Paquetería y videojuegos, una historia de amor

En reparto

Paquetería y videojuegos, una historia de amor

Como todo producto cultural que se precie, los videojuegos son un reflejo de nuestro tiempo, por eso no es casualidad que la paquetería esté cada vez más presente en ellos. Dependiendo de cómo se mire, vivimos en un mundo cada vez más conectado e inconexo a la vez, porque a cada día que pasa es más fácil acceder a todo sin ir a por nada. Eso, obviamente, sería imposible sin un sistema organizado y preciso (aunque no siempre) de transporte.

 

El caso es que todos los sistemas que lo componen son fácilmente convertibles en algo gamificable; los últimos lanzamientos son buena prueba de ello. Del mismo modo que no es casualidad que los multijugador tengan un sistema de rango y de votos fácilmente comparable con la importancia de la notoriedad y los likes en internet, tampoco lo es que en la era de Amazon nos inviten a ordenar, a optimizar rutas o a hacer entregas. 

 

death stranding paquetes

 

La cosa no viene de tan lejos ni apunta a ser pasajera. Desde 2014 tenemos a Minimetro, un juego cuya única intención es obligarnos a gestionar un flujo creciente de unidades (son personas, pero podrían ser paquetes) en una red en constante ampliación. Manejamos una red de metro, pero al final esto es gestión de entregas de un punto a otro. Una compleja red en constante movimiento y tratando de ser lo más eficiente posible.

 

Lo mismo ocurre con Death Stranding, un juego del que ya hemos hablado mucho por aquí y en el que no quiero pararme demasiado, porque además en su caso la relación de conceptos es bastante evidente. Haz entregas, conserva el paquete, no llegues tarde. Son secundarias que hemos hecho toda la vida pero que ahora están explícitamente relacionadas con el mundo de los envíos. Eso llevado a la simulación extrema es Eurotruck Simulator, otro exitazo, y traducido al absurdo es Totally Reliable Delivery Service, porque paquetería y ragdoll son conceptos que tenían que terminar encontrándose.

 

Willmot game

 

Otro mundillo interesante es el de la gestión, lo que podríamos entender como el almacenaje y la logística en cualquier empresa de transporte. Porque también podemos ser una Marie Kondo de la organización con juegos como Willmot’s Warehouse, un indie que va precisamente de distribuir el stock en tu almacén para poder hacer frente a una demanda creciente. Hay incluso algo más zen que esto -porque lo es-, y se trata de un título llamado Unpacking que convierte la fase final del envío en un videojuego. Desempaqueta y ordena.

 

Así de simple. Lo podéis ver como un juego encarado a las mudanzas, que también, pero eso sigue formando parte de la larga cadena de montaje de la que os hablo; es la fase final del proceso de transportar un paquete hasta su destino. Es el fin de la historia. Curiosamente, todos los juegos expuestos aquí son únicos a su manera, y al mismo tiempo tengo la sensación de que pertenecen a una misma familia, una que nace del contacto con las realidades de nuestro tiempo. Me gusta pensar que esto es una pequeña historia de amor, una manera de interpretar cómo cambia el mundo y de empatizar, también, con quienes cargan con el cambio a cuestas. 

31 de Diciembre de 2019 a las 12:00 por Julián Plaza
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Ir a ficha completa