Necesitamos más provocación

Los videojuegos tienen que atreverse más

Necesitamos más provocación

Hace poco vi Historias Salvajes. Sin entrar a juzgar sobre su calidad, que ahora mismo no es el tema, diré que es una película a la que le da igual lo que pienses. Su cierre es el equivalente a dinamitar los cimientos del matrimonio y correr las cortinas de sus falsedades y los manierismos, algo que ocurre durante todo el metraje con lo que quiera que tenga la desgracia de ponerse en la mira de su guionista. Es una película que gira en torno a las frustraciones cotidianas, a esas situaciones de impotencia ante las que solemos bajar la cabeza y seguir adelante aceptando que así es como funciona la vida, pero en lugar de contentarse con el simple reflejo costumbrista prefiere decir “a la mierda” y dar el poder a sus personajes para romper con todo.

 

Me gusta ese espíritu.

 

Estos últimos días he visto varios casos de provocación que me han atraído. En La Cosa, de Carpenter, hay un personaje negro que responde de forma arrogante con “sí, buana” y va a su rollo, en patines, por la base. No hay un momento en la película en que él empiece a hablar sobre los derechos civiles ni hable sobre cómo él es una víctima, una minoría o algo del estilo, pero la rebeldía y la reclamación de la igualdad, esa actitud subyacente de defensa desde el ataque, está presente en esas dos palabras. “Sí, buana”. Es un personaje sin relevancia en la película y apenas tiene diálogo. “Sí, buana”. Escuchando esas dos palabras empecé a pensar en el contexto sociopolítico de 1982, de dónde venía, de las bandas callejeras, la violencia barriobajera, movimientos como los Panteras Negras. “Sí, buana”. En esas dos palabras está contenido algo mayor, un recordatorio de cómo estaban las cosas en aquél entonces, de cómo pensaba el equipo responsable de esta película.

 

Cuando vi un videoanálisis de Anaconda, la infame canción de moda de Nicki Minaj, hubo algo que me llamó la atención: Todd in the Shadows, el crítico, agradecía ver un poco de rap provocativo al que no le importase hablar de culos sin pudor. Entonces recordé un artículo que leí hace ya varios meses en VG 24/7: “14 lecciones que los videojuegos pueden aprender del rap” ¿La cuarta lección? “Que le jodan a la policía”. Kanye West dice en Gorgeous que “los que intentaron joderme se olvidaron de dos cosas: mis pelotas negras”. Pero miro a los videojuegos y ¿qué veo? Conformismo.

 

Ikari

 

Me cuesta pensar en ejemplos que realmente provoquen a cualquier institución o incluso al propio público. Metal Gear Solid 2 es uno de los mejores ejemplos: el propio juego es un ataque a todo lo que la gente esperaba de una secuela. Es brillante. Pero no me malinterpretéis: hay una diferencia entre provocar e insultar, provocar y agredir. Hace poco se ha hablado sobre un juego cuya base es causar el mayor tiroteo posible en una zona civil, una suerte de Columbine Simulator del que paso, no porque me hiera los sentimientos sino porque, honestamente, es ridículo. Eso es ser un psicópata o creerse mayor por dar violencia gratuita. Provocar es decir “sí, buana”. Es cuestionar lo establecido, ser iconoclasta y enviar un mensaje con un lanzacohetes en vez de un documento. Bayonetta 2 será muchas cosas, pero lo que es innegable es que es un juego atrevido, que tiene un personaje al que no le importa que le juzguen y simplemente es, lucha abriéndose de piernas y azotando a sus enemigos.

 

Eso es provocar.

 

Quiero que los videojuegos me cuestionen. Quiero que me hagan sangrar, que me golpeen en la cara y me digan que cierre la boca y me aguante. Battlefield 4 tiene un personaje femenino en la unidad y, cómo no, hay momentos inevitables en los que ella dice que no es una dama en apuros y que puede cuidarse bien, pero esta parece una decisión tomada en base a un estudio, para que no te ocurra lo mismo que a Assassin’s Creed Unity o GTA V y tengas a todo el mundo encima preguntándose dónde están las mujeres. No. Meted un personaje que sea abiertamente feminista, que se deje pelo en las axilas y no lleve sujetador. La voy a odiar con toda mi alma porque no soporto que me restrieguen las cosas así en la cara, pero al menos sabré que tenéis personalidad. Quiero sentir que los videojuegos tienen sangre en las venas, que hay gente y no robots creándolos. Lo último que necesita esta industria, ya cobarde de por sí, es corrección política. Que le den a la corrección política. Necesitamos videojuegos que no tengan miedo de hablar desde lo personal, de afrontar temas incómodos, de mirar en lo más profundo de nosotros mismos o lo más superficial y desagradable y mostrarlo al mundo entero. Necesitamos gente que quiera romper barreras, que no tema al qué dirán y simplemente siga adelante. Quiero mirar a los videojuegos y ver una radiografía de la historia, un mapa psicológico de sus autores. El arte siempre ha servido como reflejo de las ideas, no sólo como medio para la expresión vacía. Es hora de que los videojuegos lo asuman. Si hacen tantos títulos para adultos, que se note.

27 de Octubre de 2014 a las 17:12 por Dayo
15
Comentarios
Comentar
    • Como dice Dayo ser provocativo sin la necesidad de herir, no necesariamente se necesita violencia extrema o algun otro personaje con altibajos, simplemente cosas como stanley parable o peapers please son juegos escandalosos por el hecho de que escupe sin miramientos a la sociedad, a las personas, a los modelos de gobierno y a la personalidad de los individuos que estan jugando; no se necesitan nuevos modelos, simplemente personas que sepan integrar lo que quieren expresar sin limites.
    • El problema es que los juegos para adultos los juegan adolescentes que no pillan las referencias. Y los adultos volvemos a generos infantiles, a nintendo o a los indies.No creo que tengan miedo a la prensa o a que el público juzge (no se si iba por aquí el tema) Creo que tienen miedo de desconcertar al usuario medio. Mira bayonetta 2. Mucha gente ha acusado a platinium de machistas, cuando simplemente no han entendido la broma. Que se entienda mal el tono.
    • Esto es algo que me gusta llamar el sindrome of war (por gears of war y god of war) vieojuegos que intentan parecer provocativos pero que terminan siendo un mero esfuerzo por llamar la atención de quienes se hacen llamar fans del gore.
      Cambiando el tema, yo creo que el medio que mas se parece a nosotros son los comics y no el cine, como muchos otros piensan. Los comics surgieron como un entretenimiento infantil pero que gracias a autores como Frank Miller o Alan Moore, junto con sus obras que eran verdaderamente provocativas, consiguieron que los comics se hicieran notar y se respetaran como medio. En lo personal creo que ese tipo de autores necesitamos, gente con cosas que decir y que rompan los esquemas tradicionalistas, para que los desarrolladores salgan de su tan reducida zona de confort
En respuesta al comentario anterior:
    • Muy buena comparación. Yo acostumbro a buscar paralelismos entre videojuegos y el cine quizás deseando que el primero llegue a la confortable situación del segundo.
      Con los comics seguro que algun día también te vas a llevar alguna palmadita en la espalda de algún ignorante que te dirá: "hombre, ¿a tu edad y aún leyendo tebeos?"
    • Gracias ganandilf, me gusta como en general la gente que comenta a dayo y la comenta en general en la pagina entiende esa sensación de que nos están infravalorando como videojugadores
    • Este fin de semana, comiendo con unos amigotes, se repitió una escena muy común y que me enciende como a un bonzo, y encima parece causar regocijo a la multitud. Me refiero al típico comentario hecho con una sonrisita cabrona del tipo: "¿como dices? ¿que estas jugando a un videojuego y dices que el argumento es interesante y genera debate??" Luego vienen unas palmaditas en la espalda, y continuan: "vamos hombre, que es solo un juego". Y ahí se acaba el tema. Es de esos momentos en los que tengo que contar hasta el infinito para no dejarme llevar por la ira, por que aún les daria armas y añadirian que mi airada reacción se debe a que juego demasiado.
      Lo he dejado por imposible, estoy solo, somos así. Nos gusta opinar y nos gusta juzgar sin tener ni puñetera idea. Solo al otro extremo de la mesa se hallaba mi mujer con mirada de complicidad salvando la velada de acabar en hoguera.
      Ahora, leo esto aún con la cabeza caliente, y te doy la razón. Quizás habria que crear un nuevo tipo de videojuego , que salieran los protagonistas en pelotas, que si hablara de racismo fuera cruel con los africanos, que si va de religiones se quemaran iglesias y si va de un hijoputa amargado pues igual te toca pegarle una paliza a un niño, pero sin el por que sí típico de los juegos, con el mensaje del cine, que te haga descubrir una realidad contandonos una historia a sangre fría. Espero que nadie me malinterprete, pués el cine lleva años haciendo esto y no pasa nada.
      Lo malo es que creo que "los otros" no lo entenderian tampoco y acabaria alguien en la carcel.
      Se que decimos que los videojuegos basicamente nos divierten, yo mismo lo he repetido un montón de veces, pero creo que estoy preparado para ir algo más lejos. Y con esto no quiero decir que esté deseando llorar o emocionarme algo más con cada videojuego, simplemente estaria bién que fuera una opción más a la hora de comprar uno.
En respuesta al comentario anterior:
    • Estoy de acuerdo contigo mr gandalfin y con el articulo de dayo en general, lastima que los videojuegos tienen mas enemigos de los que sinceramente se merece lo que los lleva a cuidarse la espalda mas de lo que a uno le gustaría y no solo estoy hablando de los típicos políticos, los religiosos y las feministas radicales (que no es decir poco) a esta ecuación hay que agregarle la misma comunidad gamer que lamentablemente es tan inestable como un adolescente.

      Sin ir muy lejos allí tenemos el ejemplo de hatred que independientemente de sus ideales políticos y todo el cuento ya estaba todo el mundo pegando el grito al cielo porque en el trailer a una mujer inocente le disparaban a sangre fría en la cara diciendo que el que juegue a eso esta enfermo ademas de un asesino en potencia (je! donde habré escuchado eso antes?) y blah blah blah cuando justamente es un juego donde encarnamos a un psicópata, y si esto no lo entiende la misma comunidad que quedara para los que no son entendidos?

      No podemos culpar a los estudios por no querer arriesgar un producto que tiene una inversión millonaria que ya quisiéramos nosotros tener en algún momento de nuestras vidas y que de ella depende el sueldo de muchísima gente por tener que lidiar con la ignorancia popular y el prejuicio implícito de que los videojuegos son para niños y que hacer algo violento o sexual da igual el contexto viene con toda la intención de corromperlos haciendo caso omiso el letrero que dice en la caja (mature +18).

      Supongo que quedara que los estudios grandes experimenten con juegos de menor presupuesto como en su momento hizo ubisoft con child of light para allanar el terreno de productos atrevidos con presupuesto AAA pues parece que actualmente rockstar y los indie son los que se atreven a llevar las cosas un paso adelante.
    • Yo he llegado a la conclusión de que si quiero hablar de videojuegos con la gente, tengo que reducir el debate a gráficos y ya.
      Aunque si es cierto que mola mucho pillar a un colega y discutir sobre el lore de Dark Souls. Horas de especulación. Pero si, somos muy pocos.
    • drianndemyx Yo por suerte siempre he vivido en un entorno lleno de amigos que les encanta los videojuegos igual o mas que a mi por lo que las conversaciones sobre la historia o curiosidades de los juegos siempre han estado a la orden del día pero si es una lastima que en una reunión formal con gente que igual uno no conoce mucho puedas empezar comentando sobre una película en particular pero que de un videojuego sea casi tabú jajaja.

      Pero bueno tiempo al tiempo las cosas mejoraran.
    • Muy de acuerdo con tu comentario gandalflin. Y vaya con la situación que comentas, esperemos que las cosas cambien algún día...
    • Ha sido a medida que han pasado los años que han ido quedando atrás los amigos que también jugaban, no va en coña, estoy solo en esto. Solo puedo hablar de videojuagos con mi hermano, que es un "enfermo" como yo y con un amigo al que le saco 10 años. Cuando pillo a uno de los dos aprovecho y no hablamos de otra cosa, no sea que no pueda verlos en algun tiempo y acabe hablando de videojuegos con mi perro.
      Y sinceramente, lo doy por perdido, mi generación ni saben ni nunca sabrán lo que se estan perdiendo.
    • Es que el videojuego medio -por llamarlo de alguna manera- aún se diseña teniendo en mente al adolescente típico. Los juegos adultos aún son de nicho y en su mayoría indies. Es posible que se inviertan demasiados millones en las producciones como para arriesgarse con un juego adulto -y más aún si ese juego puede incomodar de alguna manera al jugador-.

      Pero creo que es inevitable que llegue el momento de que la industria madure. Cada día las cuestiones técnicas son un poquito menos insalvables y hasta podemos decir que hay juegos "de autor". Aunque creo que, por definición, esos juegos provocadores, innovadores, con personalidad, con carisma y con un par de pelotas siempre serán juegos de nicho. Aunque espero que la oferta sea más abundante y sobretodo que esos títulos de nicho sean capaces de influir en las grandes producciones.
    • Buf, yo es que tengo un problema con las cosas provocativas, y es el que busquen la polémica gratuita.Si no tiene una motivación mñas allá de las ventas no es ser atrevido.Es hacer marketing.La imagen me viene que ni pintada, así que no hace falta que me explique.Es vender una escena para que la gente lo vea.El producto puede ser regular pero "¡Ey! se ha hecho una paja con una tía en coma, denle dieses".GTA tampoco es muy provocativo.Tira más a lo histriónico.En el único momento en el que quizás puedes sentirte incómodo es en la escena de la tortura y ni siquiera, porque manejas a un personaje que esta loco y sirve de excusa para que cometer tales acciones, logrando que la sensación desagradable se vaya.Por lo demás el juego es cómo una collejita.

      Pero bueno.Yo creo que para ser provocativo hace falta algo más que Bayonetta.La bruja ha sido un paso adelante, pero creo que los videojuegos deben integrar el ser provocativos con la jugabilidad.A fin de cuentas somos el único medio en el que el receptor interactúa plena y activamente.También hay que hacerlo de forma discreta.Sin mucho bombo.Hasta hace poco los nintendos eran considerados satánicos, y actitudes como la de Rockstar en su ópera prima sólo perjudican el medio en este sentido.

      En resumen.Hay que ser provocativo, pero teniendo un motivo y siendo inteligentes al colocarlo.
En respuesta al comentario anterior:
    • Eso queria decir, se trata de no contar una historia cruel o dura por que si, por salir en las notícias y ganar dinero, si no por que necessitas contarla. El cine lleva mucha ventaja y ya no escandaliza, pero seguro que al primer videojuego que se le ocurra pasar del umbral se va a llevar un palo y le van a decir que lo han hecho solo para ganar dinero creando polémica.
Mostrar más comentarios
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....