Logitech. No me puedo imaginar a nadie metiendo 50 centimos para jugar 5 minutos al San Andreas. Iniciando un nuevo juego y robando la bici (¡qué nigga!) o recuperando alguna salvada de algún pollastre que lo ultimo que hizo fue ser arrestado o matado al pobre Carl.

      Por otro lado, la historia del Photo Play la he vivido en el pueblo. Donde antes teníamos una buena recreativa donde echaba mis monedicas de 25 pesetas en Super Pang, Pang 3, Trash Rally, Neo Turf Master, Shinobi (este pasado con solo una moneda) o Street Fighter II, de repente apareció la máquina de la pantalla táctil. ¡El futuro! Los cojones. Tenía un par de juegos que estaban bien, claro, los trivial me situaban más aun, por encima de mis amigos que buscaban mi ayuda cuando se aventuraban en el juego por su cuenta. O una que siempre me gustó bastante llamada "Concentración" en que había que observar 6 pares de cartas durante 2 segundos y emparejarlas en un espacio de tiempo muy corto. Un juego de memoria y reflejos bastante adictivo.
      Pero el Photo Play pronto dejó de funcionar correctamente. Algun animal, supuestamente del pueblo de al lado, la maltrató y le propinó algún puñetazo enfadado, seguramente por no saber qué alimento es bueno para los huesos por el calcio. Si una máquina donde pulsas en la opcion B y marca la A no recibe el mantenimiento que toca, se va apartando poco a poco y llega el momento en que puede llevarse un año sin enchufar a la corriente. A principios de enero la encendí. La movía un 486 con 32Mb de RAM, mazo vintage y aquello no funcionaba nada. Incluso el cristal de la pantalla se movía.
      Lo raro es que después de quizás 10-12 años la han cambiado por una máquina de dardos.
      Y si es un coñazo y una mierda ver como el Barça se dejaba remontar por la Real Sociedad, imaginad como es oyendo de fondo los pitidos de la máquina advirtiendo de que estaban jugando sin echar una moneda. Grotesco y para llorar.

      El comentario tocho de la semana. Dadme un logro.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....