Majora's Mask, uno de los Zelda más especiales

Una aventura no tan legendaria

Majora's Mask, uno de los Zelda más especiales

Creo que, a lo largo de mi breve andanza por la casa Mundogamers, os he dado mucho la chapa con algunos de los títulos que más me han marcado en mi vida de videojugadora. He hablado en múltiples ocasiones de Nier: Automata y las maldades que atraviesan la cabeza de Yoko Taro, así como de Undertale, que se convirtió en la sorpresa personal que me invitó a observar los videojuegos más detenidamente. Esta epifanía de análisis del medio más allá del puro entretenimiento fue lo que me llevó a estrenarme oficialmente aquí como redactora tras mucho tiempo de escribir casi en soledad. El abrupto comunicado de que esta web cerraría sus puertas próximamente ha hecho que adelante uno de los juegos que tenía pendientes de alabar, de escribir sobre él en la página y, en definitiva, de volverme a emocionar vertiendo algunas palabritas que nunca llegarán a definir correctamente lo mucho que me gusta. Zelda Majora’s Mask, mi entrega favorita de la franquicia y, por desgracia, uno de los olvidados en la saga.

 

Pero, ¿qué hace tan especial a este juego? Por un lado, lo diferente que es respecto al resto de los Zelda, no en cuanto a jugabilidad, sino en el ambiente conseguido. Esto se lleva a cabo con pequeños experimentos como el uso del concepto del tiempo, el reinicio y la conservación de lo explorado, algo que se presenta desde un prisma extraño, adecuándose al resto del entorno del juego. Esta incisión en el paso de las horas afecta, evidentemente, al resto de habitantes del reino de Términa, a los que se imbuye de historias y anécdotas cuyo desarrollo se basa en la evolución de los 3 días que dura el juego. De este modo, se ha programado a los personajes para que se alejen del papel tradicional de mediador entre jugador y misión, y se convierten en contenedores detallados de alguien con una preocupación personal, afectado/a por la histeria general de la caída de la Luna y que, detrás de todo eso, tiene una personalidad labrada por su pasado. Estos pequeños detalles se van conociendo dentro de la partida y constan como uno de esos alicientes que enganchan al jugador, pero, en líneas generales, hay aspectos que vale la pena comentar y a los que se les nota demasiado el esfuerzo de la compañía y la originalidad propia como para pasarlos por alto.

 

Majora's Mask Skull Kid

 

Más que un inicio, un desafío

 

Cuando pensamos en la Nintendo 64 y, concretamente, en la saga Zelda, es muy probable que muchos oigáis la ocarina que sonaba durante la pantalla de presentación de Zelda Ocarina of Time. Claramente, fue un referente importante en la historia de la consola y de Nintendo en general cuya popularidad eclipsó al título que me trae hoy aquí. Majora’s Mask se lanzó poco tiempo después, pero su desarrollo se alejó de lo normal en la saga y se convirtió en todo un reto personal para Eiji Aonuma. El actual responsable de la saga comunicó sus dudas sobre la que sería la secuela de Ocarina of Time, con el nombre en clave Ura Zelda, y Miyamoto, sorprendido ante sus palabras, le propuso la creación de un nuevo juego de Zelda en un año.

 

De este modo, el equipo reutilizó texturas ya conocidas de Ocarina of Time, pero las situó en un reino completamente distinto a Hyrule: Términa. Evidentemente, algunos cambios fueron introducidos con tal de proporcionar nuevas historias (Malon, del Racho Lon-Lon en Ocarina of Time en niña y adulta se convirtió en las hermanas Romani y Cremia, del rancho Romani), pero esto apenas se percibe en una aventura que cambia casi todas las dinámicas propias de la franquicia. En todo caso, invita a volver a hablar con estos personajes aparentemente conocidos, pero totalmente cambiados.

 

Luna Majora's Mask

 

El más diferente

 

En esencia, Majora’s Mask es un Zelda más: cuenta con Link como protagonista, ataca con la espada, hay que salvar a un reino y esto se consigue completando unas mazmorras llenas de enigmas y enemigos, lo que nos lleva al jefe final del título. Sin embargo, el segundo título de la saga para Nintendo 64 se presenta de una manera tan siniestra y, en ocasiones, lúgubre, que consigue diferenciarse de todas sus entregas hermanas. Para empezar, el recorrido que realizamos a lo largo de Términa para la superación de las mazmorras necesarias se siente muy distinta a lo que suele verse en el resto de juegos. Tan solo hay 4 mazmorras, pero todas son algo estrambóticas o sufren alguna particularidad que desencadena tristeza y muerte. En una el agua está envenenada y se ven afectados los simpáticos monos de la zona, en otra conocemos a una tribu acostumbrada al calor que parece destinada a la congelación, en la tercera exploramos una bahía con aguas contaminadas y piratas que roban huevos Zora y en la última visitamos los últimos resquicios de una familia real casi caída en el olvido.

 

Esto por no hablar de las distintas anécdotas que hay en el juego, muchas de ellas relacionadas con la obtención de las máscaras. Un muchacho que quiere ver a sus polluelos convertirse en gallinas hechas y derechas, pero sabe que la Luna destruirá todo antes de poder ver el crecimiento de sus amigas emplumadas. Una joven trabajadora a la que siempre asaltan el carro de sus víveres. Un joven prometido al que maldicen y su amada que le espera hasta el final de sus días… Y, como guinda principal del pastel, la amenaza constante de una Luna de cara malvada a punto de caer porque una máscara maldita controla a un niño. Y esto sin entrar en las máscaras que nos permiten transformarnos en diferentes personajes, que a su vez tienen las historias más tristes del juego.

 

Claramente, Majora’s Mask no es la entrega más “legendaria” de la saga. Ocarina of Time tenía ese puesto en su momento (aunque el paso del tiempo ha sacado nuevos competidores para este título) con un Link que se convertía en adulto, que salvaba a la princesa, que vencía a una de las encarnaciones del mal más conocidas de los videojuegos… Majora’s Mask es más apagado en ese sentido, ya que no se vanaglorian tanto las hazañas de Link y se dedica a mostrarnos un argumento igual de heroico, pero en un reino desconocido y pequeño en el que tomamos el papel de forastero que, simplemente, ayudaba porque pasaba por allí. Ambos Link en Ocarina of Time y Majora’s Mask habrán cambiado la vida de los habitantes de Hyrule y Términa, pero mientras uno era un Héroe del Tiempo profetizado y esperado durante años, el otro se contempla como un alma caritativa del que ni siquiera se recordará el nombre. Porque un héroe no tiene por qué llevar capa y ser reconocido, igual que una franquicia fantástica no necesariamente será siempre sobre el rescate de una princesa con conclusiones felices. Majora’s Mask es único entre las entregas de Zelda, y la experimentación que ha hecho Nintendo, tanto a nivel técnico como emocional, lo convierte en uno de los títulos más especiales de toda la saga.

24 de Febrero de 2021 a las 13:30 por Brenda Giacconi
3
Comentarios
Comentar
    • ¡Este ha sido un artículo excelente! Además, las últimas líneas me han recordado a unas reflexiones que tuve hace sólo unos días (será cosa del destino) y quisiera comentarlo antes de que la página cierre.

      Ciertamente, en Ocarina of Time, Link será recordado como el Héroe del Tiempo, pero el propio Link se queda sin nada. Tras la batalla de Gannon, Zelda le envía atras en el tiempo para impedir el alzamiento de Ganondorf, lo cual pasaría antes siquiera de que enfermara el Gran Arbol Deku; Link avisa a Zelda y ella convence finalmente al Rey para encarcelar al villano (lo cual desencadena en 2 o 3 líneas temporales en la cronología de la saga). Con esto, no sólo Link es privado del Hyrule futuro del cual es heroe, marido de la princesa zora y camarada a muerte los gorón, sino que se queda en un Hyrule donde no es nadie. No puede quedarse en el Bosque Kokiri por ser hyliano, y privado de su hogar, ¿dónde va? Las únicas personas que le quedan son Zelda y Navi, y encima esta última le abandona nada más acaba su misión, por lo cual se va a buscarla en otro reino.

      Y Majora's Mask sigue esta historia, pero sólo es un contratiempo en un viaje del cual no sabemos si tiene un final feliz, o siquiera un final, lo cual crea la teoría fan de que este link sería el guerrero fantasma que enseñaría técnicas al Link de Twilight Princess.
En respuesta al comentario anterior:
    • ¡Unas ideas muy interesantes! Tal y como lo has comentado, sí es cierto que Link se queda muy solo en una de las líneas temporales de Ocarina of Time... El jugador solo vive las aventuras del héroe, no sabemos qué le pasa después. Estaría bien que alguna vez especificaran, ya que la comunidad se ha encariñado mucho con Link y el resto de personajes :(

      Yo también siempre me he preguntado qué es de Link cuando termina su misión. ¿Romperá jarrones hasta el fin de sus días? No me lo imagino haciendo otra cosa xD

      Muchas gracias por estas últimas reflexiones :_)
    • ¡Toma ya, he conseguido que alguien muestre interés en un comentario mío! He podido conseguir este logro antes de que la página acabe su ciclo vital, YEAH!

      Me alegro de que te gustase, gracias por contestar :)
Para escribir un comentario debes registrarte o acceder al sistema
Entrar
Juegos relacionados
The Legend of Zelda Breath of the Wild The Legend of Zelda Breath of the Wild
The Legend of Zelda Wii U es el primer videojuego de la saga The Legend of Zelda destinado a la nueva sobremesa de Nintendo. En él vivimos l...
The Legend of Zelda A Link Between Worlds The Legend of Zelda A Link Between Worlds
Vuelve la leyenda, y lo hace en un título completamente nuevo para Nintendo 3DS. No es un remake, sino una continuación del mí...
The Legend of Zelda The Wind Waker HD The Legend of Zelda The Wind Waker HD
El clásico de GameCube y uno de los Zelda más queridos por los fans por su estilo único regresa en un remake para Wii U, con u...
Ficha
3DS

Género: Aventura

Lanzamiento: 13/02/2015

Desarrollador: Nintendo

Distribuidor: Nintendo

Pegi: +12

Comunidad: Foro

Ir a ficha completa