Ori and the Will of the Wisps y Hollow Knight: mecánicas similares y mundos distintivos

Dos obras inolvidables

Ori and the Will of the Wisps y Hollow Knight: mecánicas similares y mundos distintivos

La madurez del medio ha derivado a una búsqueda constante por el mejor juego a partir de su clasificación por diferentes secciones. Mejor juego del año, título más innovador, entrega más difícil… Evidentemente, y teniendo en cuenta el elemento subjetivista que impera en el medio de manera intrínseca, es imposible que se consiga un consenso absoluto a la hora de dar respuesta a esas categorías. Sin embargo, los estudios desarrolladores entran en esta partida global y se esfuerzan en crear productos que forman parte de un vaivén eterno entre lo profundo y la más simple diversión.

 

En estos reiterados intentos por destacar, una intención totalmente comprensible en un ámbito tan competitivo, suelen producirse copias descaradas que provocan que más de un usuario levante una ceja en sospecha a la escasa originalidad del estudio. Hace unas semanas, comenté la diferencia entre las influencias y los plagios en el conjunto de decisiones que forman un producto de entretenimiento digital. Y creo que no hay mejor género para ejemplificar esto que los Metroidvania.

 

Ori and the Will of the Wisps

 

Me he fijado, concretamente, en las similitudes que imperan en Ori and the Will of the Wisps y Hollow Knight: aventuras de exploración mediante mecánicas realmente parecidas, muy propio de la tipología de videojuegos a la que me refiero. Se empieza con saltos, se desbloquean habilidades nuevas (que, a su vez, también se repiten entre títulos), se vuelven a explorar zonas y encontramos algunos personajes que amenizan la soledad. No obstante, y a pesar de que esta fórmula es la columna vertebral de esta clase de entregas, las obras de Moon Studios y Team Cherry se diferencian sustancialmente por el mundo que presentan.

 

Ambos universos son totalmente distintos, y dada la naturaleza propia de los Metroidvania donde la exploración es fundamental, esto ayuda a que se potencie la curiosidad del jugador. Porque los biomas en los que se sitúan los protagonistas son realmente distintivos. Ori and the Will of the Wisps mejora todavía más esa representación de naturaleza caótica que se observaba en el primer lance del pequeño ser de luz. Escenarios plagados de detalles, fondos trabajadísimos y unas animaciones constantes que invitan a pensar que estamos en un terreno lleno de vida. Todo lo contrario a lo que se percibe en Hollow Knight y su viaje a las entrañas del prácticamente abandonado Hallownest. Un reino donde el silencio y la quietud solo se ven perturbados por los pasos de insectos sin cordura y en el que el paso del tiempo otorga la victoria a la dominación de las plantas, hongos, cristales y más enemigos sobre las construcciones frías y calculadas.

 

Hollow Knight

 

Pero esto no significa que Hallownest se distinga por la vacuidad, pues, aunque muchas almas han perecido en busca de los tesoros perdidos de un reino caído en desgracia, todavía hay un buen número de insensatos que moran por sus salas. Hay pequeñas historias, mayormente sobre obsesiones personales por amuletos (Comepiernas), colecciones (El Coleccionista), mapas (Cornifer), reliquias (Lemm) o dinero (Millibelle), pero el relato más importante, el de cómo decayó tal territorio, descansa entre las piedras y los recuerdos de los habitantes. En definitiva, el usuario tiene que invertir esfuerzo (y probablemente leer alguna web que trate el lore) para entender lo sucedido en Hallownest. En cambio, Ori and the Will of the Wisps, a diferencia de la entrega previa, añade mucha más vida al bosque en el que acontece la aventura. Mayor número de NPC, pequeñas misiones, personajes variopintos… Una muestra diversa de la fauna fantástica que habita entre los árboles. La historia principal se muestra fácilmente a lo largo de una aventura que se adereza con anécdotas en las que los animalillos del bosque toman el papel de protagonistas. Son relatos sencillos, más accesibles y, en su mayoría, entrañables.

 

Moon Studios y Team Cherry han fijado su trabajo en esa línea que distingue a los Metroidvania, pero no sin añadir un componente lo suficientemente atractivo como para que invite al jugador a adentrarse en dos aventuras similares con el mismo entusiasmo. El desarrollo de la partida es muy parecido, pues las mecánicas se repiten, pero esto queda en segundo plano al presentarse dentro de dos contextos tan diferentes y trabajados que es imposible no sumergirse en ambos universos. La quietud y la gloria pasada en contraste con la naturaleza y la vida dan como resultado dos títulos de gran belleza que acaban siendo inolvidables.

11 de Enero de 2021 a las 13:30 por Brenda Giacconi
0
Comentarios
Comentar
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ori and the Blind Forest Ori and the Blind Forest
Moon Studios ha creado una aventura de carácter indie que, mediante una perspectiva en scroll lateral, nos permitirá gozar de una gra...
Gato Roboto Gato Roboto
Gato Roboto es un metroidvania (o meowtroidvania, mejor dicho) en el que el jugador se pone en la piel de un gato que se introduce dentro de una ar...
Röki Röki
Röki es un juego de aventuras ambientado en el folclore escandinavo: un cuento de hadas contemporáneo con una narrativa conmovedora, un...
Ficha
Ir a ficha completa