Más allá del videojuego: Realidad Virtual y la pérdida de los seres queridos

La necesidad de inmortalizar la felicidad

Más allá del videojuego: Realidad Virtual y la pérdida de los seres queridos

Esta semana se ha hecho viral un vídeo terriblemente conmovedor en el que una madre coreana se reunía, gracias a la realidad virtual, con su hija de siete años tristemente fallecida. El vídeo es desgarrador, francamente preferiría no haber tenido que verlo, y la polémica que de él surge toca, sin que exista necesidad de ello, temas como la ética, la moral y el posible uso de la tecnología para inmortalizar la felicidad aunque sólo sea por unos instantes. 

 

rv2

 

Empatía y sensibilidad

Escribo este texto más por necesidad que por trabajo, como una forma de sacar fuera el conjunto de sentimientos que ha despertado este vídeo y el miedo atroz, insondable, permanente, que me acompaña desde el día que nació mi hija. No voy a entrar en la polémica de la televisión, de que todo pertenece a un show coreano que ha sabido rentabilizar el dolor ajeno con ese broche final de la madre abrazando a una hija que no es más que una IA, una representación informática en un entorno que con el tiempo podría convertirse en una frontera entre dos mundos. Tampoco me atrevo a juzgar a esa madre capaz de lo que sea por pasar unos instantes más abrazando a su pequeña. Se me parte el corazón al escribir esto, porque yo sería el primero en sumergirme hasta lo más profundo de matrix si el único motivo que me hace despertar con una sonrisa cada mañana se marchara de este mundo. 

 

Es una situación complicada. Es un texto complicado. Sí, con la fría lógica en la mano, la opinión del erudito que contempla la vida desde el sillón al otro lado del cristal, la necesidad de pasar página es obvia e inherente a todo tipo de pérdida. Una necesidad que va contra nuestra propia naturaleza humana, y es que somos mutables, sí, pero también seres de costumbres. Unidades programadas para aferrarnos a lo que nos hace mejores, a lo que nos hace evolucionar y a lo que nos ayuda a perdurar como especie. Pasar página cuando te despiden, cuando se muda un amigo o te deja tu pareja, es difícil. Cuando el cambio es la pérdida de un ser querido, la muerte de un hijo, el consejo es una utopía. Una píldora imposible envuelta en el azúcar de las pastillas y las drogas necesarias para poder seguir respirando aunque sea un minuto más sin que el pecho te estalle y desees reventar junto a todo lo que te rodea. 

 

rv 3

 

El futuro es incierto

Me vienen a la cabeza mil ejemplos literarios y cinematográficos que podrían aplicarse a esta situación. Una demostración de esta necesidad humana de anclarse en el pasado, de tratar de inmortalizar la felicidad plantando cara a la muerte. Pero me parece sucio, incluso grosero, manchar el amor de una madre destrozada con una lista de obras de ciencia ficción influidas por algo tan bello como atroz, y a todos los niveles desgarrador. Me quedo tan sólo con la figura de Arthur Conan Doyle y cómo terminó vagando por El País de las Brumas, el mundo espiritista, en busca de su familia perdida extinguiendo en unos meses toda la credibilidad que le había costado años atesorar.

 

La realidad virtual se convierte aquí en el nuevo país de las brumas de Doyle, un mundo limítrofe en el que el consuelo se sabe irreal y duele y arde en el corazón, y aún así es consuelo. Momentáneo y dañino, pero consuelo. Así somos los seres humanos al final y poco se puede cambiar. ¿Será este uno de los caminos que termine adoptando la realidad virtual? ¿Una alternativa a esas fotos y vídeos que contemplamos de vez en cuando y que nos hacen llorar a la vez que sonreir al revivir de forma artifical momentos que nunca han de volver? No lo sé, es complicado, pero tengo claro que no somos nadie para juzgar esta situación. Ninguno. Tratar de ponerme en la piel de esa madre, aunque sólo sea unos instantes, me rompe el alma y hace que sea incapaz de ver nada en la pantalla mientras escribo. Pido perdón por este texto a quien pueda ofender el encarar la muerte aunque sea en un plano hipotético, pero llevaba desde ayer, tras verlo, sin ser capaz de escribir nada y necesitaba sacarlo. No me veo con fuerzas de incrustar el vídeo en el texto, un vídeo que sólo hace daño a quien lo ve, pero ahí tenéis el enlace por si lo consideráis necesario. ¿Pasar página? Es fácil decirlo, sólo son dos palabras, pero de difícil sentido cuando eres tú quién está en el pozo.

 

¡Nos leemos! 

12 de Febrero de 2020 a las 10:00 por Rafa del Río
2
Comentarios
Comentar
    • Bueno, creo que son formas de enfrentarse a un duelo y es totalmente respetable, es sumamente complejo. No obstante, puede llevar un enorme riesgo psicológico para el usuario, pues hay una mezcla que no podría ser compatible de varias formas. Sin embargo, repito lo mismo de arriba, es la forma en que esa madre enfrentó su duelo.
    • Yo soy padre también, Rafa. Como bien dices, no voy a juzgar a esa mujer, pero me parece muy peligroso esto.
      El duelo hay que pasarlo, pasar página no se si es posible, pero creo que esto es bastante peligroso. Conozco familiares a los que les ha llevado años sobreponerse a la perdida de un hijo, y esto no creo que ayude, no es una foto, es algo bastante más "real". Imagino que esto puede hacer más mal que bien, la cabeza es muy puñetera y ya me veo a algunas personas que no lo aceptan pasando más tiempo de la cuenta en la realidad virtual viendo la figura de un familiar que ni lo es, ni lo trae de vuelta (con el consiguiente daño para sí y para los que la rodean).
      Aparte el tema de la deshumanización que esto supone.
      ¿Un último adiós virtual? Nunca es suficiente, nunca queremos un último.
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
Ape Out Ape Out
Ape Out es un salvaje, intenso y colorido smash ‘em up sobre un escape primigenio, con violencia rítmica y un jazz frenético. Adquiere un impulso ...
La LEGO Película 2 El Videojuego La LEGO Película 2 El Videojuego
La LEGO Película 2 El Videojuego es el videojuego oficial de la película, que nos llevará a seguir unos pasos similares a los vistos en el film....