Ouya saca un nuevo modelo de 16 GB

¿A alguien le importa?

Ouya saca un nuevo modelo de 16 GB

¿Os acordáis de Ouya? Esa micro-consola tan prometedora que arrasó en Kickstarter y nos hacía soñar con una nueva era de desarrollo independiente pero que luego acabó siendo una catástrofe en prácticamente todos los sentidos.

 

Sí, esa consola.

 

Bueno, ahora ha sacado una versión actualizada. Tiene 16 GB de disco duro (la anterior tenía 8 GB), capacidades mejoradas de wi-fi, un diseño revisado para su mando y un elegante color negro. La gran pregunta que se pasó por mi cabeza al ver ese anuncio fue: “¿y a quién puede importarle a estas alturas?”

 

Lo plantearé de otro modo: nadie habla de Ouya. En todos los meses que han pasado desde que salió he oído la ocasional noticia de qué pasaba y por supuesto, he visto ese infame anuncio que luego resultaba que no, no era su anuncio oficial sino un experimento. Durante su lanzamiento todo lo que oía sobre la consola era que funcionaba mal y no merecía la pena, y después la Red de Redes cerró la boca. He hablado a veces del aislamiento de Nintendo sobre la discusión general, pero esto en términos comparativos esto es el exilio.

 

Demonios, la mención más reciente que ha tenido en un canal público ha sido en los VGX, con Mega64 llamándola “el mejor chiste del año”.

 

Sí, ese anuncio

 

¿Basta con esta nueva consola? Personalmente lo dudo. La única mejora sustancial es el disco duro. En el resto de elementos sigue siendo exactamente la misma consola y sigue teniendo el mismo catálogo de juegos, y hablar de él es tan fácil como hacer esta pregunta: ¿conocéis algún título exclusivo que no sea That Dragon, Cancer?

 

Todo son desventajas. La nueva versión cuesta 30 dólares más que la versión de 8 GB y aún así rinde peor que mi teléfono móvil. Habéis leído bien: cuando la consola salió, se hicieron pruebas para medir el rendimiento, y los smartphones y tablets de tecnología Android más modernos la superaron. Teniendo en cuenta que los dispositivos móviles tienen un catálogo más prominente y los puedes llevar a cualquier parte, al final Ouya es un gasto innecesario. Es más, por los 99 euros que me piden por la consola me podría comprar un adaptador para jugar en mi móvil con un mando y seguramente me sobraría dinero.

 

Ouya ahora mismo tiene dos problemas entrelazados. La primera mitad es que está poniendo empeño en el lado equivocado: la gente no quiere una consola con mayor capacidad sino una consola con un catálogo atractivo. La segunda mitad es que, al contrario que Nintendo, a la mayoría de la gente le dará igual si de pronto desaparece la consola. Personalmente apenas recordaba que existiese, y como he mencionado, apenas oigo hablar de ella en Internet. Para septiembre del año pasado no había llegado a las 100 000 consolas vendidas, y dudo que la feroz guerra por la supremacía en la octava generación le haya dado espacio para hacer crecer mucho esa cifra.

 

El negro será un color elegante, pero irónicamente también es de luto y muerte. Los de Ouya aún deben tener por ahí parte de los millones que ganaron en Kickstarter, de modo que pueden tener un ligero margen de maniobra, pero por muy bueno que sea, dudo que That Dragon, Cancer sea una killer app y la consola sigue sin marcar su terreno. Cuando estaba en el colegio, si suspendía muchas asignaturas, me enviaban una carta diciendo que si no cambiaba radicalmente mi forma de trabajar, repetiría curso. Ouya no tiene esa oportunidad: más que nunca, es adaptarse o morir.

01 de Febrero de 2014 a las 11:40 por Dayo
4
Comentarios
Comentar
    • No es de extrañar que la prensa de videojuegos o los 'periodistas' de videojuegos tengan tan mal nombre.

      Recomendaría que antes de escribir un artículo lleno de odio al menos se hiciese una búsqueda de Google para tener un mínimo de idea de lo que se habla.

      En este caso, como mínimo estaría bien conocerse las diferencias con el anterior modelo, el soporte de almacenamiento externo que ya tenía el anterior modelo, sus juegos exclusivos y los prestigiosos indies que están apoyándola, números de ventas y sus expectativas, saber si el tipo de juegos para el que está pensada necesitan un hardware más potente, si estaba pensada para competir en ventas contra las grandes consolas en el gran mercado o si es algo pequeño pensado más bien para que desarrolladores trasteen con ella, si gente como Google, Apple, Amazon y otros van a seguir sus pasos añadiendo soporte de pad y tv a dispositivos móviles y/o preparan microconsolas basadas en sistemas operativos de móviles, etc...
    • Totalmente recomendable la lectura del artículo de Vittorio en esta misma web sobre las especificaciones de Ouya y como por entonces ya se decía que iba a quedar obsoleta en su lanzamiento.

      No obstante, al ser Android, libre y barata (aunque solo 33% más barata que una 3DS o PSVita), en comunidades de postureo como Menéame, la Ouya tiene una gran acojida, aunque no se la vaya a comprar nadie.
    • "Cuando estaba en el colegio, si suspendía muchas asignaturas, me enviaban una carta diciendo que si no cambiaba radicalmente mi forma de trabajar, repetiría curso."

      Las tendencias cambian, ahora si los niños se portan mal, los Reyes Magos no les traerán carbón, les traerán Ouyas.
    • ouya es el futuro, yo no se quien puede plantearse jugar en su smartphone o tablet cuando puedes jugar candy crush en una pantalla de 42" led con su respectivo sound theater para escuchar la sensual voz del narrador al romper caramelos.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....